sábado, 13 de septiembre de 2014

Marcelo Cohen

Marcelo Cohen ació en Buenos Aires en 1951.
Entre 1975 y 1996 vivió en Barcelona, España. Fue redactor-jefe de la revista cultural El viejo topo. Ha publicado reseñas y artículos en el diario El País, de Madrid, y en la revista Quimera y el diario La Vanguardia, de Barcelona. Actualmente publica ensayos y reseñas en Clarín, de Buenos Aires y en la revista mensual Página 30.

Neutralidad
Marcelo Cohen nos enlaza con el Delta Panorámico y la confrontación irremediable de dos islas unidas a través de un desierto artificial. Si esto suena impregnado de misterio, urge leer la escritura exquisita e insoslayable de este gran escritor argentino.

Hombres amables
Aunque en apariencia inconciliables, la dos nouvelles que componen Hombres amables remiten a un mundo común, a un mismo tema que se despliega y complejiza de una a otra. En la primera, Variedades, la trama gira en torno a un hombre en el límite de la existencia. Su identidad está a punto de disolverse y saldrá de ese letargo por un parecido absurdo: necesitan un doble para un personaje clave de la política y él resulta perfecto. Paladín de la impostura inocente, logrará que en este devenir la vida vuelva a correr, y recuperará un espacio de encuentros, intrigas y esperas que lo reconcilian con el mundo.Pero ese espacio sólo existe a expensas de una imaginación que rechaza la mísera realidad que lo acecha. Y si 'Variedades' se edifica con ese cándido retraimiento ante la catástrofe, 'Un hombre amable' existe gracias a lo contrario: la ausencia furiosa de cualquier amparo. Su alma Mater es Dainez, un hombre que sobrevive descubriendo números primos para una corporación. Habitué de una sociedad desorientada y en ruinas, en sus días se cruzan hordas de marginados y excéntricos y la locura en sus formas más secretas. Testigo derrotado de un mundo que se disgrega entre la banalidad y la angustia, Dainez trata de restituir un orden propio que alcance para enfrentar el afuera. Y fracasa.Escritor sin igual en la literatura argentina, Marcelo Cohen ha construido una obra que refracta y descoloca la realidad. Sus mundos beben de ella y se despegan violentamente para regresar virulentos, ampliados por la fantasía. Con las armas más leales de la literatura, que son la invención impecable y el trabajo a fondo de la lengua, Hombres amables confirma su talento para crear universos donde reconocemos nuestro presente y también sus más demenciales destinos.

Casa de Ottro
Fronda Pátegher, en un tiempo asesora de campaña y de gobierno de Collados Ottro –ex Regente de isla Ushoda–, recibe a la muerte de este el incómodo legado de su casa. Fronda no solo fue ideóloga de la fulminante trayectoria de Ottro en el “teatron” político, sino también su nuera: tuvo que lidiar con la antojadiza mente de ese hombre y soportar además que malograse a su hijo Riscos, un joven que ensaya provocadoras formas de rebeldía contra la gerontocracia que impera en la isla. Con la sola compañía de Cañada –una plácida ciborgue que se ocupa de las tareas domésticas–, y mientras purga los traspiés de su pasado político oficiando privadamente como consultora “del vivir juntos”, Fronda encara el inventario de las incongruentes colecciones de objetos de Ottro; una tarea tan apabullante como evitar que la casa se adueñe de su cerebro. Esmerada y puntillosa como buena especialista formada en ciertos laboratorios sociales, intenta poner orden escribiendo fichas. Amedida que las notas desarrollan la parábola insensata de una carrera política, el rigor analítico va cediendo a un estado de mayor disponibilidad. Fronda se abandona y ve más, al tiempo que la casa se puebla casi sin que ella lo advierta: el jardinero, los parientes de Cañada, la presencia intermitente de Riscos y unos inmigrantes de otra isla van bosquejando una familia inusitada y raramente posible. En esta nueva incursión en el mundo del Delta Panorámico, Marcelo Cohen sorprende entrometiéndose en el escenario de la política y la presunta intimidad del poder. Casa de Ottro, una modulación más de su inagotable y revelador universo narrativo, invita a pensar en los claroscuros de la herencia, la sucesión de bienes y saberes, y los fatales lazos entre el espacio doméstico y la esfera pública. Una interrogación poética penetrante y sutil acerca de la vida en común.

Los pájaros también se comen. Cuentos
Es el primer libro que publicó el escritor Marcelo Cohen, es de cuentos. Fueron los primeros intentos, los esbozos inaugurales de una exploración narrativa que sería una de las aventuras literarias más fructíferas y personales de su país.
La Gran Casa de la calle Andonaegui
Castigo y el amor
Los pájaros también se comen
El mar dulce
El porvenir es más duro que el granito

No hay comentarios:

Publicar un comentario