lunes, 1 de abril de 2013

Keiko Kasza

Nació en una pequeña isla japonesa, donde creció con sus padres, dos hermanos y sus abuelos, rodeada de tías, tíos y primos. "Todos los pasos que di en mi juventud fueron muy normales", afirma. "La única cosa especial que hice fue ir a la universidad en Estados Unidos". Kasza se graduó de diseño gráfico en la Universidad del Estado de California en Northridge, se casó con un estadounidense y desde entonces reside de manera permanente en Estados Unidos. Después de publicar en Japón cinco libros infantiles y de trabajar como diseñadora gráfica durante 14 años, decidió dedicarse por completo a la ilustración de álbumes para niños. "Dos hijos pequeños y dos profesiones era demasiado", comenta. Siente profunda admiración hacia varios de los grandes creadores de álbumes infantiles, como Leo Lionni y Maurice Sendak, pero afirma que es Arnold Lobel quien ha ejercido mayor influencia sobre su trabajo. "El sutil humor y la calidez de sus libros continúa inspirándome", dice. "Cuando estoy desanimada o pierdo la confianza, suelo regresar a su trabajo". Kasza compara el proceso de hacer un libro con la actuación en un escenario: "Me transformo en el personaje en que estoy trabajando en ese momento. Finjo que soy un pájaro buscando mamá, o un cerdo tratando de impresionar a su novia. Cuando estoy actuando, yo misma soy un niño".
Los libros de Keiko Kasza han sido publicados en inglés, español, chino, francés, alemán, japonés, coreano, danés y holandés.

Choco encuentra una mamá
Choco está buscando desesperadamente una mamá, y aunque la busca aquí y allá, parece imposible encontrarla. Solamente cuando ya ha perdido todas las esperanzas, una nueva candidata aparece, y lo hace feliz.

El dia de campo de don Chancho
Don Chancho quiere invitar a la señorita Cerda a pasar un día de campo. Hasta acá todo bien: el día, el moño azul, la flor y la canasta son perfectos. El problema empieza cuando para verse más audaz, valiente y elegante se pone la cola del zorro, la melena del león, las rayas de la cebra...

No te rías Pepe,
“No te rías, Pepe”, le dice mamá zarigüeya que le está enseñando a hacerse el muerto, pues esa es la manera en que las zarigüeyas se defienden de los enemigos. Pero pepe no puede dejar de reírse... Esta historia le enseña a los niños sobre la forma en que se deben defender de algunos animales pequeños y, de paso, les muestra que la habilidad y la inteligencia pueden ser mucho más importantes que la fuerza o el tamaño.

Mi día de suerte
Cuando un apetitoso cerdito toca a la puerta del señor Zorro por equivocación, el zorro no pude dar crédito a su buena suerte. ¡No todos los días aparece la comida a la propia puerta! Pero, ¿no tendrá razón el cerdito en que debería el zorro bañarlo antes de comérselo? ¿y no será mejor engordarlo un poco también, y darle un masaje para que esté tiernito? Preparar su comida resultará así, un gran trabajo, pero el zorro sabe que vale la pena. Después de todo, es su día de suerte , ¿o acaso esta vez su comida ha resultado ser mucho más inteligente de lo que parece?


El estofado del lobo
Lo que mas le gustaba al señor lobo era comer, y cierto día quiso hacer un estofado de pollo. Encontró a la gallina perfecta y se dedico a engordarla, todos los días le llevaba deliciosos manjares. ...

El tigre y el ratón
Ratón y tigre son íntimos amigos, pero como Tigre es mucho mas grande que Ratón, no deja de aprovecharse y de hacerle la vida imposible. Sin embargo, llega el momento del desquite. ...

El más poderoso 
El león, el elefante y el oso encuentran una hermosa corona de oro con una inscripción que dice: Para el mas poderoso. Cada uno pretende ser el dueño de la corona. Pero en escena aparece un horrible gigante que va a arrebatárselas. ...

Tejón mira las manzanas, las raíces y los gusanos almacenados en su guarida, pero se muere por una cena más sofisticada. Persigue -y por poco agarra- los ingredientes principales de tres platos potenciales: topo-taco, rata-burguer y banana split a la conejo.
Después de cada persecución, los animalitos escapan y se esconden en un agujero cercano, que termina siendo la guarida de su predador. Cuando Tejón vuelve a su guarida, encuentra una nota de agradecimiento de sus tres visitantes por la fiesta de manzanas, raíces y gusanos. Kasza hace muy buen uso de una técnica inusual en dos planos, “doblando” la hoja en cada escena de la infructuosa búsqueda de Tejón, para mostrar lo que está pasando simultáneamente en su guarida.
Es un cuento ilustrado original y muy gracioso que, jugando con la narración simultánea en imágenes de dos historias que se funden maravillosamente al final, reproduce el significado del famoso refrán: “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”.

Dorotea y Miguel - Keiko Kasza
Dorotea y Miguel son amigos, como todos los amigos, juegan juntos, hacen planes juntos y, a veces, se enojan uno con el otro.
Pero rápidamente vuelven a estar contentos porque, como todos los amigos verdaderos, ellos se quieren mucho. Ideal para que los padres aborden con sus hijos los conflictos que van surgiendo a medida que los niños crecen y se enfrentan con sus semejantes dentro de diversos contextos sociales.



Los secretos de abuelo sapo


El estofado del lobo


Choco busca una mamá


No hay comentarios:

Publicar un comentario