lunes, 3 de junio de 2013

Richard Bach

imagenNació en Oak Park, Illinois, Estados Unidos en 1929. Hijo de Roland Robert y Ruth Helen Shaw. Siendo apenas un niño sus padres se mudan a Long Beach, California, donde el pequeño asiste regularmente al Long Beach State College. En 1955 se gradúa en la Universidad del estado como mecánico de fabricación de aviones y de estaciones generadoras de energía. En 1957 se convierte en piloto de la Fuerza Aérea Norteamericana donde se mantiene en servicio activo hasta 1962. Por estos días inicia también su carrera de escritor realizando artículos para revistas especializadas en aviación. En 1963 se convierte en editor de la revista Fliying. Durante su carrera como piloto desempeña todos los oficios del ramo: instructor de vuelo, piloto de Charter, mecánico de aviación en Iowa. En 1970 tiene el cargo de presidente de la aerolinea Trans-creature. Allí trabajó, además, como piloto acrobático en la Creature Enterprises. Inc. Acerca de sus dos oficios escritor y aviador ha dicho. ¨Volar es mi religión, es la única forma que tengo de aproximarme a la verdad¨. Y de su actividad creadora escribe en uno de sus libros: Cuando compré mi primera máquina de escribir, prometí que nunca escribiría sobre cosas en las cuales no estuviera verdaderamente interesado. Hoy me siento tranquilo de no haberme separado de aquella promesa. En 1974 actúa como piloto de espectáculos aéreos y en 1975 se vincula a la Universidad de Embry Riddle como instructo de filosofía del vuelo. Entre los títulos que ostenta se pueden citar: piloto de vuelos comerciales, instructor de vuelo, y su hoja de vida supera ampliamente el registro de las 3000 horas. Los aviones y la escritura han sido sus dos grandes pasiones. Según él, todos los pilotos de aeroplanos conocen el mismo lenguaje, al punto de descifrar el silencio, pues todos se enfrentan al mismo viento y a las mismas tormentas. Actualmente vive en Iowa con su esposa y sus cinco hijos: vuela aviones de su propiedad y participa en torneos aéreos. Ha ganado multitud de premios literarios en Estados Unidos y en Europa. Su nombre se conoce en todo el mundo, desde Ciudad del Cabo (Africa) hasta la Patagonia, desde Pekin hasta Alaska. Bach es un clásico de los best-sellers mundiales.

Biplano (1966)
Cuando Richard cambia su flamante Fairchild 24 de 1946 por el Detroit-Ryan Speedster modelo Parks P-2A de 1929, auténtica pieza de museo, el último biplano de los 8 construidos de este modelo que mantiene condiciones de vuelo, ya ha decidido que lo va a pilotar hasta casa y que ese viaje le permitirá acostumbrarse a su nuevo avión. Lo que todavía no sabe es cuántos viajes distintos va a emprender a la vez. El viaje a casa, atravesando de oeste a este los Estados Unidos, esquivando los aeropuertos de las grandes ciudades con sus pistas de cemento y buscando las pequeñas pistas de hierba con la orientación apropiada para evitar lo más posible el viento cruzado al tomar. Conociendo algunos personajes a los que no les importa echar una mano a un desconocido y descubriendo que se puede disfrutar tanto del viaje en si mismo como de lo que nos espera al llegar.
Un viaje en el tiempo que le llevará ocasionalmente a 1929, la época en que el viejo biplano, entonces recién salido de fábrica, sin radio ni ayudas a la navegación atravesaba campos y desiertos guiándose unicamente por las vias del tren y caminos de tierra, rozando las puntas de la hierba y las copas de los árboles con sus neumáticos.
Otro viaje a través de su propia vida y experiencias, durante el cual y para su asombro descubrirá que un viejo biplano, 5 cilindros y su helice girando a 1750 rpm en el morro tiene mucho que enseñar sobre el vuelo a un experimentado piloto capaz de manejar todo tipo de aparatos, desde aviones comerciales a reactores militares y helicopteros

Juan Salvador Gaviota (1970)
Hay quien obedece sus propias reglas porque se sabe en lo cierto; quien expresa un especial placer en hacer algo bien; quien adivina algo más que lo que sus ojos ven; quien prefiere volar a comprar y comer. Todos ellos harán amistad duradera con Juan Salvador Gaviota. Habrá también quienes volarán con Juan Gaviota por lugares de encanto y aventura, y gozarán como él de una luminosa libertad. Para unos y otros será una experiencia que jamás olvidarán.

"El don de volar" es una recopilación de los cuentos escritos,a manera de diario, por el autor desde 1959 hasta 1972.

Ningún lugar está lejos (1976)
Esta obra habla sobre el valor de la amistad, sobre la permanencia de las personas que amamos, aun cuando ellas no esten en el mundo terrenal que conocemos, o cuando las mismas se encuentran a gran distancia de nosotros

Ilusiones (1977)
En el espacio aéreo sin nubes que se extiende entre los campos de maíz de Illinois, un hombre deposita su fe en la hélice de su biplano. Para ese piloto, la fe es tan real como un depósito lleno de gasolina y las chispas que saltan de los cilindros… hasta que se encuentra con Donald Shimoda, un antiguo mecánico que se define como un mesías y es capaz de lograr que las penas desaparezcan y que la imaginación remonte el vuelo.

El puente hacia el infinito (1984)
Un alma gemela es alguien que tiene cerrojos que pueden ser abiertos con nuestras llaves, y llaves capaces de abrir nuestros cerrojos. Cuando nos sentimos lo bastante seguros para abrirlos podemos ser, completa y sinceramente, como en verdad somos... . En El puente hacia el infinito Bach narra su propio camino hacia el amor, hacia su alma gemela

Uno (1988)
Uno nos conduce, a través de un viaje metafísico, hacia el pasado y el futuro, a un reino situado más allá del tiempo y el espacio, un escenario de mundos y vidas infinitos. Richard Bach plantea preguntas trascendentales y ofrece respuestas hermosas y llenas de esperanza: que todos tenemos el poder de elegir los caminos de la paz, la fraternidad y el amor, y la capacidad de vivir respetando la naturaleza y en armonía con el universo

Al otro lado del tiempo (1993)
Al otro lado del tiempo narra una aventura en la que el propio Bach, preocupado por resolver unos problemas de diseño de su Piper Club, cruza de pronto las fronteras del tiempo y el espacio. En 1923, en un mundo paralelo, existe un fabricante de aviones experto en solucionar problemas técnicos. Pero ése es, además, un mundo diferente en el que la historia ha tomado otro rumbo, un lugar más humano en el que reinan la creatividad y la imaginación. Allí le espera una misteriosa musa, Laura Bristol, una hermosa mujer que le enseñará grandes verdades sobre la vida y el conocimiento. Un imaginario que muestra las posibilidades de volar hacia un mundo más humano

Alas para vivir (1995)
Si hoy el niño que alguna vez fuimos nos preguntara qué es lo más importante que hemos aprendido a lo largo de nuestra vida, ¿qué le responderíamos? El autor aborda asombrosas ideas acerca de preguntas milenarias como: ¿quiénes somos? ¿Qué queremos hacer con nuestra vida y por qué no lo estamos haciendo? ¿Es indispensable que seamos víctimas de las circunstancias, y no sus amos? ¿Cómo aprendemos a amar? Alas para vivir es una suerte de diario en el que se combinan recuerdos de infancia y pensamientos sobre cómo encontrar un sentido a la vida.

Crónicas de los hurones I. En el mar (2002)
Aunque muchos humanos lo ignoran, en los confines de todos los mares las patrullas de salvamento de los hurones surcan las aguas del mundo. Igual que hay personas encargadas de rescatar barcos a la deriva y salvar vidas humanas, son los hurones quienes rescatan a los animales que corren peligro en el mar. Entre todos los hurones valerosos sobresale la capitana Bethany Hurón. Bethany y su tripulación miden los días por tormentas, por barcos rescatados y por vidas animales salvadas. Animados por el rugir de los motores y las deslumbrantes luces de los focos, se enfrentan al oleaje y al viento ensordecedor para rescatar criaturas deseperadas de ls oscuras aguas nocturnas. En estos casos, sólo la valentía de los hurones separa la vida de la muerte. Richard Bach nos deleita con estas narraciones sobre la importancia de los ideales y del trabajo en equipo, ofrenciendo un retrato lleno de vitalidad a quienes creen que la vida es el don más precioso.

Nada es azar
En este libro, otro de los clásicos del autor, Richard Bach relata un verano excepcional que pasó con dos amigos en los años sesenta. Con dos pequeños aeroplanos y un paracaídas, ofrecían viajes por el interior de Estados Unidos a cambio del dinero para el combustible y la comida. Dormían bajo las alas de sus biplanos, y ha cían una vida sencilla y en contacto con la naturaleza. La experiencia les permitió aprender unas cuantas cosas sobre la amistad, el destino y aquello que nos hace humanos, resumidas en la última y significativa frase del libro: «Los problemas son para solucionarlos, la libertad para comprobarla, mientras conservemos la fe en nuestros sueños, nada nos sucederá por simple azar.»

No hay comentarios:

Publicar un comentario