domingo, 6 de enero de 2013

Manuel Mujica Láinez

imagenEscritor argentino. Después de haber pasado una temporada en Inglaterra y Francia, donde realizó sus estudios medios, regresó a Argentina, desempeñándose como crítico de arte en La Nación, secretario del museo de Arte Decorativo (1937-1946) y director de Relaciones Culturales (1955-1958). Se inició con libros de evocación histórica del pasado español y argentino: Glosas castellanas (1936) y Don Galaz de Buenos Aires (1938), línea que continuó en sus biografías del romántico Miguel Cané y los poetas de la literatura gauchesca, Estanislao del Campo e Hilario Ascasubi. Aparte de su trabajo como traductor en obras de Marivaux, Molière, Racine y Shakespeare, su obra más conocida es la de narrador. En ella ha sabido ordenar relatos que tienen personajes en común y forman una historia continuada y variable: Aquí vivieron (1949) es la saga de los habitantes de una casa, Misteriosa Buenos Aires (1951) historia de la ciudad, a través de personajes históricos y fantásticos, en El viaje de los siete demonios (1974) evoca los siete pecados capitales en correspondientes viñetas históricas, El escarabajo (1982) está protagonizado por una joya que pasa de mano en mano a través de los siglos. Lo más característico de su producción es la serie de novelas que describen la elegante y, a la vez, grotesca decadencia de algunas grandes familias porteñas: Los ídolos (1953), La casa (1954), Invitados en El Paraíso (1955) y Los viajeros (1956). En ellas se han señalado influencias de Eça de Queirós, Virginia Woolf y Marcel Proust. En el plano de la novela histórica, a veces mezclada con fuentes legendarias, cuentan: Bomarzo (1962), El unicornio (1965), El laberinto (1974) y De milagros y melancolías (1969).

Don Galaz de Buenos Aires fue la primera novela de Mujica Lainez. El modelo de la obra es en parte la picaresca, pero su protagonista es un adolescente hidalgo, huérfano, que a los diecisiete años de edad es paje del obispo de Buenos Aires a mediados del siglo XVII.

Con estos relatos Manuel Mujica Láinez nos brinda la imaginaria biografía de un lugar de los alrededores de Buenos Aires. Para construirla, el escritor ha sumado el conocimiento del pasado del lugar, con la poética intuición que exalta su "Canto a Buenos Aires".
Contenido:
El atorrante (1915) - El camino desandado (1755) - El cofre (1643) - El coleccionista (1891) - El dominó amarillo (1900) - El grito (1913) - El lobisón (1633) - El pintor de San Isidro (1867) - El poeta perdido (1835) - El testamento (1872) - La máscara sin rostro (1779) - La mujer de Pablo (1897) - La que recordaba (1919) - La viajera (1840) - Llumbí (1583) - Los amores de Leonor Montalvo (1748) - Los reconquistadores (1806) - Los toros (1702) - Muerte de la quinta (1924) - Prisión de sangre (1810) - Regreso (1918) - Rival (1895) - Tormenta en el río (1847)

Misteriosa Buenos Aires (1950)
Editada en 1951, Misteriosa Buenos Aires contiene cuarenta y dos cuentos sobre Buenos Aires y sus personajes desde la hambruna en el villorio de Pedro Mendoza (1536) hasta la época de Rosas y la organización nacional. El ciclo termina en 1904, con la historia de una arruinada señorona. Desfilan en esta obra costumbres, leyendas, hechos históricos, superstición, hechicería, historias de seres humanos con sus sufrimientos y sus pecados.

La casa (1954)
En esta novela Manucho cuenta la historia de una vieja casa señorial construida a fines del siglo XIX. La narradora es la propia casa, en la que los objetos inanimados muchas veces tienen ese rol, al haber sido testigos de hechos importantes. la casa nos va narrando los acontecimientos que la llevan a su abandono y demolición. Al principio, la residencia era poseída por don Francisco, un senador influyente que conocía a toda la alta sociedad de Buenos Aires. Al morir el senador, la casa pasa a manos de su hijo mayor Gustavo, otro gran señor que conserva intacto el prestigio y el status de su familia (y con ello, de la casa). Son años dorados, que la casa recuerda con nostalgia. Pero cuando muere Gustavo, el nuevo dueño de la casa es su hermano menor Benjamín, un hombre mediocre que sólo se preocupa por conseguir el título de propiedad, pero no de “hacerlo valer”. Y lo que es peor, Benjamín es dominado por dos mucamas, Rosa (que es además su amante) y su hermana Zulema. Cuando Benjamín pasa a mejor vida, las hermanas se convierten en poseedoras del edificio, con tristes resultados.

Entre el 3 de abril de 1956 y el 16 de febrero de 1957, Mujica Lainez escribe la última novela de la saga porteña: Invitados en "El Paraíso"... En Los ídolos, en La casa, en Los viajeros, el 'gran mundo', identificado con el pasado de su familia y con su infancia, se derrumba; en Invitados en "El Paraíso" ese mismo mundo parece situarse en un ámbito irreal y eterno... La novela tiene una conclusión feliz, nos imaginamos a sus personajes eternamente sonrientes, eternamente apasionados, sobreviviendo a la realidad que pintaron las otras partes de la saga porteña.

Bomarzo (1962)
Bomarzo no sólo es una hermosa novela histórica, sino una narración apasionante que trasciende el género para convertirse en la crónica lúcida de una civilización.
El jorobado duque Pier Francesco Orsini, entre cuyos parientes figuraban papas, señores de la guerra y distinguidos cortesanos, poseía gran cultura y sabiduría y, en su extravagancia, creó hermosos seres fantásticos con cautivadoras deformaciones, que instaló cerca del castillo, en un lugar conocido como el Bosque de los Monstruos.

Cecil (1972)
"Creo que lo he fascinado, y sé que él me ha fascinado también. Presumo que nos perteneceremos el uno al otro hasta que la muerte ocurra". Así comienza Cecil, y quien así habla es precisamente el narrador que da título a la novela, que no es otro que un perro de raza whippet, regalado por unos amigos al escritor Manuel Mujica Láinez y bautizado con ese nombre en honor al fotógrafo inglés Cecil Beaton, al que el autor conoció el día en que le fue obsequiada su nueva mascota. Esta novela autobiográfica fue escrita en el momento en que Manucho, abandona Buenos Aires y se instala en la recién adquirida quinta El Paraíso, en la provincia de Córdoba.

El viaje de los siete demonios (1974)
El Diablo está furiosos con los siete demonios que corporizan los pecados capitales y los envía a la Tierra a cumplir la misión que desatienden en el Infierno. Lucifer, Satanás, Mammón, Asmodeo, Belcebú, Leviatán y Belfegor no tienen una tarea sencilla puesto que a cada uno le corresponderá un asunto no vinculado con su idiosincracia.

Los cisnes (1977)
El palacio de los cisnes una mansión derruída que reitera obsesivamente el motivo del cisne en sus ornamentaciones. Allí coinciden Anibal Charlemagne, un anciano que compone una casi infinita antología sobre el motivo del cisne en la poesía: una prostituta que triunfará como pintora ingenua: un director teatral que aspira en vano a la realización de sus sueños escénicos; un escultor consagrado, sin saberlo, a la muerte; un pintor cubista y sus discípulos; una profesora de bailes españoles y sus esperanzados corifeos...Muchos otros anhelosos del arte se reúnen allí. El ajado esplendor de la casa es como el de esas vidas: ímpetus y ambiciones que se frustran, trágicas muertes no desprovistas de belleza, vehemencias amorosas que desdeñan toda ortodoxia.

En las narraciones que integran EL BRAZALETE, ese entrecruzamiento de la perspectiva fantástica con el nivel más reconocible de lo cotidiano surge una y otra vez expectativa, inminencia o súbita irrupción de lo desconocido, lo ingobernable, lo que desde siempre está acechando y aun presidiendo nuestros destinos: tal es la fascinante experiencia que depara cada uno de estos relatos. Tras su superficie tersa, a veces risueña, se espera a cada instante el envión de esa otra dimensión ignorada. El brazalete, que es la última riqueza de una reina en el exilio, puede ser una garra lacerante. Los mansos gatos que mitigan la monotonía inexorable de la soledad pueden ser el temporario asiento de una divinidad feroz. Durante unas vacaciones en una apacible pensión cordobesa puede encontrarse el testimonio de una forma de vida nunca imaginada, atroz y aun repulsiva.

El narrador y a la vez protagonista de esta novela es un escarabajo de lapislázuli, talismán egipcio creado para la reina Nefertari, "nombre enigmático de aquella que llevo en mi carne azul, y que estaba predestinado a servir y amar". El Escarabajo nos cuenta sus peripecias desde el Egipto de Ramsés II hasta nuestros días, que son también las de los personajes por cuyas manos pasó. Un viaje alucinante por más de tres mil años de Historia, repleto de acontecimientos, intrigas y emoción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario