sábado, 15 de agosto de 2015

Daniel Balmaceda

Historias de letras, palabras y frases
¿Por qué a Roberto Gómez Bolaños le dicen Chespirito? Como escribía sus propios libretos y era bajo de estatura, le decían `el pequeño Shakespeare`, es decir, `Chespirito`. ¿Cuál es el origen de la palabra `candidato`? El término proviene de la toga cándida que vestían los postulantes a cargos en la Antigua Roma. Usaban ese tipo de toga porque era símbolo de transparencia y sinceridad. ¿Por qué decimos `estoy baqueteado`? La baqueta era una vara de hierro con la que se castigaba a los desertores. La expresión se refiere al aspecto que presentaban después del castigo. ¿De dónde surge la frase `poner en el tapete`? El paño que cubre una mesa lúdica se denomina tapete. En los juegos de cartas, al colocar un naipe sobre el tapete, se expone ante todos los participantes. ¿Dónde nació la expresión `la mar en coche`? Al principio del siglo XX, en el Mediterráneo, ir a la playa en auto era un lujo para muy pocos, de allí `ir a la mar en coche`. ¿Por qué la i latina es griega o desde cuando decimos `no hay tutía`?. Además de las curiosas anécdotas que nos ayudan a entender mejor cada palabra de nuestra lengua, esta obra revela el contexto histórico y cultural que dieron orígen a las mismas.

Historias inesperadas de la historia argentina 
San Martín es dado por muerto cuatro años antes de fallecer. Avellaneda sale al balcón de la Casa Rosada para enfrentar a una multitud y lo ovacionan como si fuera Perón. Luis Viale escribe su página gloriosa en uno de los naufragios más absurdos. La madre de un presidente le impone una novia que él no quiere. Un ministro parece haber muerto en circunstancias muy comprometedoras, y un empresario cambió su testamento cuando ya estaba muerto.
La historia argentina está repleta de personajes y situaciones increíbles, y quién mejor que Daniel Balmaceda para descubrir y contarnos con su prosa rigurosa y cálida estas historias insólitas, los enigmas de nuestro pasado. Como dice el mismo autor: “Muchos relatos de las Historias inesperadas parecen más adecuados al mundo de la ficción. Sin embargo, cada uno de ellos ha ocurrido y cualquier similitud con la historia real no es ninguna casualidad”.

Romances turbulentos de la historia Argentina
¿Existe algo que genere mayor atracción que los amores clandestinos, prohibidos o secretos?
Daniel Balmaceda se ha sumergido en la faceta más desconocida de nuestra historia: los romances, apasionados, desenfrenados y ocultos, de aquellos personajes a los que conocemos por la importancia que ha tenido su vida pública. Pero nos faltaba la parte más jugosa: infidelidades, hijos no reconocidos, celos, escapadas nocturnas. El playboy Roca, el coqueto Belgrano, Sarmiento y su amorío con una alumna, son algunos de los protagonistas de esta edición definitiva de Romances turbulentos de la historia argentina que agrega nuevas historias, como la de Camila O’Gorman y Ulasdilao Gutiérrez, como nunca antes se había contado.
María de Láriz y Alonso Juan Valdés Inclán
Pancha Aldao y Carlos Ortiz de Rozas
Mariquita Sánchez y Martín Thompson
Santiago de Liniers y Ana Perichon
Mariano Moreno y Guadalupe Cuenca
Prilidiano Pueyrredon y Magdalena Costa
Manuel Belgrano y María Josefa Ezcurra
José de San Martín y Remedios de Escalada
Mariquita Sánchez y Juan Bautista Mendeville
Tomás Godoy Cruz y Luz Sosa
Domingo Faustino Sarmiento y Elenita Rodríguez
Dominga Rivadavia y Cayetano Barboza
Camila O‟Gorman y Uladislao Gutiérrez
Lucio Victorio Mansilla y Pepita, la francesa
Felipe Elortondo y Josefa Gómez
Domingo Faustino Sarmiento y Aurelia Vélez Sarsfield
Luciano Flores y Magdalena Sholl
Salvador María del Carril y Tiburcia Domínguez
Domingo Faustino Sarmiento e Ida Lacey
Fabián Gómez y Anchorena y Josefina Gavotti
Jorge Mitre y Manuelita de Vedia
Domingo Faustino Sarmiento y Benita Agustina Martínez Pastoriza
Julio Argentino Roca e Ignacia Robles
Felicitas Guerrero y Enrique Ocampo
Carlos Durand y Amalita Pelliza
Hipólito Yrigoyen y Dominga Campos
Fabián Gómez y la mujer del pianista
Julio Argentino Roca y Guillermina Oliveira Cézar
El conde del Castaño y Catalina de Henestrosa .
Adams Benítez y Clarita Roca
Leandro Alem y Catalina Tomkinson
Lola Mora y Luis Sabá Hernández
Frank Carlos Livingston y Carmen Guillot

Historias de Corceles y de Acero de 1810 a 1824
Cuando evocamos los años de la Revolución de Mayo recurrimos a la iconografía que conocimos en el colegio. Nos situamos en la plaza histórica en medio de la lluvia o en el Cabildo Abierto, donde cada orador exponía sus ideas. Detrás de esas imágenes tan familiares existen centenares de sucesos escondidos que nos permiten reflexionar con mayor profundidad y en una dimensión más completa, sobre el peso de nuestro pasado. Anécdotas que no necesitan ser solemnes para ser importantes y que, justamente, por algo no aparecieron representadas en las figuritas que nos mostraban cómo habían sido los hechos.
Daniel Balmaceda ha comprobado en todos sus libros que se puede observar la historia desde otro lugar, con otros puntos de vista, sin perder rigor y ganando interés.
En Historias de corceles y de acero atravesamos junto a Moreno, en una noche solitaria, la recova que estaba en medio de la plaza, y nos enteramos desde cuánto ganaban y dónde vivían nuestros próceres, o quién terminó usando el sable de San Martín en San Lorenzo, hasta cómo fue la guerra de peinados floggers entre las jovencitas de 1817. Como dice el autor, la historia de la Patria es mucho más humana de lo que solemos imaginarla.

Romances argentinos de escritores turbulentos
Como dice Daniel Balmaceda, estas historias nos trasladan directo al corazón de aquellos escritores del siglo XX que supieron canalizar sus sentimientos para darles vida en su obra. Leopoldo Lugones, Jorge Luis Borges, Victoria y Silvina Ocampo, Alfonsina Storni, Macedonio Fernández, Roberto Arlt, Adolfo Bioy Casares, Oliverio Girondo, Manuel Mujica Lainez, Silvina Bullrich y Ernesto Sabato son algunos de los protagonistas de este libro. Pero a estos romances argentinos también se suman extranjeros cuyas aventuras o desventuras amorosas se relacionaron con nuestro país, como ocurrió con la chilena María Luisa Bombal, el uruguayo Horacio Quiroga, el español Federico García Lorca, el francés Antoine de Saint-Exupéry, el chileno Pablo Neruda y el mexicano Octavio Paz. Con su estilo siempre divertido, Balmaceda ha logrado entrelazar las historias de amor en un gran laberinto de enredos geniales. Girondo y Borges amaron a la misma mujer. Lo mismo les ocurrió a Octavio Paz y a Bioy. Quiroga y Quinquela se pelearon por Alfonsina. De manera fortuita, Beatriz Guido conoció a su amante en la casa de Sabato. El autor nos sumerge, una vez más, en el sentimiento más poderoso del mundo: el amor. Y, en esta ocasión, el amor y la literatura son el disparador y el hilo conductor de este maravilloso libro, repleto de sorprendentes hallazgos históricos, que nos muestra a los escritores al desnudo, en su faceta más íntima y desconocida.

En Estrellas del pasado espiaremos a San Martín en una fiesta pidiendo a una cotorrona para bailar, a Belgrano conduciendo a trescientos hombres lejos del infierno de Vilcapugio, a Sarmiento calzándose una peluca, a Rosas como un padre celoso de su hija, a Mitre haciendo de gasista en su barrio, a Fangio y a Victoria Ocampo aprendiendo a manejar, a Brown vestido con la bandera argentina, a Gardel víctima de punguistas, a Marcelo T. de Alvear haciendo bromas por teléfono, al general Paz fabricando un aparato ridículo y también conoceremos al ET argentino.
Con anécdotas compiladas a través de una ardua investigación de cartas, memorias, biografías, expedientes, partes de batalla, tradiciones orales y periódicos, Daniel Balmaceda descubre hechos desconocidos de nuestra historia.

Biografía no autorizada de 1910
Argentina. Los festejos por el Centenario de la Patria han convertido a 1910 en uno de los años más extraordinarios de nuestro pasado. Daniel Balmaceda se sumerge en aquel año para contarnos cómo fue el nacimiento de los taxímetros, las ambulancias, los molinetes, y hasta de un aparato para establecer si un determinado amor será correspondido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario