jueves, 3 de octubre de 2013

Silvina Ocampo


imagenSilvina Ocampo Nacida en la ciudad de Buenos Aires en 1903. Muerta en Buenos Aires en 1994. 
Escritora argentina. Fue poetisa, cuentista, novelista y autora de teatro. Hermana de Victoria Ocampo, contrajo matrimonio en 1940 con Adolfo Bioy Casares. 
Se inició como escritora con el libro de cuentos Viaje olvidado en 1937, al que siguieron tres libros de poemas, Enumeración de la patria, Espacios métricos y Los sonetos del jardín. Con Espacios métricos, publicado en 1942 por la editorial Sur, obtuvo el Premio municipal en 1954. Obtuvo el Segundo Premio Nacional de poesía por Los nombres en 1953 y volvió a obtener una distinción en 1962 por Lo amargo por dulce, el Premio Nacional de poesía. En colaboración con Adolfo Bioy Casares publicó Los que aman, odian, en 1946 y con Juan Rodolfo Wilcock la obra de teatro Los Traidores, en 1956. Publicó en colaboración con Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares, la célebre Antología de la literatura fantástica, en 1940, y la Antología poética argentina, en 1941.


Cuentos Completos I
Hay un universo Silvina Ocampo, hecho de nostalgia y de asombro. Nostalgia por algo que jamás existió y que quizá ni siquiera entra en el terreno de lo posible. Asombro frente a una realidad lindante todo el tiempo con la fantasía y con los sueños.Hombres, mujeres y niños pueblan ese universo y lo saturan de equívocos, perv ersas relaciones de poder, falsas inocencias. El amor y el odio, lo trivial y lo extraordinario, más que como opuestos, se manifiestan como una sutil cuestión de matices. Pocos escritores han conseguido expresar así la cualidad de lo inapresable.La edición de la obra de Silvina Ocampo fue hasta e momento dispersa; su acceso, prácticamente imposible para las nuevas generaciones de lectores.

Cuentos Completos II
"Escribí durante mucho tiempo sin que se enteraran de que yo escribía, algo totalmente informal, libre, ni verso ni prosa -declaró una vez Silvina Ocampo- me parecía que no era apto para ser leído o mostrado, hasta que un buen día empecé a leérselo a alguien. Cuando me di cuenta de que conmovía, me lancé a una especie de dedicación; en lugar de ponerme a dibujar me ponía a escribir, pero no había un lenguaje para eso..." Estas palabras reveladoras podrían interpretarse como una clave de lectura. En efecto, la literatura de Ocampo produce la rara sensación de estar frente a algo totalmente nuevo, un mundo creado en el propio acto de escritura, cuya relación con todo lo conocido es sólo aparente. Un mundo onírico, engañoso, en el que los opuestos -candor y crueldad, placer y dolor, verdad e ilusión- conviven en una armonía tan improbable como inquietante. Algo así querría decir Victoria Ocampo cuando escribió: "lleva Silvina en las páginas de sus cuentos una atmósfera que le es propia, donde las cosas más disparatadas, más incongruentes, están cerca y caminan abrazadas, como en los sueños." Este segundo volumen de sus Cuentos completos muestra a Silvina Ocampo en la espléndida madurez de sus recursos narrativos. Con su publicación, Emecé pone a disposición del lector una de las obras más valiosas y singulares de la literatura argentina. "De las palabras que podrían definirla, la más precisa, creo, es genial" Jorge Luis Borges "Los cuentos de Silvina Ocampo subyugan y desarman al lector: lo hacen verse una y otra vez desprevenido ante unos textos irresistibles y anómalos, instalados en una suerte de ilegalidad que les permite remitirse a varios referentes posibles y a la vez negarse a todos ellos. Irreductibles, las historias de Silvina Ocampo incitan a una empresa de redescubrimiento que sólo podrá iniciar un lector ya de antemano y deliberadamente desprevenido, olvidado de rótulos y pactos de lectura consabidos. (...) Con su aire insidiosamente familiar, estos relato

No hay comentarios:

Publicar un comentario