martes, 9 de julio de 2013

Mario Puzo

imagenEscritor y guionista, nació el 15 de octubre de 1920 en el barrio neoyorkino de Hell`s Kitchen (La cocina del infierno), en la isla de Manhattan. Falleció en Long Island el 2 de julio de 1999. Escritor sobre la mafia, su obra El Padrino le otorgó fama internacional, y fue convertida en una de las mejores peliculas de la historia por Francis Ford Coppola, guionizada por el propio Mario Puzo.






El Padrino (Completo)
La Mafia es una sangrienta organización criminal, en aras obviamente de espurias bonanzas económicas e incluso sociales, que de Sicilia y todo el sur de Italia, se trasladó a los Estados Unidos merced a la inmigración, y, especialmente, a la ciudad de Nueva York. Puzo podría presentar tan sólo los aspectos de la trama de la organización -los asesinatos, la corrupción legal, etc- pero, en verdad, exhibe específicamente en la persona del Don, del Padrino, un código peculiar de conducta y de reflexión ante la vida, reprobable y punible, es cierto, pero que causó cierto mentís de admiración en el público lector y cinematográfico, ante el apego, en esencia, a los decaídos valores familiares que muchos creyeron añorar gracias a la saga Corleone. No se trata solamente, pues, de la ficción, claro que basada en sangrientos hechos reales, de un simple comportamiento agresivo y criminal, además de ello, es toda una normativa disidente con la sociedad, a veces contando con ella a veces no.
El Don nace en Sicilia, pero de joven emigra a Nueva York. Puzo nos lo describe con un carácter serio, reservado y, sobretodo, reflexivo. Contrasta la actitud familiar, la campechanía inteligente, con los hechos crueles en su pura desnudez, con los asesinatos y las influencias corruptoras. En efecto, en este relato, el mal no es convencional, no es absolutamente negro, es, si se quiere, aunque nunca banal, sí demasiado humano. El criminal, el delincuente, también tiene sus simplezas y sus actitudes ortodoxas, sociales, acaso bondadosas. Es cariñoso con su familia, de conversación razonable y, en apariencia, amena y nunca amenazante.
Vito Corleone se hace Don, padrino, poco a poco y, como él mismo lo hubiera dicho, igual que si tuviera el destino ya trazado. Se junta con unos mafiosos y, ascendiendo en el respeto del hampa y contando con la inmovilidad de las instituciones, entonces se hace dueño de la familia más importante de la ciudad. Pasan los años y Don Vito es anciano, el novedoso tráfico de drogas requiere nuevos horizontes mentales, nuevos emprendimientos transgresores, y, ante los hampones que bogan por el nuevo negocio, el anticuado Vito se enzarza en una guerra de los bajos fondos que culmina con el asesinato de su propio hijo mayor y el pedido de paz. En la reunión al efecto, aparentemente derrotado, el Don promete que no hará nada contra sus antiguos enemigos. Muere y la venganza, en efecto, la realizará el otro gran carácter de la novela, el hijo menor del padrino: Michael.
Michael podría representar cómo un individuo no puede, muchas veces, separarse de su propio grupo, de su rebaño social y además étnico. En la novela, también en la famosa película de Cóppola, asistimos al camino de Michael Corleone de pacífico joven, fiel a los Estados Unidos, a la obediencia de su sino mafioso y criminal, de cómo debe hacerse cargo de los negocios de la Familia, y ejecutar incluso las venganzas que el Don no había podido hacer para cumplir su palabra. Así la contracultura de la organización permanece, se revitaliza, de generación en generación, de padre a hijo.

El último Don (Completo)
El poder no lo es todo. Es lo único.
Ésta es la historia de la última gran familia de la Mafia, los Clericuzio. Un año después de cometer el acto más salvaje de su vida, Don Clericuzio, el último Don, decide que la
nueva generación, la de sus nietos recién bautizados, viva libre de la carga criminal de la Mafia. Desde su espectacular jardín de Long Island, el Don controla negocios de Las Vegas y de Hollywood con los que puede legitimar su fortuna.
Sin embargo, existen dos problemas que el Don no puede ignorar. Primero, sólo hay una cosa que la familia Clericuzio sepa hacer bien: matar. Y segundo, que el mundo ya no es tan sencillo: hay honor entre ladrones y maldad entre hombres supuestamente honorables.

Omerta (Completo)
Don Raymonde Aprile se retira de la Mafia tras haberle dedicado toda su vida.
Sus tres hijos han crecido ajenos a los oscuros negocios que ha llevado y, para mantenerles así­, decide ceder el relevo al joven Astorre, a quien adoptó años atrás para formarlo y convertirlo en su mano derecha.
Kurt Cilke, agente del FBI, ha obtenido un éxito sin precedentes al lograr convencer a algunos mafiosos emblemáticos de violar la omertá ( pacto de silencio y de honor en la Mafia siciliana), a cambio de protección federal. Mientras el FBI concentra sus fuerzas en erradicar el crimen organizado, Astorre y los Aprile se debaten entre la compasión y la venganza.

Salvatore Giulano el Siciliano (Completo)
El padrino de America le ha encomendado una mision imposible: sacar de Sicilia, sano y salvo, a Salvatore Giuliano, a quien el ejercito y la policia buscan infatigablemente por toda la isla. Michael Corleone lo intentars, pero las conspiraciones, los intereses creados, la violencia y, sobre todo, la traicion, resultan unos enemigos dificiles de vencer.

Los Borgia (Completo)
Mientras la peste negra asolaba Europa, una nueva cultura empezaba a florecer en las ciudades y se iniciaba una época de esplendor para las artes, las letras y las ciencias. En Roma, la restauración del trono papal único auguraba una nueva etapa de poder y fausto, pero la corrupción amenazaba a la Iglesia. Altos mandatarios eclesiásticos visitaban los burdeles, mantenían a varias amantes, aceptaban sobornos y comerciaban con las bulas. Así era la vida en el Renacimietno. Así era el mundo de Alejandro VI, el Papa Borgia, y de sus hijos César, Juan, Lucrecia y Jofre. Ésta es su historia, el retrato fascinante de una familia cuya ambición y sed de poder la llevaría a la cima del mundo, y la crónica del alto precio que pagaron por ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario