martes, 22 de julio de 2014

Jorge Asís

Jorge Cayetano Zaín Asís, nació en Villa Domínico, Buenos Aires, en 1945. Desde su primera juventud alternó la escritura de ficción con el periodismo y, últimamente, con el ejercicio de cargos públicos.
Fue embajador argentino, en Paris frente a la UNESCO, secretario de Cultura de la Nación y embajador de la Argentina en Portugal durante el gobierno de Carlos Menem.
En sus escritos sobre política cultiva un estilo sarcástico y provocativo. Defensor a ultranza del gobierno menemista, hace notar sin pudor que la fortuna y ciertas astucias cortesanas lo liberaron de las cargas pesadas del quehacer cotidiano de un proletario.
Con su novela Flores robadas en los jardines de Quilmes, publicada en plena dictadura militar (1980), Jorge Asís pasó a ser un best-seller. Este triunfo le puso en el punto de mira de algunos intelectuales exiliados. No se tardó en acusarle de colaboracionista con el régimen dominante. Sin duda, el bestsellerismo de Jorge Asís, reservado bajo dictadura a connotados escritores extranjeros, hizo que el debate y el enfrentamiento entre los que se exiliaron y los que permanecieron en el país fueran más agudos. En medio del enfrentamiento no faltaron los que defendieron al escritor, como por ejemplo Luis Grigorich. Las consecuencias de este triunfo han sido más severas después de acabada la dictadura militar, porque Jorge Asís sufrió marginación y discriminación, y su prestigio como escritor declinó notablemente, lo que le llevó, a partir de 1990, a retirar sus libros de circulación.

Trilogía Canguros
1- Flores robadas en los jardines de Quilmes
Flores robadas de los jardines de Quilmes se publicó por primera vez en 1980 y rápidamente encontró su público lector. Las aventuras y escarceos amorosos de los protagonistas Samantha y Rodolfo, el sexo explícito, hasta entonces retaceado por la mayoría de los escritores, y el dilema del exilio –irse o quedarse–, en plena dictadura del Proceso hicieron del libro un suceso del que nadie pudo sustraerse. Los lectores, ávidos de una historia que los representara, discurrían sobre “las Flores” en los cafés, en las oficinas y en las casas: era indudable que la novela había sabido captar el malestar de la época y de toda una generación.

2- Carne Picada
Jorge Asís continúa abordando en esta obra la problemática de la Argentina. Se ha propuesto, como lo iniciara con Flores robadas en los jardines de Quilmes, ofrecer un mosaico de las gentes y los problemas que convulsionaron el marco político y humano argentino. En un momento de la obra se escribe: “A los medianos o los grises Buenos Aires no les presta la menor importancia, y a los derrotados, a los tristes, se los devora, los pica hasta hacerlos puré entre sus tentáculos”.
Crónica ciudadana que desde el comienzo prende, conmueve y emociona.

3- Canguros
Desde sus mismos comienzos hasta su pleno apogeo, una actitud crítica a la vez que desorbitada, exhuberante, jocunda y rabiosamente humorística, ha recorrido el relato moderno, siendo encarnada con frecuencia por parejas de amigo. Ahora, el turco y el polaco, Zalim y Douksas, los dos amigos, que obsesionados por la venta, savia elemental y trampa múltiple, han recorrido en su juventud los suburbios pobres del Gran Buenos Aires, años más tarde, se reencuentran en las costas del Tuyú.

Canguros Insert. La calle de los caballos muertos
Boca, la euforia del fútbol, las patotas, los “plateístas” y los “hinchas” de la popular proyectan sus fervores desde una historia de desbordes, marginamiento y exilio interior, protagonizada por los tres primos tucumanos que han recalado en Villa Iapi, junto a tíos raros y tías promiscuas.
La calle de los caballos muertos entraña una metáfora de la historia argentina más reciente, de un pasado que no ha dejado aún de ser presente.

Dulces Otoñales
Una de las teorías de Oberdán Rocamora es que las mujeres son
primaverales hasta los 22 años, luego entran en su etapa veraniega, un
período que culmina alrededor de los 43, para darle paso a la fase otoñal, que termina aproximadamente a los 62 años. En adelante, llega el turno de las invernales, instancia ideal para la serenidad, la sabiduría y la compasión.
Dulces otoñales cuenta las aventuras amorosas de Rodolfo, un dandy especializado en un elenco estable de mujeres otoñales, un agudo observador del universo femenino, un cazador al acecho, provisto del cinismo más irritante.
Historias profundamente eróticas, ambientadas en París.

No hay comentarios:

Publicar un comentario