viernes, 11 de enero de 2013

Howard Fast

Mis gloriosos hermanos, 1995
Este es un magnífico canto a la libertad del pueblo judío, protagonizado por los híjos de Matatías, adón del pueblo de Modín. Los cinco "gloriosos hermanos" encabezan la rebelión contra las tropas sirio-griegas a las ordenes de Antíoco IV (175-164 a. C.), un monarca que pretendía gobernar Judea según los esquemas helenísticos, y que había abolido la tradicional teocracia que permitía a los judíos gozar de una relativa autonomía. Una lucha larga y dura que pondrá a prueba la unidad de todo un pueblo, y que por primera vez en su larga historia estará a punto de provocar la desaparición del judaísmo.

Camino de Libertad
Camino a la libertad, cuyo protagonista es un esclavo que consigue liberarse, llega a ser senador y con ello logra defenderse del Ku Klux Klan. Luego de 35 años de publicar Camino a la libertad, la obra fue convertida en serie para televisión.

Espartaco, 1952
Espartaco, obra emblemática en el género de la novela histórica y cumbre de uno de los intelectuales más prestigiosos de Estados Unidos, constituye un símbolo de la lucha contra la opresión y la injusticia, al tiempo que propone una atinada reflexión sobre las relaciones de poder y la legitimidad de la violencia.
Novela de tesis y de profundo calado ideológico (lo que le valió la censura, tanto en su país como en España), es sin embargo la perfecta reproducción de una época, la maestría en el retrato psicológico y el apasionante discurrir de la acción lo que la convirtió inmediatamente en un extraordinario éxito internacional, que cobró proporciones insólitas cuando se estrenó la película
El joven pastor Espartaco se convierte en un militar del poderoso ejército romano, pero el contacto con la locura de las batallas y con la injusticia le llevan a desertar. Sin embargo, es apresado como esclavo y convertido en un célebre gladiador, para acabar convirtiéndose en el líder de la rebelión de los gladiadores del año 73 a.C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario