domingo, 3 de agosto de 2014

Adriana Gallo

Cuando las ideas se hacen cuento : Un proyecto de escritura colectiva en el jardín de infantes - Lectura y Vida - Año 26 Nº 3
Explorar el mundo de la literatura en la escuela puede ser una maravillosa aventura.
El jardín de infantes se ofrece como un escenario desde donde los niños prueban maneras de contar, juegan con el lenguaje, intercambian ideas y ven con asombro y fascinación cómo las mismas pueden ir tomando forma de relato.
Zambullirse en los cuentos –tanto para leerlos como para producirlos– habilita mundos, abre significaciones, genera libertades.

Cuentos para volver al jardín - Lectura y Vida - Año 26 Nº 4
En el artículo anterior: Cuando las ideas se hacen cuento : Un proyecto de escritura colectiva en el jardín de infantes compartí el desarrollo de un proyecto de escritura colectiva de un cuento. Dicha experiencia se llevó a cabo durante 1999. Los autores fueron los niños de la sala de cinco años de la Escuela Nuestro Lugar, institución de gestión privada de la Ciudad de Buenos Aires.
Estos niños transitaron un intenso tiempo de trabajo en el que ensayaron maneras de contar, jugaron a generar efectos en los posibles lectores y pasaron por múltiples instancias de revisión textual.
Acá, su producción final

Un libro, un prólogo, un encuentro .Volver al Jardín con la voz hecha cuento - Lectura y Vida - Año 27 Nº 2
En el artículo se describen las etapas del proyecto “Cuentos para volver al Jardín”
Experiencia de escritura colectiva de un cuento realizada por un grupo de alumnos de Jardín de Infantes, y la reescritura del mismo relato seis años después, cuando estos niños ya cursaban sexto año de EGB

Encuentros literarios. Leer, escuchar, recomendar, escribir en la escuela - Lectura y Vida - Año 28 Nº 2
La escuela es un lugar privilegiado en el que la palabra puede iluminar, comunicar, ofrecer, desanudar, ligar, resistir. Y, sin dudas, la literatura es una hermosa ocasión para que cada estudiante siga construyendo su casa de las palabras. Conocer las obras de diferentes autores, navegarlas, comentarlas… son actividades que ayudan a que los chicos aumenten la autonomía lectora y construyan paulatinamente criterios propios de selección.
Así, el docente se convierte en mediador, facilitador del encuentro de los niños con los textos. Compleja tarea: acercar, no cerrar significaciones, no matar la magia que habita los textos literarios. En este sentido, uno de los nortes que nos acompañan es la búsqueda de condiciones didácticas que favorezcan el cruce de miradas, el encuentro con las propias emociones, la aparición de matices...

No hay comentarios:

Publicar un comentario