viernes, 5 de abril de 2013

Ray Bradbury

imagenRay Douglas Bradbury nació en Waukegan, Illinois (Estados Unidos), el 22 de agosto de 1920, hijo de Leonard Spaulding Bradbury, dedicado a instalar líneas telefónicas, y de Esther Marie Moberg. Sus progenitores bautizaron a Bradbury con el nombre de Douglas en homenaje al famoso actor de cine Douglas Fairbanks. 
En su niñez Ray se trasladó, por cuestiones laborales de su padre, a vivir en varias ocasiones a Tucson, en Arizona. Finalmente, en 1934, la familia Bradbury se trasladó a California, residiendo en la ciudad de Los Ángeles. 
Después de terminar el instituto en 1938, en donde solía realizar actuaciones teatrales, Bradbury abandonó los estudios para convertirse en autodidacta y dedicar su tiempo a la lectura y a escribir, publicando sus primeros relatos cortos, como `Hollerbocher`s Dilemma`, texto publicado en la revista `Imagination`. Al mismo tiempo que comenzaba su carrera como escritor vendía periódicos en la ciudad angelina. 
Algunas de las publicaciones en las que vio publicados sus relatos fueron `Futuria Fantasia` (su propia revista), `Spaceways`, `Super Sciencie Stories`, en donde por primera vez le pagaron por un relato llamado `Pendulum`, aparecido en 1941, `Weird Tales`, o `Best American Short Stories`, en donde en 1945 apareció `The Big Black and White Game`. 
En esta época solía emplear variados seudónimos, como Ron Reynolds, Guy Amory, Anthony Corvais, Omega, Briand Eldred, Edward Banks, e incluso empleando el nombre de su padre, Leonard Spaulding. Más tarde también emplearía Douglas Spaulding. 
En 1946 Bradbury conoció a Maggie McClure, quien trabajaba en una librería. Un año después Ray y Maggie contrajeron matrimonio, el cual duraría hasta el 2003, año en el cual falleció Maggie. 
La colección de relatos `Carnaval negro` (1947) sacó a Bradbury del anonimato literario. Posteriormente triunfaría con `Crónicas marcianas` (1950), fabulación sobre la colonización del planeta rojo, `El hombre ilustrado` (1951), `Las doradas manzanas del sol` (1953) o `Fahrenheit 451` (1953), el título más popular de su bibliografía, ambientado en una sociedad que prohíbe los libros. 
Con estos títulos Ray Bradbury logró ser reconocido por sus novelas de ciencia-ficción y fantasía, estableciendo miradas bastante sombrías y críticas sobre el devenir de la sociedad humana, a las que no le faltan trazos líricos en una exposición que suele fustigar la desproporción tecnológica, las desigualdades y el totalitarismo. 
Por sus trabajos recibió diferentes premios como el O. Henry Memorial o el galardón Benjamin Franklin.

La niña que iluminó la noche - Ray Bradbury 
Contado con un lenguaje poético en más de un sentido, esta es una historia que rescata, para los niños, la riqueza de la noche y sus habitantes. Aporta elementos útiles para enfrentar los miedos nocturnos, comunes en la infancia, partiendo de la revelación de que es posible descubrir las luces que encierra la oscuridad.

Las doradas manzanas del sol, 1953 (Completo)
Veintidós relatos, todos encantadores. Desde relatos de pequeñas ciudades, naves espaciales, e incluso serpientes marinas, Bradbury conjura poderosas imágenes para asombrarnos, algunos con giros asombrosos, otros no, pero todos y cada uno poseen cierto encanto. Desde el primer relato el lector es transportado al universo ilimitado de Bradbury; no en una realidad mundana, sino en fantásticos viajes a través del tiempo y del espacio. Esta particular colección fue originalmente realizada en 1953, y sigue manteniendo su actualidad; y es aquí donde reside lo maravilloso de este libro, que trata sobre la gente y los sentimientos.

El árbol de las brujas, 1972 (Completo)
Como cada año en la noche de Halloween, un grupo de niños se disfrazan y salen a la calle para pedir premio o prenda. Cuando van a buscar al último chico de la pandilla, Pipkin, lo encuentra alicaído, y éste les pide que le esperen en la casa Fantasmal de la Cañada. Allí les aguarda un peculiar personaje que les descubrirá los orígenes de la fiesta de Halloween.

Fábulas Fantásticas, (Completo)
Las Fábulas fantásticas de Bradbury suceden en un curioso y macabro museo. Y durante un viaje al centro del Sol. O cuando un hombre lucha contra su propio esqueleto. O cuando otro pasea todas las noches por su barrio hasta que algo lo impide. O si una mujer desprende un calor sofocante.
El siguiente en la fila - Esqueleto - El peatón - El gran incendio - Las doradas manzanas del sol


Sol y sombra

Fantasmas de lo nuevo
En esta colección de dieciocho relatos, Bradbury lleva al lector de viaje por el espacio y el tiempo, a dimensiones ilimitadas del futuro y a territorios inexplorados del pasado.Los temas más celebrados de Ray Bradbury reaparecen en esta nueva colección con una renovada vitalidad: el tiempo ambiguo, ilusorio, intimidante; l os automóviles, a veces destinados a complacer instintos destructivos; las máquinas, respuestas a las esperanzas y necesidades del hombre y también inesperadas y graves amenazas. En 'El motel de la Gallina Inspirada' hay demasiados muertos en la carretera; en 'Canto el Cuerpo Eléctrico' un automóvil atropella a la abuela-robot que tiene una posible segunda oportunidad como guardiana protectora. 'Viento de Gettysburg' cuenta la historia de un segundo Lincoln, resucitado en facsímil, lo que implica la resurrección de su asesino. En 'Llamada nocturna', Emil Barton ha estado viviendo sólo en Marte durante sesenta años, cuando de pronto alguien lo llama por teléfono, él mismo, Emil Barton de joven, el que ideó la posibilidad de una voz descarnada. Barton intenta salir de este solipsismo electrónico; siente que el pasado está devorándolo. En 'La ciudad perdida de Marte' nos reencontramos con Sam Parkhill y el capitán Wilder, personajes de Crónicas marcianas, de visita en una ciudad mecanizada, un asombroso parque de diversiones donde cualquier sueño puede ser cierto, y también mortal

Conduciendo a ciegas
En estos veintidós relatos, Bradbury nos transporta una vez más a estos lugares increíbles, los destinos del corazón, revelados como no los hemos visto nunca antes, ni en la luz brillante del día ni en la oscuridad de la noche. Inolvidables excursiones a lo fantástico, viajes gloriosos a través del tiempo y la memoria, intercalados con extraños e inesperados desvíos a lo incomodo y desconcertante, donde las sorpresas esperan detrás de cada curva y más allá de cada mojón

Las maquinarias de la alegría
Al margen de sus títulos más conocidos, Bradbury trasciende a la ciencia ficción y nos ofrece esta colección de relatos donde resalta lo fantástico en lo cotidiano y nos muestra su lado más humano, poniendo mayor énfasis en la gente y en sus reacciones.

El pais de octubre
El país donde siempre está haciéndose tarde. El país donde las colinas son niebla y los ríos neblina; donde el mediodía pasa rápidamente, donde se demoran la oscuridad y el crepúsculo, y la medianoche no se mueve. El país que es principalmente sótanos, subsótanos, carboneras, armarios, altillos, y despensas alejadas del sol. El país que habita gentes de otoño, que sólo tienen pensamientos otoñales. Gentes que pasan por las aceras desiertas con un sonido de lluvia..

Crónicas Marcianas
Esta colección de relatos reúne la crónica de la colonización de Marte por parte de una humanidad que abandona la Tierra en sucesivas oleadas de cohetes plateados y sueña con reproducir en el Planeta Rojo una civilización de perritos calientes, cómodos sofás y limonada en el porche del atardecer. Pero los colonos también traen en su equipaje las enfermedades que diezmarán a los marcianos y mostrarán muy poco respeto por una cultura planetaria, misteriosa y fascinante, que éstos intentarán proteger ante la rapacidad de los terrícolas.

El hombre ilustrado
En esta colección de historias entrelazadas, el narrador anónimo conoce a El Hombre Ilustrado, un curioso personaje con el cuerpo completamente cubierto de tatuajes. Sin embargo, lo más remarcable e inquietante es que las ilustraciones están mágicamente vivas y cada una de ellas empieza a desarrollar su propia historia, como en La pradera donde unos niños llegan un juego de realidad virtual más allá de sus límites. O en "Calidoscopio", el sobrecogedor relato de un astronauta que se dispone a reentrar en la atmósfera terrestre sin la protección de una nave espacial. O en La hora cero, en el que los invasores extraterrestres han encontrado unos aliados lógicos y sorprendentes: los niños humanos. Cada uno de los 18 relatos que componen esta colección es una muestra de la maestría narrativa de Bradbury y no han perdido ni su vigor ni su actualidad desde que fueron publicados por primera vez en 1951.

No hay comentarios:

Publicar un comentario