domingo, 29 de junio de 2014

Amy Tan

Amy Tan nació en Oakland, Califonia, en 1952, en el seno de una familia china emigrada a América pocos años antes. Aunque sus padres habían previsto que estudiara medicina, ella prefirió dedicarse a la literatura mientras ejercía como consejera en programas para niños discapacitados. Tras el éxito mundial alcanzado con su obra El Club de la Buena Estrella, llevada al cine por el director Wayne Wang, su excepcional capacidad narrativa se consolidó en La esposa del Dios del Fuego y las novelas para niños La dama de la luna y El gato siamés chino, entre otras. Sus ensayos e historias han aparecido en numerosas revistas y antologías literarias, y sus novelas han sido traducidas a más de veinticinco lenguas.

El club de la buena estrella
Cuatro mujeres chinas se reúnen regularmente en San Francisco para jugar al mah-jong, disfrutar de la comida china y contarse historias relacionadas con su pasado.
A la muerte de su madre, June Woo debe ocupar su puesto en esos nostálgicos encuentros. A partir de ahí, June no sólo redescubrirá la figura de su difunta madre, sino las diversas vivencias de esas valientes mujeres que se enfrentan al desinterés que sus hijas demuestran por su cultura de origen.
Un libro vigoroso y lleno de magia que nos descubre lo que puede unir y salvaguardarse entre distintas generaciones, entre dos conceptos de vida radicalmente distintos.

La esposa del Dios del Fuego
El encuentro entre dos culturas tan opuestas como la china y la estadounidense, es el tema central de esta obra. Guerra, silencio y violencia desde un Shangai mítico a una América vital.
Durante más de cincuenta años Winnie y Helen ocultaron sus peores secretos. Pero, cuando Helen está a punto de morir, Winnie decide contarle todo a su hija Pearl, incluso la terrible verdad que ignora la propia Helen. Así despega esta fabulosa historia que nos conduce desde Shanghai en los años veinte, a través de una China envuelta en guerras, hasta Estados Unidos, adonde llega Winnie en 1949.

La hija del curandero
Relato ambientado en el San Francisco contemporáneo y en la china de la primera mitad del siglo XX. La historia de dos generaciones de mujeres unidas por la herencia de la sangre y las cualidades inefables del amor.
La anciana LuLing intenta retener un pasado que se desvanece en su memoria y comienza a escribir todo lo que recuerda de su infancia y juventud en china. Una vida azarosa de leyendas, fantasmas, maldiciones y amores. También revive la historia de su amada nodriza muda y la de la aldea Corazón Inmortal, que albergaba los restos del hombre de Pekín.
Su hija Ruth, una escritora por encargo sumida en problemas de comunicación con el hombre que ama, empieza a sospechar que su madre está muy enferma. Entonces descubre los escritos de LuLing y se abre ante ella un pasado rico y revelador. Las páginas caligrafiadas de la anciana encierran una verdad íntima que nunca fue capaz de contar a su hija, pero que al mismo tiempo desea que ésta no olvide. en el transcurso de un año envuelto en brumas, entre una temporada de estrellas fugaces y la siguiente, madre e hija reconcilian sus historias y encuentran sus puntos en común.
Una historia inolvidable, que conjura el pesar de los sueños rotos, el poder de los mitos y la fuerza de ese amor que nos permite recobrar en la memoria aquello que hemos perdido en el dolor.

Un lugar llamado Nada
Un lugar llamado Nada es la historia de un fascinante viaje donde se mezclan las creencias étnicas milenarias y el escepticismo occidental con apuntes sobre arte y budismo, todo ello teñido de un atractivo colorido exótico y poblado de personajes singulares. Desde el pie del Himalaya en China hasta las selvas inexploradas de Birmania. La muerte, la incomunicación y el sentido del humor en forma de crítica inteligente se entremezclan con maestría en una historia sobre las consecuencias de la buena voluntad

El valle del asombro
1912, Shanghái. Violet es la hija adolescente de Lulu, la propietaria de una casa de cortesanas de lujo. Ambas mujeres serán víctimas de un engaño que las separará, llevando a Lulu de vuelta a San Franciso y convirtiendo a Violet en cortesana. Años después, Violet será también separada de su hija Flora, y así las tres mujeres comparten un destino que las lleva a confrontar sus pasados, a compartir secretos y deseos y a profundizar en la compleja relación entre madres e hijas.

Los cien sentidos secretos
Mientras está a punto de divorciarse, Olivia va contándonos la transformación que sufrió su vida cuando irrumpió en ella la extraña Kwan, su hermanastra, la hija que Jack Lee, su padre, había abandonado en China cuando emigró a Estados Unidos en la época de la revolución comunista. Kwan no podrá jamás distanciarse del mundo que la vio nacer y, con sus misteriosos «ojos yin», que le dan poderes para revivir, e incluso reencarnar, fantasmas reales y legendarios del pasado, pronto aparecerá ante los demás como un ser algo trastornado, como fuera de la realidad. No obstante, las historias que cuenta Kwan, y que van entreverando la narración de Olivia, fascinan e irritan a la vez a su hermanastra, enredándola en una espiral de sentimientos contradictorios. Pero, cuando las circunstancias conducen a las dos hermanas al pueblo natal de Kwan, en China, la magia, la violencia, el amor y la fatalidad de esas historias empiezan a adquirir relevancia y a generar imprevisibles y peligrosas consecuencias.

En contra del destino
Con el mismo espíritu y sutil humor que caracteriza sus novelas, Amy Tan ofrece un antídoto refrescante para las incertidumbres de hoy, observando cómo ocurren las cosas —en su vida y más allá—, y centrándose en el destino y todo aquello que se opone a su tiranía: las elecciones, las influencias, las atracciones, las actitudes y los accidentes afortunados.
Nacida en una familia que creía en el destino, Amy Tan siempre buscó caminos propios para dar sentido a su existencia. En esta obra, que reúne escritos de cariz autobiográfico, reflexiones, anécdotas, retazos de su vida y de la de sus ancestros, muestra al lector cómo eludió los estigmas y las hipotecas de su pasado y cómo creó su propio destino. Amy Tan habla de su familia, de los fantasmas que pueblan su ordenador, del espectro de la enfermedad, de la especial relación con su madre, de su grupo de rock con Stephen King y de los misterios que entrelazan fe y destino. Ya sea evocando anécdotas familiares, relatando sus viajes a China o describiendo los fantasmas de su imaginación que inspiran sus novelas, sus recuerdos ofrecen una visión íntima de una escritora de éxito cuya propia vida es tan mágica y esperanzada como su literatura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario