sábado, 26 de julio de 2014

Javier Negrete

Estudió Filología Clásica y desde 1991 trabaja como profesor de griego en ek IES Gabriel y Galán de Plasencia. En 1992 publicó su primera novela, La luna quieta. Es autor de otras obras de ciencia ficción, como La mirada de las furias (premio Ignotus y Gigamesh al mejor relato, 1994). Ha cultivado también la literatura juvenil en Memoria de dragón y Los héroes de Kalanúm. Con Buscador de sombras ganó el Premio UPC de novela corta del año 2000 y ha recibido tres veces la mención especial del jurado de dicho premio. Asimismo, ha sido finalista de los premios Edebé y El Barco de Vapor. Vive a caballo entre Plasencia y Madrid, y tiene una hija de once años, Lydia, tan aficionada a la fantasía como él. Ha obtenido el III Premio Minotauro, Premio Internacional de Ciencia ficción y literatura fantástica con el libro Señores del Olimpo.

Tramorea
1 - La Espada De Fuego
Zemal, la Espada de Fuego, es el máximo símbolo de poder y la mayor aspiración de todo guerrero. Sólo los Tahedoranes, los grandes maestros de la espada, pueden competir por ella en una carrera sin cuartel por descubrir su escondite. Tras la muerte de Hairón, el último Zemalnit, siete aspirantes se disputan la espada, pero hay en juego algo más que la ambición de poder, pues extrañas fuerzas están dispuestas a romper la concordia entre los hombres y los dioses, exiliados desde hace largo tiempo de Tramóea. Aquéllas se han unido para despertar a Tubilok, el dios rebelde que duerme fundido en una roca en los abismos del Prates y cuyos sueños se convierten en las pesadillas de los hombres.
Derguín y Kratos May, los guerreros, y Linar y Mikhon Tiq, los magos, deben enfrentarse al caos y la destrucción a fin de superar las múltiples traiciones y trampas de Togul Barok, príncipe de Áinar, así como para ganar la Espada de Fuego y salvaguardar el frágil equilibrio e Tramórea.

2- El espíritu del mago
Dos años después de conquistar la Espada de Fuego, Derguín Gorión, el nuevo Zemalnit, se encuentra refugiado en la ciudad de Narak y vive obsesionado por el recuerdo de Mikhon Tiq, su amigo y aprendiz de mago, que perdió su espíritu en combate con el hechicero Ulma Tor y cuyo cuerpo fue petrificado y abandonado en las selvas de la Sierra Virgen. Su anhelo es recuperar el cuerpo de su amigo y rescatar su espíritu, pero también debe luchar contra las pesadillas que le advierten que Togul Barok, su gran rival en la lucha por la Espada de Fuego, no ha muerto. Pero Tramórea vive momentos convulsos: en el norte, la caída de un meteorito está envenenando todas las tierras de cultivo, y en el sur los temibles guerreros Aifolu han encontrado un nuevo caudillo en el Enviado, el mesías de un dios que no puede ser nombrado y que amenaza con hundir el mundo en un baño de sangre y de sacrificios humanos. En el camino del nuevo dios se va a cruzar Darkos, un adolescente que consigue huir de la destrucción de la ciudad de Ilfatar e irá a la búsqueda de su padre, un guerrero del que sólo conoce el nombre: Kratos May. El destino unirá las sendas de Deguín y Darkos, que deberán rescatar a Kratos de su más temible enemigo y juntos emprender la lucha final contra las hordas del Dios Loco y evitar que el mundo caiga bajo un nuevo reinado de terror y tinieblas.

3 - El sueño de los dioses
En un remoto pasado, el dios Tubilok exploró las dimensiones del tiempo y el espacio, y en su busca del poder y el conocimiento absolutos perdió la razón. Durante siglos ha dormido fundido en la roca, pero ahora despierta de su sueño milenario, dispuesto a aniquilar a la humanidad y sembrar la locura y la destrucción por las tierras de Tramórea. Voluntariamente o por la fuerza, el resto de los dioses lo acompañan en su demencial cruzada.
Sólo quedan tres magos Kalagorinôr, «los que esperan a los dioses». Para enfrentarse a la amenaza necesitarán la ayuda de los grandes maestros de la espada. Esta vez, Derguín y Kratos tendrán que llevar la guerra a escenarios insospechados. Al hacerlo desvelarán su pasado y nuestro futuro, y descubrirán los secretos que se ocultan en las tres lunas y en las entrañas de Tramórea.
Mil años después de ser forjada, la Espada de Fuego se enfrenta a su batalla decisiva. Pero el arma del Zemalnit no estará sola… Negrete demuestra una vez más su talento para la fantasía épica.

4 - El corazón de Tramorea
Quedan pocos días para que las tres lunas entren en conjunción y el dios loco Tubilok abra las puertas del infernal Prates, lo que provocará la aniquilación de Tramórea. Kratos y Derguín tratan de evitarlo. Mientras tanto, Tarimán vuelve a forjar, mil años después, una espada de poder. Ariel intenta burlar las acechanzas del nigromante Ulma Tor y devolverle Zemal a Derguín, y los magos Kalagorinôr tratan de ayudar a los humanos en su desesperada carrera contra el calendario y los dioses. Salvo Mikhon Tiq que, conocedor del terrible secreto de su propio origen, parece haberse convertido en aliado de Tubilok. El destino de universos enteros depende de la batalla fi nal, que se librará bajo las rojas llamas del Prates, en el corazón de Tramórea.

Estado crepuscular recuerda el tono desenfadado de la mejor ciencia ficción humorística e irónica de la época dorada del género. Y eso es de agradecer, sobre todo en España. Pero las notas al pie de página, los intencionados apartes o la evidencia de la brillante agilidad de la narración hacen pensar que, en este caso, se refiere al mismo arte de narrar.
Javier Negrete tiene una particular (e inteligente) manera de entender el oficio de narrador.
El protagonista, David Milar, un simpático caradura moderno, se hace pasar por su padre, famoso psiquiatra y acaba en el planeta Hoonai, habitado por unos misteriosos aliens llamados Kghasatshu, muy belicosos y con una sociedad altamente estratifica por castas, metido en una intriga de carácter galáctico.
La trama, muy entretenida, está narrada por el protagonista, con su particular punto de vista machista, narcisista y extremadamente divertido que, como el que no quiere la cosa, nos retrata a la perfección una sociedad extraterrestre, en la que conviven varias razas, un super-ordenador de lo más curioso, unos cuantos americ (perdón, humanos) locos de atar y una sorpresa final que remata la aventura.
Muy bien narrado, en un estilo moderno y desenfadado, deliciosamente elaborado, con un humor irónico y a veces algo sarcástico, que confirma la maestría de Negrete en la ciencia ficción española.

La mirada de las Furias
La mirada de las Furias es, a primera vista una curiosa `novela de aventuras con personajes`. Trata de las entretenidas peripecias de Éremos, una especie de James Bond espacial dotado del privilegio de la duda. Éremos, cuyo nombre significa en griego algo así como `desierto solitario`, es un clon todopoderoso al servicio de una gran corporación, y la novela narra sus múltiples aventuras y desventuras en el desempeño de su misión. Esta trama que parece tan simple, no lo es en absoluto en manos de Javier Negrete, el más dotado estilista de la moderna ciencia ficción española y uno de sus más firmes representantes. La referencia del título a las míticas Furias incorpora, en una novela escrita por un profesor de griego, una implícita reflexión sobre la culpa. Por otra parte, el comentario sobre un texto de Tucídices en el primer capítulo del libro alude a la responsabilidad en el uso del poder. Dos aspectos que tal vez conviertan en atrevida frivolidad la anterior referencia a James Bond.

Nox perpetua (El navegante)
El maestro Mondsar se sabe muy viejo y poco tiempo le queda ya para hacer realidad el sueño que alberga desde hace muchos años: Llegar al Polo Norte del planeta Mehrs. Para lograrlo cuenta con el mejor de sus discípulos, el joven Ark Rhenius. Pero no es empresa fácil: deberán atravesar el inmenso desierto nevado, un lugar inhumano de frío extremo. Y hay algo más. Efectivamente en ese lugar les aguarda algo extraordinario, algo inimaginable

Los héroes de Kalanum
Kalanúm es un mundo fantástico en el que la belleza y la magia son tan naturales como caminar o comer. Muchos son los peligros que lo amenazan, pero los Héroes de Kalanúm siempre llegan a tiempo para alejarlos desde su fortaleza voladora. Hasta que aparece un nuevo enemigo contra el que nada podrán: la desesperación. Pues Miguel Medina, el hombre que escribe los libros de Kalanúm, ha perdido a su mujer, y ciego por la rabia ha creado a Keio, un superhéroe psicópata que lucha sólo por luchar. Nadie escribe ya sobre Kalanúm, y el odio de Keio y sus secuaces destruye poco a poco aquel hermoso reino.
Pero Carlos, el hijo de Miguel, no está dispuesto a dejar que Kalanúm desaparezca. Sea como sea, conseguirá que los Héroes regresen?

Señores del Olimpo
El clima está cambiando y son muchos los que lo achacan a la impiedad de los hombres, protegidos de Zeus. Pero el rey de los dioses, se enfrenta a sus propios problemas. Los gigantes amenazan con marchar desde el lejano Norte sobre las tierras de los humanos. Éstos, cada vez más numerosos, ponen en peligro la existencia de sátiros, centauros y otras razas antiguas a las que hostigan en sus bosques ancestrales. Por si las intrigas y rencillas entre los mismos dioses fueran pocas, una criatura llamada Tifón, que asegura ser hijo de Cronos, amenaza con convertirse en el nuevo señor del Olimpo. Como antes que él hicieran Robert Graves, Mary Renault o Valerio Manfredi, Javier Negrete se ha adentrado en el fecundo terreno de la mitología griega y engarza los mitos para crear una novela que es la suma de multitud de registros, desde la narración de aventuras al relato de un viaje a un mundo nebuloso y arcaico en el que los hombres coexistían con los dioses y se veían arrastrados por sus intrigas, sus odios y sus devaneos amorosos.

Atlántida
Gabriel Espada, un cínico buscavidas sin oficio ni beneficio, quizá el más improbable de los héroes, tiene ante sí una misión: descubrir el secreto de la Atlántida.
La joven geóloga Iris Gudrundóttir intuye que se avecina una erupción en cadena de los principales volcanes de la Tierra y confiesa sus temores a Gabriel. Para evitar esta catástrofe, que podría provocar una nueva Edad de Hielo, Gabriel tendrá que bucear en el pasado. El hundimiento de la Atlántida le ofrecerá la clave para comprender el comportamiento anómalo del planeta.
Una mezcla explosiva de ciencia y arqueología y, sobre todo, aventura en estado puro.

Alejandro Magno y las águilas de Roma
323 antes de Cristo. A los 33 años, Alejandro Magno, el mayor conquistador de la historia, está destinado a morir en Babilonia. Pero Néstor, un misterioso médico que dice haber sido enviado por el oráculo de Delfos, aparece en el instante preciso para salvar su vida.
Seis años después del intento de asesinato y tras casi dos décadas de incesantes campañas en Asia y Grecia, Alejandro ha vuelto sus ojos hacia las riquezas de Occidente. En su camino hacia el dominio del mundo conocido, sólo se interpone la mayor potencia militar de Italia, una ciudad que al igual que el propio Alejandro está convencida de la grandeza de su destino: Roma.
Es el momento de decidir quién ostenta la supremacía en el Mediterráneo, si las falanges macedonias o las legiones romanas. Los augures y profetas advierten de grandes catástrofes, pues el cometa Ícaro, que apareció al mismo tiempo que Alejandro volvía a nacer en Babilonia, crece noche a noche en el firmamento. Aún peor, los cálculos del extravagante astrónomo Euctemón predicen que, como en el mito, Ícaro se precipitará sobre la Tierra. Y mientras tanto, Alejandro y Roma se disponen a librar la gran batalla de la Antigüedad en las faldas del monte Vesubio.

Roma victoriosa
Javier Negrete vuelve a adentrarse en la divulgación del mundo clásico para narrar, con su maestría habitual, cómo Roma pasó de ser una más entre las pequeñas ciudades de una comarca del centro de Italia a dominar todo el Mediterráneo y convertirse en un imperio cuyo recuerdo todavía sigue marcando nuestra cultura, nuestra política y nuestros ideales.
En Roma victoriosa no dará a conocer el origen de la ciudad, de los siete reyes, de la caída de la monarquía y de los primeros siglos de la República. Asistiremos a las vicisitudes de los primeros tiempos, cuando no sólo no estaba claro si Roma llegaría a ser grande, sino incluso si sobreviviría como ciudad. Después veremos a los romanos enfrentarse con el gran general Pirro, empezar su larga historia de conflictos con los galos y mantener dos guerras largas y terriblemente cruentas con Cartago. En el ínterin, comprobaremos cómo las legiones se fueron convirtiendo en la máquina militar que admiró y aterrorizó al mundo, apoyadas por los ingenieros que construían calzadas, túneles, acueductos y máquinas de guerra.Para terminar, la conquista de Grecia no supondrá un final sino un nuevo comienzo.

Roma Invicta
Esta historia comienza el año 146 a.C. cuando los romanos, tras añadir Grecia a sus numerosas provincias, emprendieron su tercera guerra contra Cartago. Los cartagineses se defendieron con uñas y acero pero nada pudieron hacer ante el poder imbatible de las legiones comandadas por Escipión Emiliano.Tras Cartago cayó Numancia; Mario venció a Yugurta y después se enfrentó a la amenaza de los misteriosos pueblos del norte; Pompeyo arrasó las riquezas de Oriente y César conquistó las Galias. Sin embargo, pese a su poderío allende sus fronteras, los romanos estaban sumidos en sangrientas luchas internas que sus enemigos no fueron capaces de aprovechar. Tras cada guerra civil, la República se levantó una y otra vez, siempre aumentando su autoridad, siempre ampliando sus territorios. La última de estas luchas fue un auténtico duelo entre dos titanes, Julio César y Pompeyo el Grande, que sacudió todo el Mediterráneo. Cuando las últimas llamas de aquel conflicto se apagaron, los romanos descubrieron que la República se había convertido en otra cosa: un Imperio. Esta es la amena crónica de los acontecimientos que provocaron la metamorfosis.

La gran aventura de los griegos
Pocos relatos han seducido tanto como los de Alejandro, Pericles, Troya o Salamina. El libro «La gran aventura de los griegos» los narra de una forma diferente. Ofrecemos un extracto del capítulo de la batalla de las Termópilas. La Razón
Siguiendo La gran aventura de los griegos se tiene, como en otros pueblos pero aquí mucho mejor documentado, un catálogo de la humanidad, de sus aciertos, sus vicios y sus miserias. COPE
La antigua Grecia se abre con este libro a todos los públicos.
Leónidas, rey de Esparta y comandante de los 300 espartanos que murieron en las Termópilas. Pericles, primer hombre de Atenas y campeón de la democracia. Alejandro Magno, el general más famoso de todos los tiempos que a los 33 años había conquistado el mayor imperio. Estos y muchos más, como Minos, Dracón, Temístocles, Pitágoras, Sócrates o Epaminondas, son algunos de los personajes más famosos de la historia universal, y son griegos.
Javier Negrete -uno de los autores españoles más reconocidos de novela- nos propone, cincuenta años después del magnífico libro de Indro Montanelli, un viaje único y para todos los públicos a la antigüedad griega. Divertido, a veces irreverente pero siempre riguroso, este libro nos adentra en las bulliciosas y caóticas calles de la Atenas clásica, nos pone a los remos de un trirreme en la batalla de Salamina, nos hace formar parte de los 10.000 de Jenofonte o admirar la grandiosidad de la Alejandría de los Ptolomeo desde su famoso faro.

Salamina
Siglo v a. C. La joven democracia ateniense se enfrenta a un terrible desafío. El gigantesco Imperio Persa pretende destruir Atenas y conquistar Grecia. En ese momento decisivo aparecerá un hombre, un genio, un visionario: Temístocles.
Él será el hilo conductor de esta deslumbrante novela que, cimentada en la historia, tiene el aliento de la tragedia y la fuerza de la épica. Desde la carga suicida de los atenienses en Maratón a la batalla de las Termópilas, pasando por la fabulosa ciudad de Babilonia, todos los hilos de la trama desembocan así en la jugada maestra de Temístocles: Salamina, la mayor batalla naval de la Antigüedad y el lugar donde se dirimió el futuro de nuestra civilización.
Javier Negrete recrea este momento irrepetible con un ritmo magistral y dota de vida a un elenco inolvidable de personajes, entre los que destaca Artemisia, reina de Halicarnaso, griega de nacimiento, aliada de los persas y cuyo corazón se convierte también en un campo de batalla inesperado.

La zona
Laura Fuster, experta en armas biológicas, debe viajar a Matavientos, en el sur de España, al corazón de un mar de invernaderos donde se hacinan miles de inmigrantes ilegales, para hacer frente a una epidemia que podría deberse a un ataque terrorista.
Al entrar en la Zona en cuarentena, descubre que la amenaza es mucho peor de lo que suponía. El virus es letal, actúa con una velocidad sin precedentes y vuelve a los enfermos extremadamente agresivos.
La investigación de Laura se convierte en una lucha por la supervivencia contra los infectados y también contra el poder de una gran corporación empeñada en que el oscuro secreto de la Zona no salga a la luz.

La hija del Nilo
En el año 48 a.C., una jovencísima Cleopatra, la última heredera de los faraones y de la sangre de Alejandro Magno, comparte el trono de Egipto con un hermano al que aborrece, Ptolomeo.
Muy lejos de allí, en Grecia, se decide el futuro de la república romana, encarnado en el enconado enfrentamiento de sus dos generales más carismáticos: Pompeyo y Julio César.
Alejandría se convierte en el escenario de este decisivo episodio en el que, finalmente, acabarán encontrándose los intereses y las pasiones de Cleopatra, una mujer dotada de una inteligencia excepcional y que gobierna con mano firme en un mundo de hombres, y de César, el estratega y político más brillante de su tiempo, decidido a convertir Roma en la ciudad más poderosa del mundo.


Amada de los dioses
Si el jurado del XXV Premio La Sonrisa Vertical decidió declarar finalista esta novela, y recomendar su publicación, sin duda se debió a la deliciosa manera en que en ella se entreveran la fantasía sensorial del erotismo y la realidad histórica de la Grecia clásica, los placeres humanos y las leyendas mitológicas del Olimpo, para trazar un fresco que habla a los lectores, sobre todo, de la soledad de la belleza.
Un tribunal ateniense se dispone a juzgar a Nerea, la extranjera, la cortesana, la bella desdeñosa. Mientras la voz del acusador retumba entre la asamblea pidiendo su muerte, Nerea recuerda... ¿Qué delitos ha cometido en realidad? Sus recuerdos se remontan a la lejana isla en la que nació y creció, y donde atisbó por primera vez los misterios del sexo al ver al dios Pan fornicando con una mortal: a partir de ese momento, se sintió tocada por una extraña gracia. Poco después fue apresada por piratas y llevada a Corinto, donde, convertida en esclava, la sabia Mírrina le enseñó el arte de dar placer y la convirtió en una joven refinada. Tanto, que pronto su fama se extendió por toda Grecia: sin duda era la amada de los dioses. Ya en Atenas, se codeó con Critias, Hipócrates, Aristófanes, mas, ay, quien le robó el corazón no fue otro que Alcibíades, el traidor... Cuando la clepsidra que marca el tiempo anuncia que ha de hablar la defensa, Nerea apenas oye nada: sí, era cierto, había conocido el amor de Zeus, de Afrodita y de otros dioses..., pero nadie supo nunca hasta qué punto era cruel ese amor inmortal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario