sábado, 10 de agosto de 2013

Barcos y Mariposas - Mariana Baggio - Música

Barcos y Mariposas 1


Mañana habrá calabaza asada,
mañana habrá calabaza.

Para agrandar la panza
a la vaca Clara
habrá papa, batata,
habrá albahaca barata.

Para la cabra habrá
tantas castañas,
nada la va a parar
hasta acabarlas.

Avanzará hasta la casa
cansada la bataraza,
masas, pasas manyará
nada más, pasar la tranca.

Nadará la rana
hasta alcanzar la parranda,
hará gárgaras saladas
para sanar la garganta.



El becerrito

La vaca Mariposa tuvo un terné
un becerrito lindo como un bebé.
Dámelo papaíto dicen los niños cuando lo ven nacer,
y ella lo esconde por los mogotes que no sé...

La vaca Mariposa tuvo un terné.
La sabana le ofrece reverdecer,
los arroyitos todos le tiran flores por el amanecer
y ella lo esconde por los mogotes que no sé...

Y los pericos van,
y el gavilán también
con frutas criollas
hasta el caney, para él,
y Mariposa está
que no sabe qué hacer,
porque ella sabe,
la suerte de él.

La vaca Mariposa tuvo un terné.



Canguro 

Salta, salta, salta el canguro,
salta muy alto, salta seguro.
Pero de tanto saltar sin parar
ya tiene ganas de descansar,
y vuelve a la bolsa de su mamá.



Son para niños antillanos
Letra: Nicolas Guillen - Música: Luis M. Pescetti

Por el mar de las Antillas
anda un barco de papel,
anda y anda el barco, barco
sin timonel.

De la Habana a Porto Bello
de Jamaica a Trinidad,
anda y anda el barco, barco
sin capitán.

Una negra va en la popa
va en la proa un español,
anda y anda el barco, barco
con ellos dos.

Pasan islas, islas, islas
muchas islas, siempre más,
anda y anda el barco, barco
sin descansar.

Un cañón de chocolate
contra el barco disparó,
y un cañón de azúcar, zucar
le contestó.

Ay mi barco marinero
con su casco de papel,
ay mi barco negro y blanco
sin timonel.

Allá va la negra, negra
junto, junto al español,
anda y anda el barco, barco
con ellos dos.



Piratas

Los piratas van a buscar
por aquí y por allá,
un tesoro que es de oro
y es difícil de encontrar.

Porque un barco que se hundió
escondido lo dejó,
pero tengan mucho cuidado
que anda cerca el tiburón.



Que no pare de tocar

Cuando llega el carnaval,
nos vestimos con colores.
Es la fiesta del lugar,
la fiesta de los tambores.

Venimos desde muy lejos
canturreando mil canciones,
sacudiendo bien el cuerpo,
taconeando en los tablones.

Y que no pare de tocar,
la murguita del lugar.

Por los dias de febrero,
mucha gente se prepara,
maquillandose contentos,
transformandose la cara.

La tristeza se adormece,
y se abren los callejones,
va pasando la murguita,
miren desde los balcones.

Y que no pare de tocar,
la murguita del lugar.



Ramona

Todas las mañanas
Ramona sube con sus ovejas
donde descansan las nubes.

El río está trayendo poco agua, piensa.
Abril es amarillo
y hace ruido cuando pisás las ramas.

Silba una melodía
siempre la misma,
una que silbaba su abuela.

Sube despacio,
silba y piensa,
adelante van sus ovejas

Arriba donde vive el silencio
nadie la espera.
Pero cada mañana, llega y regala al viento
la canción de su abuela.



Chacarera de la lata



El colectivo

Al colectivo se subió un señor
con tapado verde y nariz colorada,
con gorro amarillo, bufanda rayada,
botas marrones, medias estampadas,
camiseta, camisa, polera y saco,
guantes, tres bolsos, una gallina y un pato,
una planta con flores y una regadera,
paraguas, sombrilla, dos choclos y una pera.

Y todos nosotros que estábamos sentados,
empezamos a sentirnos un poco apretados.
El señor entraba pidiendo permiso
y yo al de al lado casi más lo piso,
no como el de barba, que no tuvo cuidado
y al flaquito rubio lo dejó aplastado.

De golpe me dí cuenta que estaba muy alto,
que al piso no llegaba ni con el zapato,
que estaba sentado en el hombro de un pelado
que a su vez estaba a upa de su hermano.
"Permiso" seguía diciendo el señor preocupado
(todavía el pato no le había entrado),
"Cuidado con las flores y con la zanahoria,
que son regalitos que compré para mi novia"

Medio colectivo estaba ocupado
con sus cachivaches todos apilados,
una que sabía hacer buenas piruetas
se colgó del techo para estar más fresca,
por suerte me faltaban sólo tres paradas,
yo ya me sentía una sardina enlatada.

Apunté hacia atrás buscando la puerta
y allí me di cuenta que no estaba nada cerca,
las cuadras pasaban y yo no avanzaba,
estábamos llegando a la que era mi parada.
Entonces fue que tuve una gran idea:
usar de trampolín a la regadera.
Doblé las rodillas, abrí las ventanillas,
me zambullí fuera hacia la vereda.

Pero como el salto que pegué fue tan alto
aterricé en la rama más alta de un árbol.
Y como justo era un árbol de ciruela
me quedé allá arriba tomando la merienda.
No estaba solo, tenía compañía,
sin querer me había traído a la gallina.
Espero me perdone el señor del colectivo,
yo no tengo la culpa de que él lleve tanto abrigo.



Una noche de luna llena

Vino una bruja y se acercó a la ventana,
de un chico que se llamaba Manuel.
Vino con su escoba y embrujó a casi todos,
casi todos los juguetes de Manuel.

Era una noche de luna llena y aullaban los lobos...

Uno de los juguetes que era Frankestein,
quiso morder a Manuel.
La torre de cubos se hizo muy alta,
temblaba y se empezó a caer.

Tatina, la muñeca que se olvidó en la pieza su hermana,
lo asustó con una risa muy rara.
Era una noche de luna llena y aullaban los lobos

...La bruja malvada, con seis granos en la cara,
se divertía asustando a Manuel.
Pero mientras volaba a toda velocidad,
por torpe, se chocó contra la pared.
Su escoba parecía un acordeón destartalado
y sus pelos unos cables pelados.
La bruja medio mareada, salió por la ventana,
haciéndose la disimulada.
Manuel y los juguetes , ya deshechizados,
se abrazaron porque se volvían a querer.
Como no pudieron volver a dormirse,
se quedaron a ver el amanecer

Era una noche de luna llena ...



Candombe

Candombe de los negros,
candombe de Uruguay,
que se venga todo el mundo
que se acerquen a bailar.

Cuando suenan los tambores,
cuando empiezan a llamar,
nadie se queda en su casa,
nadie se puede quedar.

Qué linda que está Tomasa
A quién querrá enamorar?
Lucio esta solterito
y no la deja de mirar.

No me diga señora
que la esta pasando mal,
esta noche sus zapatos
se terminan de gastar.

Candombe de los negros..
Hasta la luna vino
a esta fiesta para mirar,
dice que hoy todita
la noche entera se va a quedar.

Toribio está con sueño,
pero igual no se va a dormir,
toma helado, tira espuma,
baila al son del tamboril.

Candombe de los negros..



Barcos y Mariposas 2


Que espere, que espere,
que espere el tren,
que me deje ver el pez.
Denme lentes, déjenme ver
este pez que es excelente,
de frente es verde, se le ve,
de revés es celeste.
Bebe té el tres del mes,
el trece bebe leche.
Se mete en el retrete del nene,
debe querer que refresque.
Emerge del detergente,
¡qué pez demente!
Que espere, que espere,
que espere el tren,
que me deje ver el pez.
¿Querés que le dé merengue?
¿querés que le lleve pebete?
Merece que se le respete,
este pez es decente.
Que espere, que espere,
que espere el tren,
que me deje ver el pez.



Molino

Molino, sos el único a quien el viento no despeina.
A mí me vuela los pelos tanto,
que termino pareciendo un pulpo nadando...

Molino, sos el único a quien el viento no despeina.
A mí me vuela tanto los pelos,
que termino pareciendo un plumero viejo...

Y espero a que vuelva, para ver si me peina.
Y espero a que vuelva para verte dar vueltas.

Molino, sos el único a quien el viento no despeina.
A mí los pelos se me vuelan,
y termino pareciéndome a una palmera...

Molino, sos el único a quien el viento no despeina.
A mí el pelo me lo deja así,
y termino pareciéndome a un puercoespín...

Y espero a que vuelva, para ver si me peina.
Y espero a que vuelva para verte dar vueltas.



Los exploradores

Los exploradores van por la selva
buscando cocodrilos, tigres y culebras,
van con cuidado mirando muy bien,
no saben por dónde pueden aparecer.

De golpe se escucha un sonido muy fuerte,
igual no les importa porque son valientes.
Aunque pensándolo un poco mejor,
mejor que se escondan que viene un león.

De golpe se escucha un sonido muy suave,
igual no les importa porque parece un ave.
Aunque pensándolo más en caliente,
mejor que se escondan que es una serpiente.



Luna Lanar

Con la lana tejí la luna
y fue una luna lanar,
la lana tenía un nudo
y fue en la luna un lunar.

Lana lunera,
luna lanar,
luna redonda
te vi sobre el mar.

En el mar se mojó la luna,
y de blanco se tiñó el mar,
y el beso que vos me diste
fue un beso de luna y sal.

Lana lunera,
luna lanar,
luna redonda
me hiciste cantar.



Los chitas

Los chitas son muy rápidos, más rápidos que todos,
más que los leones, mucho más que los monos.

Los chitas son los más veloces del planeta,
no los alcanzás ni andando en bicicleta,
ni con una patineta, ni corriendo con chancletas.



Agua

Agua fresca para la hora de la siesta...
Agua de pozo para salpicarte un poco.
Agua salada para la mañana...
Agua en cucurucho para salpicarte mucho.

Agua muy fría para el mediodía...
Agua de bidón para salpicarte un montón.
Agua en botella para cuando hay estrellas...
Agua de balde para recontra empaparte.

Corré que te mojo
te voy a alcanzar
no vale enojarse
porque es carnaval.



Los dos loros Cuento





De los dos loros del organillero,
uno anda siempre parado en su sombrero,
es obediente y es buen compañero
hace su trabajo, es un loro serio.

Pero, ay... el otro...
cuando abre la boca,
seguro que una señora se enoja
cuando le dice:
-“Pelada, cara de mermelada”
cuando le dice:
-“Oiga, che, pelada,
¡tiene usted cara de mermelada!”

Loro chismoso, loro pulgoso,
te vas volando porque sos miedoso,
ya vas a ver con mi marido
cuando te agarre desprevenido



Pregón de las flores

Yo ya me voy con las flores,
antes de que estén marchitas,
las llevo de las mejores
pa’ las muchachas bonitas.

Llevo rosas, llevo rosas para las mozas,
margaritas, margaritas pa’ las bonitas.

Yo ya me voy con las flores,
amarillas, rosaditas,
de viejos ríos cantores,
cortadas de la orillita.

Llevo rosas, llevo rosas para las mozas,
amapolas, amapolas para las solas.

Yo ya me voy con las flores,
antes de que estén marchitas,
las llevo de las mejores,
pa’ las muchachas bonitas.

Azahares, azahares quita pesares,
llevo rosas, llevo rosas para las mozas.



Una canción que no rima

Esta canción no rima,
digo cualquier cosa:
tomo mate,
tengo hipo,
hago la vertical.

Son las seis de la tarde,
me pongo las medias.
¡Uy mirá: en la taza hay una hormiga!
los cucuruchos no tienen pelo.

Hoy es domingo,
hablo por teléfono inalámbrico.

Ay qué sueño...
me voy a ir a dormir,
pero antes...
me gustaría cantar una canción.

Una canción que no rime,
que diga cualquier cosa,
que tome mate,
que haga la vertical.

Que se ponga las medias
a las seis de la tarde,
que se dé cuenta que los cucuruchos
no tienen pelo,

que hay una hormiga en la taza,
que hable por teléfono el domingo,
y que cuando tenga sueño
se vaya a dormir
cantando una canción.

Esta canción no rima...



El Pozo

Un señor hizo un pozo tan hondo
que nunca llegaba al fondo.
Encontró un montón de cosas,
agua, caracoles, piedras hermosas.

Pero un día salió de adentro
un señor que hablaba en chino,
llevaba en la mano una pala
y se lo veía un poco perdido.

Es que el pozo fue tan profundo
que había llegado al otro lado del mundo



El Pescador

Va subiendo la corriente
con chinchorro y atarraya,
la canoa de Bareque
para llegar a la playa.

El pescador
habla con la luna,
habla con la playa,
no tiene fortuna,
sólo su atarraya.

Regresan los pescadores
con su carga pa’ vender,
al puerto de sus amores
donde tienen su querer.

El pescador...

No hay comentarios:

Publicar un comentario