sábado, 9 de mayo de 2015

Derechos torcidos - Hugo Midón

Derechos torcidos, la obra teatral de Hugo Midón, para las escuelas primarias - Ministerio de Educación
La obra teatral Derechos torcidos trata sobre los derechos de los niños establecidos en la Constitución Nacional y de cómo esos derechos, que protegen la vida desde su gestación, se ven debilitados por las condiciones que transita gran parte de la población. Es un instrumento para enseñar valores de respeto, tolerancia y solidaridad.
Presentación de la obra Derechos torcidos
Derechos torcidos
Hugo Midón: Teatro infantil, apto para todo público

Mucho con poco
Yo hago mucho con poco,
no me apabulla la escasez.
Si hay poco me la rebusco
y si no hay nada ya voy a ver.

Ya voy a ver,
ya voy a ver…
Y si no hay nada
ya voy a ver.

Si tengo me entretengo
y si no tengo salgo a buscar.
Pero lo que necesito,
básicamente, tiene que estar.

Tiene que estar,
tiene que estar…
Básicamente,
tiene que estar.

Abrigo para el invierno,
zapatos para los pies,
comida para la panza,
agua potable para la sed.

Almohada para los sueños,
escuela para aprender,
amigos para el cariño,
y vitaminas para crecer.

Yo hago mucho con poco,
no me apabulla la escasez.
Si hay poco me la rebusco
y si no hay nada ya voy a ver.

Ya voy a ver,
ya voy a ver…
Y si no hay nada
ya voy a ver.



La escuela puede ser
La escuela puede ser un lugar
donde todo lo puedo encontrar,
si me dejan... buscar.

La escuela puede ser una puerta abierta
de par en par.

Una fuente para calmar la sed,
un espacio libre...
para imaginar el porvenir.

Pasen, pasen,
que ya comienzan
las clases... (bis)

No, no puede ser
solo un lugar para aprender a resolver
cuatro más cuatro y tres por tres.

No, no puede ser
una pared y nada mas.
La escuela puede ser un buen lugar
para soñar.

La escuela puede ser un lugar
donde todo lo puedo encontrar,
si me dejan... buscar.

Y puede ser un largo viaje de placer,
una aventura,
un buen lugar para crecer,
un espacio libre...
para imaginar el porvenir.

Pasen, pasen,
que ya comienzan
las clases.

Pasen, pasen,
que ya comienzan
las clases...

Pasen, sí, pasen,
que ya comienzan
las clases.



¿A quién no le gustaría?
¿A quién no le gustaría
cuando llega el mediodía
escuchar la melodía
del aceite en la sartén? ¿eh?

¿Palpitar las exquisitas
y doradas papas fritas,
recortadas, bien finitas,
tiritando en la sarten? ¿eh?

Ponele sal a la vida, un poquitito.
Un poquitito de sal Y agregale
Un poco de esto. Un poco de aquello
Y un poco de todo Lo de más allá. (bis)

¿A quién no le gustaría
compartir los mediodías
la creciente algarabía
de un almuerzo con mantel? ¿eh?

Y en el centro de la mesa
Desbordantes de belleza
Un montón de milanesas
Que te invitan a comer? ¿eh?

Ponele sal a la vida, un poquitito.
Un poquitito de sal Y agregale
Un poco de esto. Un poco de aquello
Y un poco de todo Lo de más allá. (bis)



Me miro en el espejo
Me miro en el espejo,
me quiero conocer,
saber qué cara tengo
y de qué color la piel.

Me miro en el espejo,
me quiero descubrir,
contar las pocas pecas
que llevo en mi nariz.

Me miro en el espejo,
me quiero como soy.
Qué importa si soy flaco
o petiso y panzón.

Así soy yo, así, soy yo...
Mucho gusto en conocerme
y encantado de quien soy.
Porque así soy yo, así, soy yo...
Mucho gusto en conocerme
y encantado de quien soy.

Tal vez podría tener
la mirada más cordial,
el abrazo más abierto
y el ombligo en espiral.

Pero así soy yo, así, soy yo...
Mucho gusto en conocerme
y encantado de quien soy.
Porque así soy yo, así, soy yo...
Mucho gusto en conocerme
y encantado de quien soy.


Si cada cual cuida su quintita
sin pensar en los demás...
cuando necesite agua
ni una gota encontrará.

Yo no me arreglo solito,
yo no me quiero arreglar.
Yo no me arreglo solito,
necesito a los demás.

Si cada cual se mira el ombligo
y no ve a su alrededor...
se choca con las paredes
y le duele el corazón.
Yo no me arreglo solita,
necesito a los demás.

Si cada cual cuida su casita
y sus cosas, nada mas...
y se cierra con candado,
nunca nadie le abrirá...

Yo dejo una puerta abierta
para que se pueda entrar.
Yo dejo una puerta abierta
para que se pueda entrar.

Si cada cual se cubre del frío
y no abriga a los demás...
finalmente se descubre
por qué el frío es general.

Yo no quiero tener frío
ni que tengan los demás.
Yo no me arreglo solito,
yo no me quiero arreglar.


Deshojando margaritas
Todos...
vamos por la vida.
Todos...
por la misma vía.
Preguntando, preguntando,
deshojando margaritas.

Allá vamos los solteros,
los casados, las viuditas.
Los abuelos y los tíos
y también las abuelitas.
Preguntando, preguntando,
deshojando margaritas.

Me quiere...
No me quiere...
Me quiere...

Todos...
vamos por la vida.
Todos...
por la misma vía.
Preguntando, preguntando,
deshojando margaritas.

Y así será
por algún tiempo más,
hasta que al fin
sepamos la verdad. (bis)

Te quiero...
Te quiero...
Te quiero...
Te digo que te quiero!

Ya no tendrás
que preguntarte más.
Y quedará
tu corazón en paz.
Y dejarás
de deshojar
las margaritas.



El pronóstico del tiempo
El pronóstico del tiempo reservado para hoy,
dice que a la tardecita es probable un chaparrón.

Negras nubes pasajeras, negras como un pizarrón,
dejarán el cielo negro y una negra sensación.

Si la lluvia los empapa
empapados quedarán,
empapados los pequeños
y empapapapá, y empapapapados los papás.

Estos son nuestros informes reservados para hoy,
puede ser que pase todo, como puede ser que no.

Si la lluvia los empapa,
empapados quedarán,
empapa'os los pequeños
y empapapapá, y empapapapados los papás.

Va a llover!


Abrigo
Sobre todo en el invierno viene bien un sobretodo,
sobre todo cuando el frío se hace duro de pelar.
Sobre todo cuando el sol desaparece
y hasta el alma se entumece
y se pone a tiritar

Sobre todo en el invierno viene bien un tapadito,
sobretodo cuando el frío no te deja ni pensar.
Sobretodo cuando el viento recrudece,
sopla furia, se enloquece
y te arrastra adonde va

Qué alegría da tener un buen abrigo,
un abrigo que te ayude a capear el temporal.
Un abrigo de los pies a la cabeza
que te cubre de tibieza y te da calor, calor de hogar.



Antes de que lleguen los bichos
Antes de que lleguen los bichos
vamos todos para allá,
vamos a regar las plantitas
y a curar las que están mal.

Vamos que se viene la plaga
y nunca es tarde pa’ empezar,
vamos que te comen los bichos
si no estás donde hay que estar

Las plantas no crecen solas,
las plantas no crecen bien,
si no les das una mano
y la otra mano también.
La cosecha de mañana
es la semilla de ayer.
Vamos que te comen los bichos
si no hacés lo que hay que hacer.

Vamos que se viene la noche
y en la noche no se ve ,
ni se distingue en las sombras
qué está mal y qué está bien.

Las plantas no crecen solas,
las plantas no crecen bien,
si no les das una mano
y la otra mano también.
La cosecha de mañana
es la semilla de ayer.
Vamos que te comen los bichos
si no hacés lo que hay que hacer.



Basta la salud
Cuando te agarra la gripe,
cuando el resfrío es atroz,
cuando te duelen los huesos
ni miles de besos
te calman la tos

Cuando te sube la fiebre,
cuando te molesta la luz,
cuando tu cuerpo tirita
la mente te grita:

Basta la salud!
Basta la salud!
Basta la salud!
Basta la salud!

No quiero ni rosas
ni piedras preciosas
ni fiestas suntuosas
ni casa lujosa
ni novia chistosa
ni viajes ni fama
y aún mucho menos estar en la cama
sin nada que hacer.

Basta la salud!
Basta la salud!
Basta la salud!
Basta la salud!

Te agarra la gripe,
te cambia la voz,
te duelen los huesos
y aunque te den besos
igual es atroz.

Te sube la fiebre,
molesta la luz,
el cuerpo tirita
y la mente te grita:

Basta la salud!
Basta la salud!
Basta la salud!
Basta la salud!



Derechos derechos- Hugo Midón

Miramos la misma luna,
buscamos el mismo amor,
tenemos la misma risa,
sufrimos la misma tos.

Nos dan las mismas vacunas
por el mismo sarampión,
hablamos el mismo idioma
con la mismísima voz..

Estribillo
Yo no soy mejor que nadie
Y nadie es mejor que yo
por eso tengo los mismos derechos,
Que tenés vos.

Cantamos el mismo himno,
con el mismo corazón.
Tenemos las mismas leyes,
la misma Constitución.

Pisamos la misma tierra,
tenemos el mismo sol.
Pinchamos la misma papa,
con el mismo tenedor.



El lugarcito
Cuando yo vine a este mundo buscando mi lugarcito,
me recibieron cantando millones de pajaritos.
Me saludaron las flores de aromas tan exquisitos
y se movieron las ramas de todos los arbolitos.

Qué mundo lindo, qué mundo,
me dije yo de inmediato,
aquí hay lugar para todos,
aquí hay lugar para rato.

Pero no sé lo que pasó
al poco tiempo que nací.
El sol se fue... Oscureció
Y todo el cielo se puso gris.

La pucha qué mundo loco, pensaba yo por entonces,
mientras esperaba algo sentadito en Plaza Once.
Esperaba que llegaran personas en un autito
y me llamaran, contentos, por mi nombre y apellido.

Yo soy tu mamá Francisca,
yo soy tu papá Jacinto,
aquéllos son tus hermanos
y aquí está tu lugarcito.

Pero no sé lo que pasó
al poco tiempo que nací.
El sol se fue... Oscureció
Y todo el cielo se puso gris.

Anduve buscando mucho caminando despacito,
preguntando a todo el mundo cuál era mi lugarcito.
Hasta que llegó un buen día que una señora de lentes
me vino a buscar corriendo y a decirme claramente:

Conozco un lugar muy lindo
donde vive linda gente
y tomándome de la mano
me dio un besito en la frente

Y aquí estoy, aquí encontré
un lugarcito de mucha luz.
El sol volvió… Amaneció
Y todo el cielo se puso azul.

Y aquí estoy, aquí encontré
el lugarcito que yo busqué.
Un lugarcito para mí.
Un lugarcito para vivir.



No hay comentarios:

Publicar un comentario