jueves, 10 de julio de 2014

Daniel Moyano

Daniel Moyano nació el 6 de octubre de 1930, en Buenos Aires. En 1934 su familia se traslada a las sierras cordobesas. En 1937, luego del fallecimiento de su madre, viaja a la ciudad de Córdoba, en dónde cursará sus estudios y trabajará de albañil.
En 1957 su libro de cuentos `Artistas de variedades` gana el concurso organizado por la Editorial Assandri, de Córdoba. En 1959 viaja a la provincia de La Rioja. Allí trabajará para el diario `El Independiente` e iniciará su carrera de periodista. En 1960 la editorial Assandri publica su libro de cuentos `Artistas de variedades`. Comienza a trabajar como corresponsal del diario Clarín en La Rioja. Es violinista del Cuarteto de Cuerdas y Orquesta de Cámara, y profesor en el Conservatorio Provincial de Música. En 1963 aparece, en Buenos Aires, su libro de cuentos `El rescate`, publicado por Burnichón Editor (reeditado en 2005 por Interzona Editora). En 1964 se publica su libro de cuentos `La lombriz`, con prólogo de Augusto Roa Bastos (Nueve 64 Editora). En 1966 la editorial Sudamericana, de Buenos Aires, publica su novela `Una luz muy lejana`. En 1967 se publican, en Buenos Aires, sus libros de cuentos `El monstruo y otros cuentos` (Centro Editor de América Latina) y `El fuego interrumpido` (Sudamericana). Recibe el Premio de Novela Primera Plana por su novela `El oscuro`, que Sudamericana publica al año siguiente. En 1969 trabaja como colaborador para la Revista Primera Plana.

La puerta y otros cuentos
La puerta
Los oídos de Dios
Cantata para los hijos de Gracimiano
Civilización y barbarie
El estuche del cocodrilo
El poder, la gloria, etc.
Hombre junto al muelle
La espera
La Tía Lila
María violín
Mi tío sonreía en navidad
Una guitarra para Julián

Dónde estás con tus ojos celestes
Un músico argentino viaja a España con el improbable propósito de hallar a una mujer que conoció en una remota y mágica tarde de su infancia. Pero no sólo la buscará entre las calles de Madrid y los pueblos de montaña, sino también en su memoria doliente, en su imaginación festiva, en su música.
La búsqueda de esta mujer que no conoce y que configura su fugaz y eterno acuerdo con el mundo, el fundamento de su existencia, es también el viaje de regreso del largo exilio de la incomprensión, dentro del cual se saldarán las deudas con los fantasmas del pasado.

Libro de navíos y borrascas
Como en una danza de marionetas tragicómicas en el fin del mundo, Daniel Moyano nos lleva a recorrer el desgarro del destierro del que todavía estamos volviendo. Pero su palabra es palabra que conjura, palabra de mago que celebra la posibilidad de la memoria, del encuentro más inverosímil y más real, entre nosotros y nuestra historia. Nada de nostalgia, rencor y revisionismo culposo, con sus páginas Moyano traza una línea de continuidad que atraviesa el denso silencio de aquellos años mirando directamente hacia el futuro

El vuelo del tigre
«El vuelo del tigre», última novela de Daniel Moyano, escrita en su tierra de La Rioja en el año 1975, es una fantasía contada por un viejo que busca dar una respuesta mágica a la violencia imperante en «las tierras calientes de América Latina» de que hablara Valle Inclán.
Hualacato es el nombre de un pueblo de un imaginario país en que sitúa su acción y que ubica entre «la cordillera, el mar y las desgracias». Moyano nombra la violencia con poético furor, casi surreal, y la conjura en busca de su extinción.
Es la respuesta a esa tragedia que padece el mundo y que encuentra para combatirla no la respuesta física, sino aquella que la palabra literaria es capaz de alumbrar: la magia, la ética, los valores escondidos todavía «en la nieve o en el barro».

El rescate y otros cuentos
Al día siguiente del golpe de Estado de 1976, Moyano fue detenido. Apenas liberado se trasladó a Madrid, donde murió el 1º de julio de 1992, a los 62 años. El desarraigo fue una experiencia clave en la vida de Daniel Moyano y, paralelamente, uno de los temas decisivos de su literatura. El exilio era sobre todo para Moyano distancia con la lengua.
Esta es una antología necesaria que recupera después de veinte años de ausencia en editoriales argentinas sus cuentos más logrados. La selección fue curada por su amigo Juan José Hernández quien recuerda en el prólogo: “En nuestros relatos, tan alejados de la literatura fantástica entonces en boga, había gente morena de rasgos aindiados, chozas con paredes de quincho, hirvientes de vinchucas, caserones de tres patios con aljibes y espaciosas cocinas donde al calor de las hornallas rituales se mantenía viva la antigua cultura del maíz. Para la literatura rioplatense éramos casi exóticos.”

El Trino del diablo
Hay un rasgo que caracteriza la narrativa de Daniel Moyano: la trascendencia que adquieren en ella los destinos individuales de sus personajes, proyectados como símbolos casi absolutos de la condición humana. En “El trino del diablo” ese ímpetu trascendente se reitera, pero inaugurando en la obra de Daniel Moyano un sesgo nuevo. “El trino del diablo” se presenta como una alegoría del vivir argentino sobrecogedora, burlona, unas veces profundamente dolorosa, otras veces irresistiblemente cómica. Esta novela enlaza el destino de La Rioja (ciudad creada en tierras tan áridas que en el acta de su fundación se ordenó indemnizar a “toda persona que bajo este cielo naciere”) con el de uno de sus hijos: Triclinio, violinista paupérrimo. Triclinio acude a la mítica Buenos Aires huyendo de la pobreza (o, más bien, impulsado por los suyos a huir de su pobreza) y para perfeccionar su técnica violinística. Buenos Aires se abre ante él como un mundo que se niega a cualquier explicación sensata: un mundo vertiginoso y caníbal que acaba marginándolo en una delirante villa miseria (“Villa Violín”) donde viven otros violinistas marginados, artríticos, fantasmales. Desfile de símbolos estremecedores, narración escrita con triste sonrisa, esta alegoría, con su pluralidad de significados, con su negativa a reducirse a cualquier fórmula simplista, alcanza la lúcida complejidad de las grandes obras literarias.

El Oscuro
Edición-homenaje de una novela que en 1968 recibió el primer premio el concurso Primera Plana / Sudamericana, en el que fueron jurados García Márquez, Roa Bastos y Marechal, y que consagró a su autor como uno de los grandes de nuestra literatura. Una historia donde convive lo siniestro y la soledad: su héroe es un oscuro jefe de policía despreciado hasta por su propia mujer, sumergido en una soledad en la que sólo lo acompaña su padre. El autor no lo condena ni exalta su lado siniestro, muestra su desviación sin dejar de percibir su humanidad. Dijo Roa Bastos: Moyano trabaja en profundidad un realismo que construye atmósferas sutiles que permiten comprender lo que está más allá de lo visible.

El monstruo y otros cuentos
Selección de cuentos realizada por el Centro Editor de América Latina
El monstruo
La puerta
La fábrica
Juan
Artistas de variedades
Una partida de tenis
El joven que fue al cielo
Los mil días
Nochebuena
El rescate
El milagro
La lombriz

Desde los parques y otros cuentos
Daniel Moyano deberá ser considerado como uno de los mayores cuentistas argentinos. El desarraigo, la marginación y el desamparo son temas que destellan en su narrativa. Sus protagonistas, niños y adolescentes huérfanos, pobladores acosados por la creciente, desterrados para quienes la ciudad será siempre extraña, observan perplejos el decurso de los días y se interrogan acerca de su identidad. El deseo de alejarse de la miseria y la brutalidad condiciona su huida a las ciudades donde tratarán, inútilmente, de ser otros. La postergación, la espera de algo que sucederá son los puntos de partida con que Moyano construye sus historias. A partir de los años 70 y, sobre todo, en el exilio, el tema del desarraigo se relaciona con la necesidad de recuperar la identidad colectiva, así, libros como El trino del diablo pueden ser leídos como una alegoría de la historia argentina. El paso por la cárcel y la recuperación de la figura del padre, la infancia como desdicha y la presencia constante de la música son componentes clave de sus relatos. Pavese y Kafka están en la superficie del realismo de Moyano, en lo hondo, está siempre el propio Moyano. Según Augusto Roa Bastos, Moyano procede “por excavación y no por acumulación, por la creación de atmósferas, de cierto clima mental y espiritual, más que por el abigarrado tratamiento de la anécdota”.
Artistas de variedades
Una partida de tenis
La fábrica
La puerta
El monstruo
Los mil días
El rescate
La espera
La columna
El perro y el tiempo
Mi tío sonreía en Navidad
Para que no entre la muerte
El estuche del cocodrilo
Golondrinas
Desde los parques

1 comentario:

  1. Todos los libros se descargan cliqueando sobre el nombre o sobre la imágen de la tapa

    ResponderEliminar