miércoles, 1 de abril de 2015

Norma Huidobro

El sospechoso viste de negro
¿Quién es el misterioso hombre de negro? ¿Por qué amenaza al farmacéutico? Marcos está decidido a averiguarlo. Lo único que tendrá que hacer será comenzar una investigación siguiendo el método de Sherlock Holmes o Hércules Poirot, así de fácil... Bueno, no tan fácil... ¿Quién iba a pensar que las cosas se complicarían tanto?

El pan de la serpiente
Una novela de suspenso en donde los lazos de amistad conforman una trama más fuerte que las diferencias sociales y el desarraigo de la inmigración en la Argentina del siglo XIX.
En las últimas décadas del 1800, el puerto de Buenos Aires bulle de pasajeros que llegan a la Argentina en busca de un mejor destino. La mayoría de los hombres va a trabajar en el campo y las mujeres en casas de familia, como mucamas, a la par de las indias -"las chinas"- que ya servían en las casas importantes de la ciudad.
Así llegan una mañana de noviembre Felisa y su novio Joaquín. Dejan atrás su familia y sus recuerdos pero encuentran la esperanza de formar un hogar. Joaquín atiende un almacén y, a pocas cuadras, Felisa trabaja en la casa de una familia acomodada. Todo parece ir bien, pero a Felisa, "la gallega", le cuesta adaptarse a las nuevas normas sociales. La curiosidad y el instinto de ayudar a su amiga Juana, "la chinita", la sumergen en el oscuro misterio que esconde la Casa de la Serpiente.

El misterio del mayordomo 
Tomás —inquieto, curioso y metido en todo— va a pasar unos días a una antigua casona, en la que lo espera un enigma: ¿dónde está el antiguo mayordomo?
El lo vio sólo una vez, pero lo recuerda muy bien: no es el mismo de ahora.
Entonces, ¿por qué el ama de llaves y la cocinera quieren hacerle creer lo contrario? Con la llegada de Camila, Tomás encontrará una compañera para sus investigaciones. ¿Qué harán para resolver el misterio?

Octubre, un crimen
'Al principio solo fue un papel doblado en cuatro. Después supe que era una carta. Por supuesto que me sorprendí. Me imagino que alguien que cose un dobladillo no tiene por qué meter ni un papel ni nada debajo del doblez de tela. A menos que... quiera esconderlo. Y tenía razón: nadie mete un papel en el dobladillo de un vestido, a no ser que tenga un buen motivo...'

Más linda que nunca

La tercera puerta 
Fue una intuición, más que una certeza, pero aun antes de abrir la puerta tijera, me di cuenta de que algo andaba mal. No fui rápida; tardé un poco en comprender. Se trataba de la puerta. No la puerta tijera, sino la otra. La puerta de madera que no era de madera, era metálica, de esas corredizas, en paneles, que suelen ser las más comunes en los ascensores. ¿De dónde había salido esa puerta? Era la primera vez que la veía. La puerta de madera tenía que estar ahí y no estaba. ¿Entonces¿?
Una ingeniosa y a la vez sencilla trama de suspenso que mantiene atrapado al lector hasta las últimas páginas. Dos empleadas en la casa del rico dueño de una galería se ven enredadas en un misterio aterrador. A través de las voces de los protagonistas, se desentraña una historia que no es lo que
parece. Una novela que desafía los prejuicios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario