sábado, 16 de enero de 2016

Lina Meruane

Lina Meruane Boza (Santiago de Chile, 1970) es una escritora y docente chilena. Su obra, escrita en español, ha sido traducida al inglés, italiano, portugués, alemán y francés. En 2011 ganó el Premio Anna Seghers por la calidad de su obra, y en 2012 el Premio Sor Juana Inés de la Cruz, por su novela Sangre en el ojo. Meruane publicó dos novelas antes de partir a Nueva York a realizar sus estudios de doctorado en literatura hispanoamericana, en la Universidad de Nueva York. En Estados Unidos obtiene una beca de la Fundación Guggenheim en 2004 (para la novela Fruta Podrida) y en 2010 otra de la National Endowment for the Arts (para Sangre en el ojo). En 2011 recibió el Premio Anna Seghers, y al año siguiente obtuvo por Sangre en el ojo el XX Premio Sor Juana Inés de la Cruz, durante la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y con un jurado conformado por los escritores Yolanda Arroyo Pizarro, Antonio Ortuño y Cristina Rivera Garza.
Actualmente dicta clases de literatura y culturas latinoamericanas en la Universidad de Nueva York. Es fundadora y directora del sello independiente Brutas Editoras, que edita desde Santiago de Chile y Manhattan.

Póstuma
Amanda y sus amigas en una interminable partida de cartas nocturna. Una madre ausente de la cual apenas se habla. Y Renata, la niña que sólo logra penetrar el mundo de su abuela a través de la literatura, ese lugar imprecisable en la frontera del deseo. Un procedimiento de espejos convexos permite revivir la historia familiar a partir de episodios en los que se confunden testimonio y ficción: ¿Qué ha sucedido verdaderamente en cada escena y qué se ha deformado en el recuerdo? Renata intentará rescatar su biografía mientras se mira en otra niña misteriosa y cruel. Pero tal vez nos engañemos y sea Amanda quien relata cada acontecimiento. De este lado y del otro se consumen las cenizas de un recuerdo y se plantean preguntas. Y en la añoranza de un pasado que se cuenta a retazos, pero que no puede recuperarse, y en ese presente minuciosamente enfocado, los registros se alternan. Dos novelas se organizan simétricamente en una. Una sola imagen refractando el devenir de estas mujeres ligadas por la erótica y la muerte. Una imagen difusa para una escritura que sólo puede ser una práctica póstuma.

Sangre en el ojo
-Pero entonces, y si todo amor que no sea absolutamente incondicional, ?Te amo sobre todas las cosas?, no es verdadero amor, este libro no es una novela de amor. -Pues no, ni lo es ni podría serlo, pues el amor, en cuanto movimiento inefable e ininteligible, no puede ser fundamento para una novela que se quiera inteligente. -¿Son incompatibles por tanto el amor y las buenas novelas? -En efecto, amor mío: en la vida lo inexplicable ocupa un lugar siempre sobresaliente aunque difícil de ponderar, pero en las novelas todo motivo, causa o motor de la acción e interrelación entre personajes debe ser inteligible, pues solo a partir de lo argumentable se puede construir y desarrollar un argumento narrativo. Que no tanto del amor sino de lo inesperado es de lo que trata esta novela. De la enfermedad y sus metáforas, que diría Susan Sontag. -Pero el amor provoca también sus propias injurias: el abandono, el daño, los celos, la avaricia, el odio, la indiferencia. -De ahí, quizá, este título tan cruento. Aviso de que no es ciego el amor de que aquí se narra.

Volverse Palestina
¿Usted no conoce su tierra?, le preguntan a Lina Meruane cuando se sube a uno de los cientos de taxis gitanos que circulan por su barrio de Nueva York. El taxista, de orígen palestino, pronto emprende una campaña sobre la conveniencia del regreso a la tierra de sus ancestros. Será el primer emisario en una serie de sucesos fortuitos que llevarán a la escritora a realizar dos intensos viajes para «..salvar de la extinción un origen compartido...». Si el primer viaje la esplendente incursión genealógica de «Volverse Palestina» Narra el difícil retorno a los territorios ocupados, el segundo «Volvernos otros» es un sagaz y delicado regreso reflexivo en el que Meruane aborda, intensa y a veces polémicamente, los escritos y las palabras con las que intelectuales como Edward Said, Amos Oz, David Grossman, Susan Sontag o Mario Vargas Llosa han expresado su visión sobre un conflicto que parece no tener fin. «...Alguien me ha dicho que no me corresponden verdaderas velas en este entierro», declara la autora, «pero yo me digo que al menos velitas me tocan. Las velas que arrastro prendidas desde la sangre. Las que estoy quemando al volver por escrito a Palestina cuando se enciende el terrible bombardeo de Gaza...». Así se planta Meruane en este libro que hermana la crónica personal y el ensayo literario y que resulta extraordinario no solo por su valeroso trasunto autobiográfico, sino, sobre todo, por su prosa llena de finezas y de hallazgos.

En un tono que recuerda a los clásicos cuentos infantiles de Perrault, Lina Meruane narra las peripecias y desventuras de dos infantas que abandonan el palacio antes de que su padre las entregue como prenda en un juego de naipes. Una historia en diez episodios que se va entrecruzando con otros once relatos, para develar la crueldad y la ambivalencia de ese mundo donde todo está por construir: el de la infancia.
Una niña se encuentra en el bosque con otra y desde entonces no puede dejar de buscarla y esperarla, de sentir su olor a musgo en el aire, una mujer batalla con el recuerdo amargo de su padre mientras las manos de su masajista recorren su cuerpo. Mientras, las infantas recorren el camino que las volverá a unir, en el que no faltan los enanos, los lobos feroces y las viejas brujas, pero donde las acciones tienen consecuencias y la inocencia y la ingenuidad son solo una ironía.
Como señaló Roberto Bolaño, la prosa de Lina Meruane posee una fuerte potencia literaria: `surge de los martillazos de la conciencia, pero también de lo inasible y del dolor`. Fantasías, carencias, deseos y juegos, atravesados de principio a fin por una tensión erótica que se resuelve en contra de todas las convenciones. Un libro tan perturbador como conmovedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario