domingo, 13 de octubre de 2013

Pat Conroy

El príncipe de las mareas
Tom Wingo, procedente de Carolina del Sur, debe dirigirse a Nueva York para ocuparse de su hermana Savannah, afectada por una profunda depresión. A partir de este viaje y del encuentro de Tom con la psiquiatra Susan Lowenstein, el autor nos presenta la fascinante historia de la familia Wingo, y pinta un cuadro compuesto por figuras, paisajes y costumbres propios del sur profundo. Un relato conmovedor.

El primer verano de nuestras vidas
En el verano de 1969 la madre de Leo King, directora de un colegio en Charleston, le encargó a su hijo el cuidado de los nuevos alumnos. Son alumnos que no comparten ni raza, ni carácter, ni clase social, pero forjarán una amistad que superará estas diferencias y que sobrevivirá esta etapa de su vida. Leo es un chico solitario que añora a su hermana mayor, que se suicidó. Sheba y Trevor son gemelos atractivos, exóticos y talentosos que viven con su madre alcohólica. Niles y Starla son huérfanos de orígenes muy pobres. Ike es el hijo del primer entrenador negro del colegio, y Molly y Chad los hijos de familias adineradas y esnobs. Se volverán a reunir veinte años después, cuando Sheba les pide que busquen a Trevor, que se está muriendo de sida

No hay comentarios:

Publicar un comentario