domingo, 3 de mayo de 2015

Foucault

Discurso y verdad en la Antigua Grecia 
Hoy, mas que nunca, el poder de los medios de comunicación y la tecnificación de la política hacen necesaria una profunda reflexión sobre las formas que adopta el lenguaje como instrumento de control de masas, y sobre las posibilidades que ofrece como arma contra los abusos de los gobernantes. Foucault, embarcado durante años en la tarea de llevar a cabo una ontología del presente, recorre en estas conferencias, parte viva de su ultima filosofía, la génesis y el desarrollo de la parresía, de la libertad de palabra, principal mecanismo de relación entre discurso y política en la antigüedad clásica, desde las primeras apariciones del termino en la tragedia ática hasta la patrística grecolatina. El acto parresiástico nos lleva a cuidarnos de nosotros mismos y de los otros, es una tarea de recreación del sujeto que implica tanto una terapéutica del deseo como un pacto con la verdad, aun a riesgo de la propia vida. En el espacio que abre la práctica de la parresía se pone en juego la libertad del gobernado frente al gobernante, se crean nuevas relaciones de poder que van más allá del binomio sumisión-dominación, se fundan nuevos modos de vida. Pero la parresía no alcanza solo a la praxis política, sino que involucra igualmente a la cualidad moral, al éthos y al autodominio, sin los cuales no es posible llevarla a cabo. La introducción ha corrido a cargo de Ángel Gabilondo Pujol, catedrático de Metafísica de la Universidad Autónoma de Madrid, autor de numerosos libros y reconocido especialista en pensamiento francés contemporáneo, y de Fernando Fuentes Megías, investigador de dicha universidad, que lleva a cabo una tesis sobre la analítica de la verdad en el último Foucault y ha realizado también la traducción de las conferencias.

El coraje de la verdad
Cuando se considera el problema de la verdad, lo que de ordinario se tiene en mente son consideraciones acerca de la cocherencia lógica o acerca de la correspondencia entre los discursos y las cosas. ¿Sólo hay eso? ¿El problema de la verdad es sencillamente el de las con el de las condiciones formales o materiales de los en unciados? Michel Foucault muestra que hay algo distinto: en la raíz de nuestro cuidado por decir la verdad, encuentra una potencia ética, un empeño subjetivo, cierto coraje.

El gobierno de si y de los otros
El gobierno de sí y de los otros, el curso que Michel Foucault dicta en 1983 en el Collège de France, inaugura una investigación sobre la noción de parrhesía. Al hacerlo, Foucault prosigue su trabajo de relectura de la filosofía antigua. A través del estudio de esa noción (el decir veraz, el hablar franco), reexamina la ciudadanía griega y muestra que el coraje de verdad constituye el fundamento ético olvidado de la democracia ateniense. Describe también la manera en que, con la decadencia de las ciudades, el coraje de la verdad se transforma y deviene en una interpelación personal al alma del príncipe. Numerosos topoi de la filosofía antigua son objeto de un nuevo examen: la figura platónica del filósofo rey, la condena de la escritura, el rechazo socrático del compromiso.En este curso, Foucault construye una figura del filósofo en la cual se reconoce: al releer a los pensadores griegos, ratifica su propia inscripción en la modernidad filosófica, problematiza su función y define su modo de pensar y de ser.

Fundamentalmente, este libro del pensador francés de más resonancia en estos momentos es una contribución a la historia de las ideas y, en concreto, de la idea del hombre que se ha ido abriendo paso en lo época moderna, desde lo perspectiva de la medicina. Estudia así los transformaciones socioculturales y económicas y las del examen médico, los estructuras lingüísticas y las técnicas anatomopatológicos. Su interés no se limita, entonces, al campo de la medicina y de lo historia de lo medicina, también los historiadores y sociólogos del conocimiento se sentirán atraídos por el planteamiento original del libro: la medicina como lenguaje, como óptica científica y como relación interhumana.

El orden del discurso 
Este texto fue la lección inaugural que Michel Foucault impartió cuando, en 1970, sucedió a Jean Hyppolite en la Cátedra de Historia de los sistemas del pensamiento en el Collège de France. Foucault realizó en El orden del discurso una breve síntesis de lo que hasta entonces habían sido sus investigaciones, que giraban en torno a las complejas relaciones entre saber y poder, al mismo tiempo que adelantaba el que iba a ser su futuro programa de trabajo.
La Historia de la locura en la época clásica efectuaba la arqueología de la línea divisoria en virtud de la cual se separa en nuestras sociedades al loco del no-loco. El relato finaliza con la medicalización de la locura a principios del siglo XIX. El curso que Michel Foucault consagra a finales de 1973 y principios de 1974 al «poder psiquiátrico» prosigue esta historia dando, sin embargo, un giro al proyecto: acomete la genealogía de la psiquiatría, de la forma propia de «poder-saber» que ella constituye. Para ello resulta imposible partir de un saber médico sobre la locura, pues éste se demuestra inoperante en la práctica. Onicamente puede darse cuenta de la producción de verdad psiquiátrica sobre la locura a partir de los dispositivos y técnicas de poder que organizan el tratamiento de los locos en el periodo que va de Pinel a Charcot. La psiquiatría no nace como consecuencia de un nuevo progreso del conocimiento sobre la locura, sino de los dispositivos disciplinarios en los que se organiza entonces el régimen impuesto a la locura.
Michel Foucault se ha interrogado frecuentemente sobre la vanidad del discurso de los psiquiatras, que se presenta en la práctica contemporánea de los peritajes judiciales.Desde ese punto de vista, El poder psiquiátrico prosigue el proyecto de una historia de las «ciencias» humanas. El curso concluye a finales del siglo XIX en el momento en el que se produce la doble «despsiquiatrización» de la locura, dispersa entre el neurólogo y el psicoanalista. De este modo, El Poder psiquiátrico propone una genealogía de los movimientos antipsiquiátricos que tanto han marcado la década de 1960.

El poder una bestia magnifica. Sobre el poder, la prision y la vida
La selección comprende textos de diferente tenor. Va desde los que exhiben un tratamiento general y teórico de la “cuestión del poder” a los que comprometen configuraciones específicas, como la prisión, la gestión de la vida biológica y la medicina. Y su contribución cardinal es la de echar luz sobre algunos aspectos de la última etapa de su producción teórica de Foucault, diseminada en el bruto de sus brillantes cursos del Collège de France.
La cualidad más saliente de estos textos es la manera en que Foucault liga su saber a la condición de su acción política. El pensamiento foucaultiano se despliega aquí como un work in progress. En virtud de ello, el volumen comporta un genuino testimonio de que la elaboración teórica y la modulación formal de un pensamiento suponen siempre la condición de una situación concreta y una praxis historizada.

Este libro está compuesto por un conjunto de entrevistas que constituyen los últimos encuentros intelectuales de Michel Foucault. Estas últimas conversaciones lo muestran aplicando los métodos de la interpretación y la genealogía a la heterogeneidad de dominios de su propia reflexión. Así, exhibe y aclara algunas relaciones (con tradiciones filosóficas, con otros discursos) y articula e historiza algunos conceptos vertebradores de su obra como pensador (poder, Estado, ética, yo). En el curso de estas entrevistas, amplias, variadas, heterogéneas, francas, elucidadoras podrán encontrarse, también, la historia intelectual del pensador, marcas, indicios. Nietzsche, por vía de Bataille, Blanchot y Klossowski, Alexandre Koyré, Louis Althusser, aunque resuenan las líneas de fuerza que se cruzaban en el horizonte de su época: fenomenología, estructuralismo, marxismo hegeliano... El libro incluye el artículo Deseo y Placer, de Gilles Deleuze, quien, con atención a las luchas de la liberación sexual y a las categorías capaces de reflejarlas, repasa convergencias y divergencias con Foucault.

Enfermedad mental y personalidad 
Los problemas teóricos con que se enfrenta la patología mental parecen provenir del hecho de que las nociones de enfermedad, síntoma y etiología adquieren en ella el mismo sentido que en la patología orgánica. Si definir la enfermedad y la salud psicológica. Si definir la enfermedad y la salud psicológicas resulta tan difícil, ¿no será porque nos esforzamos en vano en aplicarles masivamente los conceptos destinados a la medicina somática, atribuyéndoles la causalidad de las perturbaciones orgánicas? Es evidente que la ciencia médica, al establecer la división entre lo positivo y lo negativo, lo normal y lo patológico, lo comprensible y lo incomunicable, lo significante y lo insignificante, codifica la rarez -la anormalidad- de aquello que escapa a lo racional, lo que da lugar a un amplio movimiento destinado a poner vallas: el loco al asilo, el enfermo al hospital, el asocial a la prisión. Frente a esto, el texto de Foucault pretende demostrar que la raíz de la patología mental no debe estar en una especulación sobre cierta `metapatología`, sino sólo en una reflexión sobre el hombre y sobre las ciencias humanas: una reflexión liberada de esas abstracciones que oscurecen la verdad de la enfermedad y alienan la realidad del enfermo

Entre Filosofia y Literatura 
Se recogen en este volumen los textos más significativos que Michel Foucault publicó entre 1954 y 1970, correspondientes a los que podrían llamarse sus años de formación. En esta sucesión, se asiste paso a paso a la constitución de su peculiar estilo filosófico, siguiendo la inflexión de una deriva que le lleva de la psicología a la literatura, y de ésta a la filosofía. Nos presentan, pues, la articulación progresiva de sus primeras grandes cauciones metódicas, sobre el telón de fondo de la eclosión del pensamiento estructuralista, pero también, contado en primera persona, un capítulo bien intenso de la evolución intelectual y política de nuestro tiempo: de la descolonización argelina al mayo parisino de 1968.

Estetica, Etica y Hermeneutica
A través de una serie de textos, entrevistas, comentarios e intervenciones públicas, se articula con Michel Foucault, desde 1978, un programa que es una experiencia de pensamiento, el trabajo del pensar sobre sí mismo, es decir, unos modos de acción que muestran que su preocupación no es la del poder como cuestión autónoma. Los discursos considerados como acontecimientos políticos, mediante los cuales el poder es vehiculado y orientado, y la función que cabe asignar a que algo se diga en un momento determinado, desplaza la perspectiva.
El análisis político de los fenómenos del poder no da cuenta de ciertos otros más delicados que se tratan de evocar con el problema de la verdad y el decir verdadero. Decir la verdad sobre sí mismo es lo que constituye como sujeto, por un cierto número de relaciones de poder que se ejercen sobre uno y uno ejerce sobre los otros. Se abre la necesidad de hacer de nuestro ser una obra de arte. El arte de vivir, un arte de sí mismo, procura la existencia como obra perfecta y sublime.
Se ofrecen en este volumen --el último de una serie de tres, junto con Entre filosofía y literatura (el primero) y Estrategias de poder (el segundo)--los trabajos en los que Michel Foucault, en sus últimos años, propone expresamente una ética y estética de la existencia que es una verdadera hermenéutica de sí en la que, a partir del estudio de la antigüedad helenística y romana, se muestra cómo el hombre, la vida humana y el sí mismo han sido objeto de una cierta serie de técnicas que son verdaderas producciones.
Se propone en estos textos la invención de posibilidades de vida y la creación de espacios diferentes. El cuidado de sí deviene tarea política, la del gobierno de sí y de los otros y la de crear condiciones para la palabra de todos. Es el cuidado de la verdad, una efectiva problematización también del presente, una práctica de la libertad.
Estos textos constituyen una obra de referencia inexcusable para el conocimiento del pensamiento de Michel Foucault: serán ocasión para unos de descubrir recuperar tal artículo inencontrable, para otros de tomar las medidas exactas de una obra, paralelamente a la lectura de sus libros, y para todos de seguir desde sus principios el itinerario intelectual de uno de los espíritus más significativos de nuestro tiempo. (De la Editorial)

Esto no es una pipa 
Dos versiones de un mismo dibujo de Magritte, “Ceci n’est pas une pipe”. La primera versión es ya inquietante y provoca una serie de interrogantes: la relación-contraste de imágenes y palabras en Magritte, el significado de la negación. Pero la otra versión aún es más desconcertante, porque las pipas son dos, una suspendida en el vacío y la otra inscrita en una tela: los interrogantes se multiplican.
No ya una sola contradicción entre una imagen “representante” y la frase a ella referida, sino, dentro de un mismo cuadro, la contradicción entre representante y representado, entre imagen y original. Según Foucault, Magritte ha puesto en crisis uno de los principios básicos de la pintura occidental: “la equivalencia entre el hecho de la semejanza y la afirmación de un ligamen representativo”. En los cuadros de Magritte no se representa, no se afirma nada: “el juego infinito de las semejanzas” se repliega incesantemente sobre sí mismo, sin reenviar a ningún otro original. Y paradójicamente, puesto que sus figuras puede con mayor clamor desvincularse de toda responsabilidad figurativa, Magritte es el menos abstracto de los grandes pintores modernos.
Para Foucault, este ensayo sobre Magritte es una ocasión para retomar los temas de “Las Palabras y Las Cosas”. De hecho, se originó a partir de algunas sugerencias del propio Magritte (como muestran sus cartas, publicadas como apéndice) y está estrechamente ligada a la obra mayor del filósofo francés: su tratamiento sobrepasa los confines del ensayo crítico para investir “las más antiguas oposiciones de nuestra civilización alfabética: mostrar y nombrar, figurar y decir, reproducir y articular, imitar y significar, imitar y leer”.

Genealogia del Racismo
Este libro es la transcripción del curso de Foucault en el Collége de France entre fines del año 1975 y mediados de 1976. Es el momento en que se editan Vigilar y castigar y La voluntad de saber. Foucault prosigue un plan varias veces anunciado y se detiene en un problema particular: el tema de las poblaciones y el nacimiento de la biopolítica. En estas clases inaugura un nuevo recorrido. Primero plantea un problema teórico, el de la extensión y operatividad de la genealogía, palabra que designa su perspectiva de trabajo. Luego hace jugar esta perspectiva en un aspecto clave de la biopolítica, la que concierne al racismo. La genealogía se inscribe en la tradición nietzscheana que articula las luchas con la memoria, describe las fuerzas históricas que en su enfrentamiento hicieron posible las culturas y las formas de vida. Foucault, como continuador de esta tradición, busca un antecedente que lo llevará mucho más allá de Nietzsche. Lo llamará contrahistoria, es el primer discurso histórico-político de Occidente. Adquiere su plena elaboración en el siglo xvii por parte de una aristocracia ya decadente. Los representantes de esta clase producen un relato histórico cuyos efectos se marcarán dos y tres siglos más tarde.

Historia de la locura en la Época Clásica I
Clásico entre los clásicos modernos, este ensayo construye una historia de la razón a partir de la historia de la locura, buscando en ambas las constantes que definen su entorno cultural. Este hecho, que modifica profundamente el perfil interior de la experiencia occidental, es el objeto de la mirada de Michel Foucault.

Foucault analiza, en este segundo volumen, desde El sobrino de Rameau al perfil trágico de Antonin Artaud, pasando por Nietzsche y Nerval. Toda una historia de la locura se dibuja y socava los presupuestos mismos del poder y la sabiduría occidentales.

La arqueología del saber (en francés: L`archéologie du savoir) es un libro del filósofo francés Michel Foucault publicado por primera vez en 1969. Es un tratado metodológico que da a conocer lo que Foucault llama `arqueología` (o `método arqueológico`), un método analítico que había estado utilizado de forma implícita en sus trabajos anteriores. Éste es el único trabajo explícitamente metodológico de Foucault.
La premisa del libro es que los sistemas de pensamiento y conocimiento (`epistemes` o `formaciones discursivas`) están regidos por reglas, más allá de las gramáticas y lógicas, que operan en la conciencia de los sujetos individuales y definen un sistema de posibilidades conceptuales que determina los límites de pensamiento en un lugar y período dados.

El presente libro recoge el contenido del curso impartido por Foucault en 1982 en el Collége de France sobre la hermenéutica del sujeto. En él, el autor presenta un estudio en torno al «cuidado de sí» como concepto organizador del quehacer filosófico, tratando de mostrar según qué técnicas, procedimientos y finalidades históricas un sujeto ético se constituye en una determinada relación hacia sí. Pero los estudios desbordan el marco estricto de la historia de la filosofía. Al describir el modo de la subjetivación antigua, Foucault pretende mostrar a las claras la precariedad del modo de subjetivación moderno. Todo su trabajo consiste en hacernos más extraños a nosotros mismos, mostrando la historicidad de lo que podría parecer lo más ahistórico: la manera en la que, en cuanto sujetos, nos relacionamos con nosotros mismos. Este pasaje a los antiguos permite, asimismo, una reformulación del problema político: ¿y si hoy las luchas no sólo fueran luchas contra el dominio político ni sólo luchas contra la explotación económica, sino luchas contra las servidumbres identitarias? Releyendo a Platón y Marco Aurelio, a Epicuro y a Séneca, Foucault no busca en qué superar, sino cómo repensar la política.
En noviembre de 1971, la televisión holandesa transmitió un diálogo entre Noam Chomsky y Michel Foucault, moderado por Fons Elders, que se inscribía en la serie de encuentros organizados por el International Philosophers Project. Ya en la presentación del encuentro, y anticipando lo que posiblemente ocurriría, Elders caracterizó a los oponentes como `dos obreros que estuviesen perforando un túnel en una montaña, cada uno desde un lado opuesto, con instrumentos diferentes, y sin saber si se encontrarán`. En efecto, si bien las preocupaciones de los dos intelectuales eran coincidentes en muchos aspectos, tanto las herramientas filosóficas con las que abordaban su trabajo como las conclusiones a que los llevaban sus investigaciones eran ya radicalmente distintas y, en muchos casos, francamente contradictorias. El debate se llevó a cabo en dos partes. La primera, de carácter más bien filosófico, permitió a cada uno desarrollar sus respectivas posturas y delimitar el campo de sus intereses. La segunda, más netamente política, se convirtió en un verdadero duelo de argumentos en el que se expresarían, con no menos inteligencia que acidez, fuertes divergencias. Publicado íntegro por primera vez en este volumen, `La naturaleza humana: justicia versus poder`, es un extraordinario modelo de intercambio intelectual, una puesta en perspectiva de las estrategias de pensamiento de Foucault y de Chomsky y un magnífico documento del encuentro entre dos de las figuras más importantes de la filosofía del siglo XX.

Esas cinco conferencias dictadas por Michel Foucault en la Universidad Católica de Río de Janeiro 1973, desarrollan las tesis básicas de la que después sería una obra capital de su bibliografía. Partiendo de una idea originalmente expuesta por Nietzsche, Foucault compone, pasando por las formas de establecer la verdad en la Grecia clásica, la indagación del medioevo y la apropiación de la función judicial por el Estado moderno, una verdadera genealogía del poder como la imbricación íntima, oscura y eficaz que ha modelado la totalidad de las relaciones sociales de nuestra época.

La vida de los hombres infames
Es imprescindible que me refiera a la edición en la cual encontré los textos a los que se les dio el título genérico que es el título del libro que hoy comentamos. La colección Caronte Ensayos 1, las editoriales Altamira y nordan comunidad, los traductores y editores Julia Varela y Fernando Alvarez Uría, la introducción la firma Fernando Savater, al final del libro leemos que fue editado en 1992, en invierno. Muy romántico pero lo primero que nos asalta es una gran duda ¿qué habría dicho Foucault, cómo se habrían movido sus chispeantes ojos irónicos si hubiese sabido que esta colección de ensayos se iba a entregar al público con el título `La vida de los hombres infames? Como sabemos Foucault murió en 1984. Por mi parte no conozco si ya surgió el biógrafo que se decida a relatar la vida de este autor. Tampoco conozco si hay herederos o encargados de supervisar la edición y publicación de sus obras. En el presente caso me parece un tremendo error, si es que es un error y no una preparada incongruencia para hacernos reaccionar, el título del libro. Son ensayos reunidos sobre los temas a los que el autor dedicó su trabajo de acucioso investigador. Como ya podemos irnos acostumbrando, la religón, la medicina,la justicia,los brujos,los castigos, la psiquiatría, la antipsiquiatría, la enfermedad, la peste,la política,el estado, son los temas. Y terminando la lectura nos seguimos preguntando, quién, por qué, con qué intención, se escogió el nombre del texto señalado con el número 9 (nueve) en la edición que comentamos ? No se puede negar que es un llamado sugerente. Atractivo nombre para una película taquillera. No está prohibido usar este tipo de señuelos para conquistar a los lectores, pero no puedo aceptarlo, en este caso así tan simplemente. Cuando hayan leído las 317 páginas, que van corriendo como aguita de río ante nuestros ávidos ojos, y quienes ya leyeron los 15 ensayos que componen el libro, ya me podrán decir si encuentran pertinente mi comentario. En todo caso el contenido, que lleva la impronta de Foucault, es tan fascinador y atractivo como va resultando su prosa a menudo que uno se va decidiendo a tomar por los caminos nuevos o muy transitados que él señala. Pero se añade a la intriga otra más, fue justa la elección del nombre, fue arbitraria? ¡Ah, cómo murió Foucault, así, como una incógnita entre las muchas que nos plantea!

Las palabras y las cosas 
Publicado en 1966, empieza con una extensa discusión de Las Meninas del pintor español Diego Velázquez, en atención a su complejo juego de miradas, ocultamientos y apariciones. De ahí desarrolla su argumento central: que todos los periodos de la historia poseen ciertas condiciones fundamentales de verdad que consituyen lo que es aceptable como, por ejemplo, discurso científico. Foucault argumenta que estas condiciones de discurso cambian a través del tiempo, mediante cambios generales y relativamente repentinos, de un epistema a otro.
Las palabras y las cosas puso a Foucault en el primer plano intelectual de Francia. Jean-Paul Sartre atacó a Foucault como la `última muralla de la burguesía` a propósito de este texto.

Los Anormales
Dictado en el Collège de France entre enero y marzo de 1975, el curso sobre Los anormales prolonga los análisis que Michel Foucault consagró desde 1970, y sobre todo en “Hay que defender la sociedad”, a la cuestión del saber y el poder: poder disciplinario, poder de normalización, biopoder. A partir de múltiples fuentes teológicas, jurídicas y médicas, Foucault enfoca el problema de esos individuos “peligrosos” a quienes, en el siglo XIX, se denomina “anormales”. Define sus tres figuras principales: los monstruos, que hacen referencia a las leyes de la naturaleza y las normas de la sociedad, los incorregibles, de quienes se encargan los nuevos dispositivos de domesticación del cuerpo, y los onanistas, que dan pábulo, desde el siglo XVIII, a una campaña orientada al disciplinamiento de la familia moderna. Los análisis de Foucault toman como punto de partida los peritajes médico legales que aún se practicaban en la década de 1950. Esboza a continuación una arqueología del instinto y el deseo, a partir de las técnicas de la revelación en la confesión y en la dirección de conciencia. Plantea de ese modo las premisas históricas y teóricas de trabajos que retomará, modificará y reelaborará en su enseñanza en el Collège de France y en obras posteriores. Este curso representa, por lo tanto, un elemento esencial para seguir las investigaciones de Foucault en su formación, sus prolongaciones y su desarrollo ulterior.

Microfísica del poder
`La genealogía es gris, es meticulosa y pacientemente documentalista.`` Mediante ella `la veneración de los monumentos se convierte en parodia, el respeto de las viejas continuidades en disociación sistemática`. Su finalidad es hostigar y subvertir el poder allí `donde éste se ejerce. Proyecto necesariamente histórico que trata al mismo tiempo de desenmascarar un tipo de historia universitaria que esconde bajo el rótulo del marxismo su carácter liberal-conciliador y que só1o puede justificar su progesismo tras los ataques a la oligarquía. GENEALOGIA DEL PODER presentará obras que se sitúen en la órbita de los análisis abiertos por el Grupo de Michel Foucault. Obras deliberadamente destructivas destinadas a servir como piquetas de derribo contra los poderes fácticos. Los textos y las intervenciones políticas de ocasión contenidos en la MICRO-FISICA DEL PODER indican con suficiente claridad la perspectiva a seguir que, por supuesto, queda abierta para todos aquellos que están de algún modo comprometidos en las distintas luchas.`
Nacimiento de la biopolítica, el curso dictado por Michel Foucault en el Collège de France entre enero y abril de 1979, se inscribe en una línea de continuidad con el curso del año anterior, Seguridad, territorio, población. Luego de mostrar que la economía política marca en el siglo XVIII el nacimiento de una nueva razón gubernamental Foucault emprende el análisis de las formas de esa gubernamentabilidad liberal.

Nietzsche Freud Marx
«Freud dice en alguna parte que hay tres grandes heridas narcisistas en la cultura occidental: la herida causada por Copérnico, la que provocó Darwin cuando descubrió que el hombre descendía del mono, y la herida hecha por Freud cuando él mismo, a su vez, descubrió que la conciencia reposaba sobre la inconsciencia. Yo me pregunto si no se podría decir que Freud, Nietzsche y Marx, al envolvernos en una tarea de interpretación que se reflejaba siempre sobre sí misma, no han constituido alrededor nuestro, y para nosotros, esos espejos de donde nos son enviadas las imágenes cuyas heridas inextinguibles forman nuestro narcisismo de hoy día».
Este texto del filósofo francés Michel Foucault trata de Nietzsche, Freud y Marx como fundadores modernos de la interpretación, en tanto tres heridas narcisistas a la cultura de Occidente. Inaccesible su versión castellana desde hace muchos años, lo ofrecemos al lector en una nueva edición, seguida por el debate que al respecto mantiene con figuras como François Wahl y Gianni Vattimo y precedido de un ensayo introductorio de Eduardo Grüner: «Foucault: una política de la interpretación».

Obrar mal decir la verdad. La función de la confesión en la justicia. Curso de Lovaina, 1981. 
Este libro reúne las conferencias yodases que dictó Michel Foucault en la Universidad Católica de Lovaina acerca de la confesión. Atendiendo a esta circunstancia, hemos respetado el carácter oral de la exposición. En el transcurso de cada encuentro, Foucault ocasionalmente ofrece una paráfrasis de los textos que son objeto de su análisis, en particular cuando se trata dedos autores clásicos (Homero, Hesíodo, Sófocles). En cambio, respecto de términos o expresiones precisas, retoma literal y minuciosamente el texto en cuestión, remitiendo con frecuencia a la lengua original. De acuerdo con los criterios de los editores de la versión francesa, hemos mántenido este doble juego en las citas: paráfrasis y referencia estricta de las expresiones y términos en los que Foucault focaliza su análisis.

Siete sentencias sobre el septimo angel 
´El estado primero de la lengua no era un conjunto definible de símbolos y de reglas de construcción, era una masa indefinida de enunciados, un chorrear de cosas dichas: lo que debemos encontrar detrás de las palabras de nuestro diccionario no son constantes morfológicas, sino afirmaciones, preguntas, anhelos, mandatos. Las palabras son fragmentos de discursos trazados por ellas mismas, modalidades de enunciados coagulados y reducidos al neutro. Antes de las palabras estaban las frases, antes que el vocabulario estaban los enunciados, antes que las sílabas y el acomodo elemental de los sonidos estaba el indefinido murmullo de todo lo que se diría. Efectivamente, antes de que hubiera lengua se hablaba. Pero ¿de qué se hablaba si no era de ese hombre que aún no existía puesto que no estaba dotado de ninguna lengua, de qué si no era de su formación, de su lento acomodo a la animalidad, si no era de la ciénaga de la que penosamente escapaba su existencia de renacuajo?

Tecnologias del Yo 
Sin duda algunas, le corresponde a Michel Foucault el mérito de haber puesto encarnizadamente de relieve uno de los obstáculos mayores que la modernidad ha dispuesto para bloquear o trucar la dimensión emancipatoria que anida en toda voluntad de ser uno mismo. A lo largo de toda su obra, ya sea en el dominio del saber o en el del poder, de modo directo o lateral, una de las constantes que pueden establecerse sin dificultad en ella es la denuncia de la forma `hombre` (o sujeto, si se prefiere), en las múltiples dimensiones que ésta puede llegar a adoptar. De mil modos diferentes, y la mayor parte de las veces a través de estudios históricos (arqueológicos o genealógicos), Michel Foucault no ha dejado de insistir en el modo como la aparición de la forma `hombre`, antes que signo de la emergencia de un desplazamiento histórico emancipador, no es sino la evidencia de la puesta en obra de un nuevo, y ahora global, dispositivo disciplinario. Así las cosas, no resultará nada extraño que su itinerario intelectual concluya en la pregunta por las formas de constitución histórica de ese uno mismo (the self, le soi), entendido como armazón para una cierta estética de la existencia por medio de la cual nos abrimos a la posibilidad de la acción moral. A la determinación de esta pregunta se aplican los ensayos recogidos en el presente volumen.

Que es un inedito? Asi formulada, esta podria ser una perfecta pregunta foucaultiana. En sentido estricto, es un texto que no ha sido aun publicado en su idioma original, o traducido a otra lengua. Pero un inedito es tambien un escrito de gran valor cultural, literario e intelectual. Una lectura de Kant reune ambas condiciones: hasta ahora nunca publicado en espanol, es a la vez un texto clave en la trayectoria de Michel Foucault. En 1961 Foucault presenta la tesis complementaria para la obtencion de su doctorado: la traduccion al frances de Antropologia en sentido pragmatico, de Kant, acompanada de una formidable y extensa introduccion. Ese texto es la base de este libro. Una pieza que puede leerse y de hecho asi lo ha sido en general en relacion estrecha con Las palabras y las cosas, publicado pocos anos mas tarde, en 1966. En ambos hay una reflexion critica sobre el sueno antropologico, sobre el humanismo moderno, sobre el estatuto de las ciencias humanas.
Un peligro que seduce es un `inédito`, un texto desconocido hasta noviembre de 2011 cuando fue publicado en Francia. Su interés reside no sólo en que hasta ahora no fuera conocido sino, sobre todo, en lo que plantea: la relación íntima, interior, de Foucault con la escritura, acerca de la cual éste se explaya fluidamente en conversación con Claude Bonnefoy.

Yo Pierre Riviere 
En el año 1835 en Francia, un jóven de veinte años asesina brutalmente a su familia. El parricida, Pierre Riviere, escribe en la cárcel una memoria en la cual da cuenta de los hechos, donde expone los antecedentes que lo llevaron a cometer el crimen. M. Foucault recupera este testimonio como parte de sus estudios sobre la institución carcelaria y la relación que el sistema penal estableció con la ciencia psiquiátrica. En este trabajo no solo se reconstruye el caso y su cronología sino que se analiza además, cómo un mismo hecho, el crimen, es manipulado, tergiversado e interpretado por los distintos lenguajes que codifican la opinión pública: jurídicos, médicos, policíacos y periodísticos.

Foucault y la Educacion - Stephen J Ball 
Este libro es el primero en explorar en profundidad las principales ideas y conceptos de Foucault sobre las cuestiones y contextos educativos. Se argumenta en él que las instituciones escolares, al igual que las prisiones y manicomios, están preocupadas fundamentalmente por la regulación moral y social, utilizan para ello complejas tecnologías de poder y control disciplinario y se apoyan también en la arbitrariedad típica de las modernas instituciones.
Michel Foucault - Didier Eribon
Una de las figuras centrales de la vida intelectual francesa, pero también un hombre comprometido en los más significativos combates políticos surgidos después de Mayo del 68. ¿Quién era este hombre enigmático y cambiante? ¿Cómo valorar e interpretar su obra, que paso a paso derrumbaba nuestras precarias certezas? Y en especial, ¿cuál es la trayectoria seguida para convertirse en Foucault? Didier Eribon ha investigado a fondo y nos hace recorrer el itinerario de Foucault revelándonos pasajes ignorados. Para cada período reconstruye su atmósfera política y cultural, los combates y los debates ideológicos más relevantes. Aparecen, por tanto, aquellas figuras importantes para Foucault, como fueron, entre otras, Dumézil, Canguilhem, Deleuze, Althusser, hasta el punto que esta biografía de Michel Foucault podría considerarse también una radiografía de la vida intelectual francesa de los últimos cincuenta años.

Foucault Michel - Raymond Roussel
Cuando se piensa en los antecedentes literarios del surrealismo suele aludirse a Sade. Sin embargo, aquella escuela liderada por André Breton ?un asunto literario antes que artístico, recuérdese- fue pródiga en la reivindicación de escritores: Matthew G. Lewis, Apollinaire, Pétrus Borel... Son muchos, en fin, los autores que los surrealistas reivindicaron como maestros. El francés Raymond Roussel cuenta entre los más singulares. Muy poco conocido por el lector español, como casi todos ellos, Siruela acaba de publicar un par de títulos que tocan a Roussel muy de cerca.Michel Foucault le dedica éste estupendo ensayo en 1963 que le vale al autor el ser re descubierto. Como acotación al punto de partidadel ensayo podemos acotar que en la obra de Roussel no hay nexo narrativo alguno. De hecho, la digresión es uno de los principales mecanismos del autor. Basta con un breve apunte de su asunto para comprender que se trata de una obra donde la imaginación y el lenguaje desempeñan un papel determinante. Es más, nos encontramos ante un experimento lingüístico que, con certeza, fue lo que llamó poderosamente la atención de Foucault a la hora de escribir el presente trabajo.

Filosofos en 90 minutos - Paul Strathern
Foucault fue más historiador que filósofo. Tras una investigación
laboriosa, concluyó que conocimiento y poder han ido íntimamente ligados a lo largo de la historia. Ilustró esta idea central de su filosofía mediante estudios sobre la locura, la sexualidad, la disciplina y el castigo, argumentando que no existe la verdad absoluta, sólo verdades diferentes acerca de la realidad en momentos particulares, verdades que satisfacen las necesidades del poder. En Foucault en 90 minutos, Paul Strathern presenta un recuento conciso y experto de la vida e ideas de Foucault, y explica su influencia en la lucha del hombre por comprender su existencia en el mundo. El libro incluye una selección de escritos de Foucault, una breve lista de lecturas sugeridas para aquellos que deseen profundizar en su pensamiento y una cronología que sitúa a Foucault en su época y en un marco más amplio de la filosofía.

Foucault para principiantes - Fillingham, Lydia / Susser, Moshe Michel Foucault (1926/84) fue tal vez el más influyente teórico independiente que emerge de la transformación de programa estructuralista posterior a la Segunda Guerra Mundial y que abre el campo teórico postmoderno. Más que sus contenporáneos Roland Barthes y Jacques Derrida, Foucault inspira escuelas de pensamiento, modela filósofos de ciencia, críticos literarios, sociólogos e historiadores de la cultura y distintas formas de rebeldes con su forma, propia y distintiva, de analizar los discursos. Siempre que se menciona el término "discurso", siempre que se hace alguna referencia al "cuerpo" como un objeto de control y coherción, aparace su presencia fantasmal. Para él, toda definición de conductas anormales dá cuenta de una construcción cultural y a partir de ella explora las irregulares divisiones entre los que adhieren las normas sociales y quienes se desvían de ellas. En Foucault para Principiantes®, Lidya Alix Fillingham recorre sus investigaciones en distintas instituciones, su discurso, sus libros y sus variadas formas de resistencia al poder. Las ilustraciones Moshe Susser, a menudo dramáticas, son apenas una ráfaga visual de la virulencia de las ideas y situaciones descriptas por Foucault.

2 comentarios:

  1. Wow Qué aporte tan hermoso. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Qué extraordinario regalo nos ofrecen!! Difícilmente uno pueda adquirir toda esta bibliografía de este genial autor. Permanentemente los recomiendo a docentes y no docentes, a jóvenes y adultos. Muy agradecida por el magnífico trabajo que realizan. Soy de Villa María, Córdoba, docente, y consultora de este blog relevante. Felicitaciones y gracias RiTa Sueiro

    ResponderEliminar