viernes, 11 de enero de 2013

Osvaldo Soriano

imagenOsvaldo Soriano (Argentina, 1943-1997) 
Escritor argentino nacido en Mar del Plata. Su primera novela Triste, solitario y final (1973) fue traducida a doce idiomas. Tras el golpe de Estado de 1976, se trasladó a Bélgica y más tarde a París hasta 1984. Entre sus obras podemos destacar No habra mas penas ni olvido (1983), Cuarteles de invierno (1983), Artistas, locos y criminales (1984), Rebeldes, soñadores y fugitivos (1988,) A sus plantas rendido un león (1988), Una sombra ya pronto serás (1990), El ojo de la patria (1992), Cuentos de los años felices (1993), historias cortas, la mayoría de las cuales aparecieron en el periódico Página/12, del cual era asiduo colaborador, y La hora sin sombra (1995). El director Héctor Oliveira ha llevado al cine algunas de sus obras. Sus novelas han sido publicadas en veinte paises y traducidas a más 15 idiomas. Murió el 29 de enero de 1997 en la Ciudad de Buenos Aires

Triste, solitario y final, 1973
Stan Laurel, el mítico «Flaco» de la pareja del Gordo y el Flaco, ya viejo y acabado, acude a Phillipe Marlowe (detective creado por Raymond Chandler), para que averigüe por qué ya nadie lo contrata. Pasado cierto tiempo, Laurel muere. Un Osvaldo Soriano convertido en personaje de ficción se encuentra a Marlowe frente a la tumba del cómico. A partir de este encuentro tendrá lugar la más disparatada y tragicómica serie de hechos, que combina llanto y risa, actores y personajes, realidad y ficción.

A sus plantas rendido un león, 1986
Comienza la Guerra de Malvinas (1982) y, en Bongwutsi, un remoto país del África, un olvidado cónsul argentino libra su propia batalla contra Inglaterra. Al mismo tiempo, en Europa, nace una conspiración para convertir a Bongwutsi en una República Socialista. Otro argentino participa en ella, y ambos compatriotas, junto a inolvidables revolucionarios, confluirán en una trama delirante y conmovedora «Al final me salió una novela de aventuras políticas en África, ambientada en plana guerra de las Malvinas. El personaje central es un cónsul argentino que se empieza a preguntar qué haría el general San Martín en su lugar. Es el primero de mis libros con verdaderos personajes femeninos y tiene, además, un grupo de locos africanos que quieren hacer una revolución del desorden. El país lo inventé y no tiene ni mar: es la miseria total. Lo único que tiene es un lago con una islita enfrente, donde está el prostíbulo. A ese país sin futuro le traspuse la realidad argentina. Y la idea que seguimos teniendo de África como el fin del mundo se une con ese otro fin del mundo que son las Malvinas.» Osvaldo Soriano

El ojo de la patria, 1992
Leer El ojo de la patria es como escucharlo al Gordo Soriano contándonos una película de espías, entusiasmándose con elrelato, una noche cualquiera en una pizzería porteña.
Con esa fantástica capacidad que tenía Osvaldo para contar, desde su voz chiquita y socarrona, detrás del cigarrillo que apresuró su partida, entre miradas de reojo y silencios que acrecentaban el interés por la historia. Porque el Gordo era un narrador formidable. Podía describir cualquier cosa, un gol, una jugada, una entrevista accidentada de su vida periodística, un diálogo ocasional con un taxista y todo, todo, se convertía en un relato digno de ser escuchado hasta el final.
Imaginemos, entonces, cuánto puede llegar a seducir o atrapar un escritor como Soriano, lanzado a narrar las desventuras de un espía argentino dentro de una actividad que le queda grande y que no resulta ser todo lo épica y romántica que él fabulaba cuando era niño y combatía contra las almohadas en la cama grande. Y será como tenerlo a Soriano, de nuevo, para nosotros solos, contándonos una de espionaje, en una noche fría de Buenos Aires, compartiendo una mesa con amigos, tomando vino tinto y esperando una grande especial de muzzarella, jamón y morrones.

Cuentos de los años felices, 1993
Historias imborrables en las que lo personal y lo colectivo se iluminan mutuamente. Las tres partes del libro permiten encontrar las claves familiares que impiden al olvido jugar a la escondida. Los cuentos que recuperan la memoria del padre, los que narran las historias que los manuales escolares siguen negando, los que mezclan la ficción y el recuerdo en ese último refugio de la épica, el fútbol. En la primera parte, `En nombre del padre`, la presencia del progenitor `contreras`, empleado público y enemigo acérrimo de Perón, entusiasta diseñador de planos y destructor de motores, se conjuga con el peronismo de juguete de la infancia y sus camisetas de fútbol regaladas, con la primera novia y el primer gol. `Otra historia` cuenta aquello que debimos aprender al margen de la enseñanza oficial: los riesgos que corrieron esos otros padres -San Martín, Belgrano, Moreno, Saavedra- para convertirse tal como eran, débiles, terrenales, endeudados, en héroes de la patria. `Pensar con los pies`, finalmente, habla del fútbol que se juega y del que soñamos despiertos, de la fantasía de una contienda deportiva en una Patagonia poblada de personajes reales e imaginarios. Los acontecimientos y los mitos que nos pertenecen, corresponden también a este estilo memorioso y sonriente, conciso y conmovedor en su exactitud y laconismo. La sabiduría, el humor y la nostalgia de Osvaldo Soriano consiguen devolvernos un ayer impregnado de presente para que la felicidad no tenga que asociarse con la amnesia.

El negro de París, 2001 (Completo)
"El Negro es un gato tranquilo, distante, tosco a veces, sin ser grosero. Mi papá y yo fuimos a buscarlo una tarde a la Sociedad Protectora de Animales de París. Habíamos llegado tiempo atrás a Francia, y yo me sentía muy solo, sin entender por qué habíamos dejado Buenos Aires con tanto apuro." es la forma en que empieza a ser relatada esta historia

No habrá más penas ni olvido, 2004
"Humor negro, acción vertiginosa, diálogos apretados y chispeantes, un estilo rápido y seco, como el de un Hemingway heroicómico, hacen de esta novela una lectura apasionante.
“Escribí No habrá más penas ni olvido acá, en 1974, aunque muchos creen que fue durante el exilio. Era un momento difícil de mi vida. Mi viejo se estaba muriendo. Yo estaba muy sensibilizado por ese disparate que ocurría en el país y que nos desbordaba en todos los aspectos: ¿qué era eso de que Perón bautizara como peronistas a quienes no lo eran y echara peronistas que sí lo eran?….”
En No habrá más penas ni olvido, el autor nos inserta en la dura y sucia década del 70, en el inventado pueblo de Colonia Vela, donde la no inventada tragedia del fratricidio entre los hijos y los no tan hijos de Perón, bañaron de sangre, crueldad y terrorismo político a la sociedad argentina en su conjunto.
A lo largo de la novela, desfilan personajes tan desparejos como un borracho convertido en francotirador, un fumigador que se transforma en piloto de guerra tirando bosta de animales, un agente de policía que para el final de la novela ya es comisario, y obviamente no podemos olvidar a la patota de asesinos de la Triple A.
La obra de Soriano nos entretiene, nos hace sonreír, nos hace entristecer, nos hace odiar, nos hace soñar, en fin, nos cuenta nuestra historia. Tal vez si bien no logre que no haya más penas, sin duda y en honor a su memoria, el `Gordo` Soriano con su escritura borra de una vez y para siempre el olvido.
Esta novela fue llevada al cine por el director argentino Héctor Olivera en el año 1983.
El Caso Robledo Puch

Rebeldes, soñadores y fugitivos
En las piezas reunidas en Rebeldes, soñadores y fugitivos palpitan las pasiones fundamentales de la vida y la obra de Osvaldo Soriano: el fútbol (están aquí sus singulares cuentos patagónicos, en los que aparece por primera vez el Míster Peregrino Fernández), la literatura a partir de escritores emblemáticos (sus retratos de Cortázar, Borges, Caldwell y García Márquez), la figura de su padre entreverada con las de El Gordo y el Flaco (los personajes de su novela inicial) y la política (el exilio, el retorno y los primeros años de la democracia, pero también Cuba y Nicaragua). Escritos, la mayor parte de ellos, en los años 80, y puestos en contexto con sus propias notas introductorias, los textos de este libro son muestras contundentes de la maestría con la que Soriano transitaba el difuso territorio que entrelaza al periodismo con la literatura.
DONDE GENEVIÈVE Y EL FLACO MARTÍNEZ PERDIERON LAS ILUSIONES
LA LEYENDA DE LA RUSA MARÍA
GALLARDO PÉREZ, REFERÍ
EL PENAL MÁS LARGO DEL MUNDO
TÁCTICA Y ESTRATEGIA DE ORLANDO EL SUCIO
EL MÍSTER PEREGRINO FERNÁNDEZ
DON SALVATORE, PIANISTA DEL COLÓN
MARADONA SÍ, GALTIERI NO
ESCRITORES EN APUROS
COCA-COLA ES ASÍ
JULIO CORTÁZAR: UN ESCRITOR, UN PAÍS, UN DESENCUENTRO
BORGES: EL SÍMBOLO DE UN ENCONO PERMANENTE
LA INGENUIDAD DEL GORDO Y EL FLACO Y EL TRAJE GRIS Y GASTADO DE MI PADRE
GARCÍA MÁRQUEZ: EL PODER Y LA GLORIA
CARLOS GARDEL: UN AMOR ARGENTINO
ERSKINE CALDWELL: DE PROFESIÓN NARRADOR
FIDEL CASTRO: ¿LA UTOPÍA INCONCLUSA?
NICARAGUA, LA REVOLUCIÓN MÁS VIGILADA DEL MUNDO
BUENOS AIRES DESPUÉS DEL LARGO INSOMNIO
RECUERDOS DE LOS AÑOS DE PLOMO
IL SORPASSO DE ITALIA
LA COALICIÓN DEL MIEDO
UTOPÍA: UNA CULTURA EN DEUDA
ALFONSÍN: CON EL ALMA EN LA CARA
LOS INVASORES DE LA ISLA IMAGINARIA
DELATORES DELATADOS
POLICIALES SIN FINAL FELIZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario