lunes, 5 de mayo de 2014

Jaime Barylko

Jaime Barylko - 1936 - 2002  - Escritor, ensayista y pedagogo argentino. Licenciado en Letras y en Filosofía
Barylko fue un experto en religiones comparadas. Con su prolífica obra logró trascender los límites de la Argentina. conquistó el mundo con notas, libros y artículos sobre los vínculos familiares. La formación de los hijos, la relación de las personas en la sociedad y la ética, los valores y hasta la moral fueron el leit motiv de muchos de sus escritos.

Los hijos y los límites
¿En qué consisten los límites? En eso, en delimitaciones del camino, en cercos protectores, en marcos contenedores y referenciales.
No son un fin en sí, son un instrumento para realizar fines. Cuando ellos están uno puede actuar y elegir. Hasta, si quiere, puede salirse del camino. También para salirse hay que conocer los límites.
Eso: los límites son para que pueda haber libertad. Justamente lo contrario de lo que podría pensarse: no cercenan la libertad, la otorgan.
Las rayas no son el camino, el camino está entre ellas, y dentro de ese estar entre ellas tú puedes elegir el ritmo, el movimiento, el desplazamiento, la velocidad, el rumbo, el qué, el cuándo, el cómo, y si quieres dejas de moverte, te detienes, y todo lo que tu fecunda imaginación te proponga. Lo puedes realizar sabiendo qué va adentro y qué va afuera de esos límites, de esas rayas. Y eliges.
Esa es tu libertad, y la tienes porque tienes límites.

Sabiduría de la Vida
En este libro Barylko expresa, con su estilo tan particular, lo más hondo de su humanismo. ¿Qué debemos hacer para vivir mejor? En busca de respuestas, el autor apela a las ideas de diversos y numerosos escritores y pensadores de todos los tiempos: Heráclito, Sócrates, Ovidio, Filón de Alejandría, Teresa de Jesús, Shakespeare, Dostoievski, Ortega, Heidegger, Martín Buber, Borges, Erich Fromm, Foucault, Eco, Feyerabend y muchos otros. `En momentos en que se cimenta la posibilidad de vivir más -sostiene Barylko- nos preocupa saber qué se hace con tanta vida, cuando al mismo tiempo abunda tanto vacío. Hoy que sabemos de todo, tan solo nos falta esto: saber-vivir. Sabiduría de la vida, de tu vida.`

La filosofía: una invitación a pensar
¿Qué es la vida?, ¿en qué consiste la libertad?, ¿cómo podemos ser felices?, ¿hay Dios?, ¿por qué existe el mal?, ¿quienes deben gobernar?, ¿la realidad es una ilusión de los sentidos?, ¿para qué sirve la moral?, ¿qué es la angustia?, ¿cuál es mi lugar en el mundo?, ¿por qué debemos morir?
Jaime Barylko propone un recorrido apasionante por la historia del pensamiento humano y un desafío insoslayable: volver a transitar la senda de los grandes pensadores en busca de las verdades esenciales. Una invitación a pensar para hombres y mujeres con vocación de filósofos.

El Hombre que esta solo y no espera
`Imagináte que ibas con alguien de la mano y de pronto encontrás que ya no hay mano alguna trenzada en la tuya. Estás suelto. Te soltaron y te quedaste suelto. La mano libre, pero vacía. Nada-nadie te tiene, ni te retiene, ni te contiene. Deberías ser feliz con tanta soltura. Y sin embargo... Estás solo. Resplandecientemente libre. Nadie te ordena. Sos vos. Nada te ata a nada, lo que se dice atar. Relaciones sí, simpatías, repulsas, y otras. Pero apasionadamente atado a favor o en contra de algo, de alguien, eso no, jamás. De eso nos hemos liberado, por fin. Nada de ataduras. Desatado. Libre. Suelto. No hay qué esperar, salvo un pleno en la lotería, un zarpazo en la Bolsa, o el viaje a Miami la próxima Semana Santa para hacer compras.` Hoy somos todos el hombre suelto, hacemos lo que queremos, aunque por ahí nos da algo así como la angustia, o el hastío, o la neura...Con el ácido humor y la ironía que le conocemos por sus obras anteriores, con capacidad para iluminar aspectos tan comunes y cotidianos que de tan cercanos no los vemos, el autor analiza nuestro estar hoy en el mundo. Hilando fino, Jaime Barylko no deja hilo suelto en la trama rota donde los sujetos, de tanto ansiar estar libres, están solos y ya no esperan nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario