viernes, 11 de enero de 2013

Gabriel García Márquez

imagenGabriel García Márquez nace en Colombia el 6 de Marzo de 1928 como uno de los doce hijos del matrimonio entre Gabriel Eligio García, que trabajaba como telegrafista en el momento del nacimiento del autor, y Luisa Santiaga Márquez, quien pertenecía a la aristocracia rural no acaudalada de la zona bananera de Colombia en la costa del Atlántico y el Caribe. 
A los dieciséis años empieza a escribir su primera novela, y cursa estudios de Derecho en Bogotá a partir de 1947, año en el que también publica su primer cuento, La tercera resignación, en el periódico El espectador. 
Luego marchó a Cartagena, donde residía su familia, y en aquella zona empezó a escribir ya profesionalmente en la prensa, y se relacionó con algunos intelectuales como Álvaro Cepeda Zamudio, Germán Margas, Amadeo Fuenmayor, el poeta Álvaro Mutis, así como un librero español exiliado, el catalán Ramón Vinyes. Escribe sobre todo en El universal de Cartagena y El Heraldo, de Barranquilla, mientras envía relatos para El espectador, de Bogotá, ciudad en la que fija su residencia a principios de los años cincuenta. En esta década se dedica intensivamente al periodismo, profesión en la que pronto triunfa como gran reportero, pero no sin dejar por ello de escribir ficción. De los restos de la primera novela que intentó escribir y que nunca terminaría (La casa), junto con recuerdos de su infancia y de la vida de su familia, escribiría su primera obra publicada, La hojarasca, así como un relato que se desgajó de ella y cobró vida propia, Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo, donde ya aparece con su nombre el universo imaginario que llevará a su culminación en sus obras posteriores. 
Viajó a Suiza, Francia, Roma. En esta última ciudad estudió en un centro especial de cinematografía durante algunos meses, y de allí nacería otra de sus grandes aficiones: el cine. No obstante, debido al cierre del diario para el que trabajaba, optó por trasladarse a París. Fueron duros años de trabajo y miseria. Su vivienda fue la buhardilla de un pequeño hotel del Barrio Latino que obtuvo gracias a la caridad. Allí escribió La mala hora, y El coronel no tiene quien le escriba, narración que se desgajó también de la anterior. Con La mala hora obtuvo el premio Literario de la compañía petrolera Esso. 
En Enero de 1965 emprende la redacción de su obra maestra `Cien años de soledad`, que tarda 18 meses intensos en escribir. Algunos fragmentos aparecen en diversas revistas de Bogotá, París, México y Lima, y escritores amigos, como el mexicano Carlos Fuentes y el argentino Julio Cortázar, conocedores de estos fragmentos, lanzan las campanas al vuelo. 
Requerido por la Editorial Sudamericana de Buenos Aires, García Márquez les envía el manuscrito empleando para ello los últimos recursos que disponía. Finalmente, en Junio de 1967 la obra se publica y el éxito es fulminante: 15.000 ejemplares vendidos en pocos días. 500.000 en tres años, traducciones a numerosos idiomas -18 en pocos meses- y premios por doquier en Italia, Francia y EE.UU. 
Entre Cien años de soledad y El otoño del patriarca (1975), otra gran novela, escribe algunos cuentos y un guión de cine, a partir de un episodio desgajado de Cien años de soledad, que finalmente se convierte en una novela breve: La increíble y triste historia de la cándida Eréndida y de su abuela desalmada (1972). 
En 1981 escribe Crónica de una muerte anunciada, novelando unos hechos reales acaecidos en Sucre durante su juventud y asumiendo por primera vez el papel de narrador. Al publicarlo, García Márquez contrarió a su madre, que le había pedido que no escribiera una historia en la que intervenían tantos parientes, al menos mientras la madre del hombre que inspiró a Santiago Nasar siguiera viva. 
Ese mismo año, en pleno lanzamiento del libro, el gobierno conservador lo acusa de financiar al grupo guerrillero M-19. García Márquez se ve obligado a pedir asilo político en la embajada mexicana y abandona Bogotá en medio de un gran escándalo. Meses después, ya en 1982, le conceden el Premio Nobel de literatura. 
En 1985 escribe la historia de Florentino Ariza y Fermina Daza, en la que recrea el difícil noviazgo de sus padres: El amor en los tiempos del cólera. 
El general en su laberinto, de 1989, es una nueva novela histórica donde cuenta el camino hacia la muerte de Simón Bolívar a los 47 años, por el río Magdalena de su infancia. 
En 1994 publica Del amor y otros demonios, una novela ambientada en la Cartagena de Indias del siglo XVIII, que cuenta los amores imposibles entre un cura de treinta años y una marquesita criolla de doce, a la que debía exorcizar. 
En 2002 García Márquez presentó la primera parte de sus memorias, Vivir para contarla, en la que repasa los primeros treinta años de su vida. La publicación de esta obra supuso un acontecimiento editorial, con el lanzamiento simultáneo de la primera edición (un millón de ejemplares) en todos los países hispanohablantes. 

La hojarasca, 1954
En La Hojarasca nació Macondo, ese poblachón cercano a la costa atlántica colombiana que ya se ha convertido en uno de los grandes mitos de la literatura universal. En él transcurre la historia de un entierro imposible. Ha muerto un personaje extraño, un antiguo médico odiado por el pueblo, y un viejo coronel retirado, para cumplir una promesa, se ha empeñado en enterrarle frente a la oposición de todo el poblado y sus autoridades

El coronel no tiene quien le escriba, 1961
Un viejo coronel retirado vive esperando el aviso de que le han concedido la pensión a la que tiene derecho por los servicios prestados a la patria. La espera dura ya quince años, y el coronel va todos los viernes al puerto a esperar la llegada de la lancha que trae el correo, pero siempre vuelve con las manos vacías.
Su hijo Agustín murió acribillado en un atentado y el orgulloso coronel y su esposa han ido vendiendo los pocos objetos de valor que tenían para poder vivir. Solo les queda un gallo de pelea como herencia de su hijo. Enterado de que le pueden pagar bastante dinero por el animal, el coronel debe decidir si lo vende o no.

La mala hora, 1962
En La mala hora, Gabriel García Márquez construye un inolvidable apólogo sobre la violencia colectiva. Al pueblo ha llegado la mala hora, de los campesinos, la hora de la desgracia. La comarca ha sido pacificada después de tanta guerra civil. Han ganado los conservadores, que se dedican a perseguir cruel y pertinazmente a sus adversarios liberales

Los funerales de la Mamá Grande, 1962
Bajo el lema de estos funerales mitológicos, Gabriel García Márquez reunió en 1962 siete relatos y la novela corta que da título al presente volumen, en el que aparece ya en todo su esplendor el elemento mágico y telúrico que a partir de entonces definiría su obra, sin apartarla, por ello, de la realidad. Estamos en Macondo y su región una vez más, entre personajes y episodios reconocibles, pero ahora caen pájaros muertos sobre el poblado, rompiendo mosquiteros y alambradas, un cura ve al diablo o afirma haber encontrado al judío errante, y visitar la tumba de un ser querido supone un riesgo impredecible. Y hay que enterrar a la Mamá Grande, soberana absoluta de este mundo, que falleció en olor de santidad a los noventa y dos años, tras haber conservado la virginidad durante toda su vida, y a cuyos funerales acude el presidente de la República y hasta el Sumo Pontífice en su góndola papal, pero también guajiros, contrabandistas, arroceros, prostitutas, hechiceros y bananeros llegados para la ocasión…
En este pueblo no hay ladrones
La prodigiosa tarde de Baltazar
La siesta del martes
La viuda de Montiel
Los funerales de la Mamá Grande
Rosas artificiales
Un día de estos
Un día después del sábado

Cien años de soledad, 1967
"Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía habia de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo". Macondo era entonces una aldea de 20 casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo». Así comienza la célebre novela de García Márquez que vio la luz el 30 de mayo de 1967.
La historia transcurre en un pueblo llamado Macondo, un pueblo creado e imaginado por Gabriel García Márquez, el cual fue fundado por José Arcadio Buendía debido a que éste se marchó de Riohacha junto a su esposa, Úrsula Iguarán, por haber matado en duelo a un hombre. Ellos se habían casado a pesar de ser primos. Un precedente indicaba que de un matrimonio en el cual hubieran vínculos familiares podía nacer un hijo con cola de cerdo. Pero tuvieron tres hijos normales, y así empieza la historia de la familia Buendía, que es la primera generación que comienza por describir Márquez.
«En pocos años, Macondo fue la aldea más ordenada y laboriosa que cualquiera de las conocidas hasta entonces por sus 300 habitantes. Era de verdad una aldea feliz, donde nadie era mayor de treinta años y donde nadie había muerto».
Pero en el transcurso de la historia este mundo de realidades mágicas se ve afectado cuando entra «el mal» en Macondo: las guerras civiles, la fiebre del banano, la llegada de gente de distintos lugares a raíz de la empresa bananera, el odio político, la pobreza, las matanzas, las sequías, la llegada del ferrocarril, lo que sólo trae desgracias y muertes. Así, lo imaginario y lo real se enlazan con la historia de Colombia y con los males que afectan a toda Latinoamérica.
Un personaje llamado Melquíades, un gitano de múltiples conocimientos intelectuales, afirma poseer las claves de Nostradamus, razón por la cual le deja escrito a José Arcadio un pergamino, que es tratado de descifrar por las seis generaciones.
Cien Años de Soledad es la historia de un pueblo y de una familia ficticia, pero que es una representación de la realidad en la que vivimos, de nuestra sociedad y de cada uno de nosotros, y a pesar de estar ambientada en un pasado remoto y de haber sido escrita hace tanto tiempo, su vigencia es notoria. Ya que en esta obra se pueden ver los cambios que se producen a raíz del odio político, las guerras civiles, los intereses económicos, las matanzas, la pobreza, la desesperanza, el conformismo, la llegada de inmigrantes e innumerables cosas más.

Isabel viendo llover en Macondo, 1968
Este cuento aparece por primera vez publicado en 1955 titulado como Monologo de Isabel viendo llover en Macondo. Posteriormente aparecerá en varios compilados de cuentos del autor.
Es una obra clave para lo que serán los futuros trabajos del escritor, se presenta a Macondo por primera vez como escenario de la obra, ese espacio mítico sin límites reales, creado por su fértil imaginación,aqui se nombra por primera vez a Isabel,y aparece también demostrada la obsesión por la muerte , el tiempo monótono, apocalíptico y el manejo del monólogo interior.

Relato de un náufrago, 1970
Gabriel García Márquez se descubrió a sí mismo como un narrador. Sin embargo, la intención primera era la de escribir un reportaje sobre un hombre, Luis Alejandro Velasco, que estuvo diez días a la deriva en una balsa mecida por el mar Caribe. El futuro Premio Nobel de Literatura y entonces joven reportero que era García Márquez escuchó el relato de los hechos de boca de su protagonista, y lo transformó, tal vez sin pretenderlo, en un prodigioso ejercicio literario, una narración escueta y vigorosa donde late el pulso de un gran escritor. La publicación por entregas del reportaje en El Espectador de Bogotá supuso un alboroto político considerable –se revelaba la existencia de contrabando ilegal en un buque de la Armada colombiana, lo que costó la vida de siete marineros y el naufragio, más afortunado, de Velasco– y el exilio para su autor, que se vio abocado a una nueva vida.

La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada, 1972
Los orígenes de este libro, famoso y llevado a la pantalla, están inmersos en la propia vida de Gabriel García Márquez y su juventud cuando a los 16 fue testigo de un cuadro similar, mismo que lo marcaraá por vida, no como una novela sino como un drama en imágenes. Eréndira cuida a su abuela, ésta se queda dormida y es ahí donde soplan los vientos de su desgracia, prostituida por su abuela para poder pagar la deuda ... Eréndira conoce a Ulises el chico con olor a naranjas, y juntos traman la muerte de la abuela, que además de cumplirse, la separa para siempre de aquel muchacho loco de amor...

Ojos de perro azul,1974
Este relato, incluido en todas las antologías del cuento latinoamericano de nuestros días, fue la primera piedra de este gigantesco edificio, tan imaginario como real, que terminaría fundando el espacio literario más poderoso de las letras universales de nuestro tiempo: Macondo.
Alguien desordena estas rosas
Amargura para tres sonámbulos
Diálogo del espejo
Eva está dentro de su gato
La mujer que llegaba a las seis
La noche de los alcaravanes
La otra costilla de la muerte
La tercera resignación
Nabo, el negro que hizo esperar a los ángeles
Ojos de perro azul

El otoño del patriarca, 1975
En esta novela Gabriel García Marquez busca mostrar en una sola persona todos los rasgos, cualidades, defectos que tienen o tuvieron todos los dictadores de Latinoamérica. Para hacer esto refleja todos estos aspectos en un déspota sin nombre que bien puede haber sido cualquiera de estos dictadores.
Gabriel García Márquez ha declarado que El Otoño del Patriarca es la novela en la que más trabajo y esfuerzo invirtió. En efecto, el autor ha construido una maquinaria narrativa que desgrana una historia universal -la agonía y muerte de un dictador- en forma cíclica, experimental y real al mismo tiempo, en seis bloques narrativos sin diálogos, sin puntos y aparte, repitiendo una anécdota siempre igual y siempre distinta, acumulando hechos y descripciones deslumbrantes.

Todos los cuentos, 1975
Bajo el titulo “Todos los cuentos” se publicó en 1975 una selección de cuentos y novelas cortas escritos por Gabriel García Márquez entre 1947 y 1972, en los que despliega su talento y estilo únicos y su imaginación fecunda dotada de un don maravilloso, para hacer de una anécdota casual, una historia inigualable. Integran este volumen los siguientes relatos:
La tercera resignación
La otra costilla de la muerte
Eva está dentro de su gato
Amargura para tres sonámbulos
Diálogo del espejo
Ojos de perro azul
La mujer que llegaba a las seis
Nabo, el negro que hizo esperar a los ángeles
Alguien desordena estas rosas
La noche de los alcaravanes
Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo
La siesta del martes
Un día de estos
En este pueblo no hay ladrones
La prodigiosa tarde de Baltasar
La viuda de Montiel
Un día después del sábado
Rosas artificiales
Los funerales de la Mamá Grande
Un señor muy viejo con unas alas enormes
El mar del tiempo perdido
El ahogado más hermoso del mundo
Muerte constante más allá del amor
El último viaje del buque fantasma
Blacamán, el nuevo vendedor de milagros
La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada

Crónica de una muerte anunciada, 1981
Crónica de una muerte anunciada se basa en un hecho histórico acontecido en la tierra natal del escritor. En el sueño que Santiago Nasar acaba de tener, Plácida Linero -su madre, experta en interpretar sueños ajenos- no ha advertido ningún presagio funesto. Pero a la madrugada, Santiago se encamina hacía una muerte segura. Ha pasado una noche de vino y mujeres, compartiendo el desenfreno y la risa con quienes serán sus verdugos. Ha asistido a las bodas de Ángela Vicario, la novia devuelta porque no ha llegado virgen al matrimonio y que ha dicho el nombre de Santiago cuando han querido arrancarle la verdad. ¿La verdad? Los caminos del enigma se entrecruzan, inextricables. Pero ya hay algo resuelto: el crimen ritual, el reclamo de la honra.
Y la muerte organiza una conspiración de silencios: todos saben el final inminente de Santiago, todos callan, enmudecidos por el temor, el desconcierto, el afán de venganza, la ilusoria certeza de que ya él está a salvo. El cronista bucea una y otra vez en el pasado, preguntándose por esa muerte y por tanto silencio. Si algo descubrirá, es que el mundo no es una realidad que pueda nombrarse, sino un misterio que nunca acaba de descifrarse. Y quizá vislumbre la cifra última de lo inexplicable en la presencia ferozmente familiar, remota y cercana a la vez, del mito que subyace en toda vida y toda muerte.

El amor en los tiempos del cólera, 1985
El Amor en los Tiempos del Cólera es una novela de amor de Gabriel García Márquez, publicada en 1985. Es principalmente un compendio acerca del amor y sus múltiples variantes, un estudio sobre el paso del tiempo que destruye y reconstruye almas y ciudades, sobre la memoria y sus infinitos laberintos.
La trama se desarrolla en Centroamérica a principios de siglo, época en la cual, según el narrador, los signos del enamoramiento podían ser confundidos con los síntomas del cólera. Al igual que el caudaloso río Magdalena, a cuyas orillas se desarrolla, la historia serpentea y fluye rítmica y pausada, y prosa abajo va narrando a través de más de sesenta años la vida de los personajes principales.
De jóvenes, Florentino Ariza y Fermina Daza se enamoran apasionadamente, pero Fermina eventualmente decide casarse con un médico rico y de muy buena familia. Florentino está anonadado, pero es un romántico. Su carrera en los negocios florece, y aunque sostiene 622 pequeños romances, su corazón todavía pertenece a Fermina. Cuando al fin el esposo de ella muere, Florentino acude al funeral con toda intención. A los cincuenta años, nueve meses y cuatro días de haberle profesado amor a Fermina, lo hará una vez más.
Con sagacidad humorística y depurado estilo, García Márquez traza la historia excepcional de un amor que no ha sido correspondido por medio siglo. Aunque nunca parece estar propiamente contenido, el amor fluye a través de la novela de mil maneras –alegre, melancólico, enriquecedor, siempre sorprendente-.
Sin duda la temática es profunda, rica, realista y conmovedora. García Márquez hace hincapié en cuestiones trascendentales en la vida del hombre tales como la familia, la amistad, el amor en las diferentes etapas de la vida, la fidelidad, la convivencia conyugal y la muerte, apelando para esto a un recurso ampliamente descriptivo.
Mediante un lenguaje lleno de riqueza y versatilidad, el escritor colombiano narra el esquema complejo, verosímil y esperanzado de un mundo que se asemeja, más de lo que nosotros pensamos, al mundo en que vivimos. De esta manera nos demuestra una vez más que la vida no es otra cosa que el trabajo interminable para el que los seres humanos hemos sido creados

La aventura de Miguel Littin, 1986
A principios de 1985, el director de cine chileno Miguel Littín, sobre quien pesaba prohibición absoluta de volver a su tierra, entró clandestinamente en Chile. Durante seis semanas filmó más de siete mil metros de película sobre la realidad de su país después de doce años de dictadura militar. Para ello afrontó situaciones de extremo riesgo y tuvo que servirse de disfraces y tretas para mantenerse de incógnito. El resultado de su peripecia fue una película de cuatro horas para la televisión y de dos horas para el cine. Con el testimonio directo del protagonista, el premio Nobel colombiano escribió este libro en el más puro estilo del reportaje periodístico

El general en su laberinto, 1989
El 10 de diciembre de 1830, siete días antes de su muerte, tras dictar sus últimas voluntades y rechazar las indicaciones de su médico personal para recibir de buen grado los sacramentos, Bolívar exclama: «¿Qué es esto?... ¿Estaré tan mal para que se me hable de testamento y de confesarme? ¿Cómo saldré yo de este laberinto?». El episodio define el alcance del acercamiento mítico, histórico y humano de Gabriel García Márquez a la figura de Simón Bolívar a través del lenguaje de la ficción.
Aclamado por el pueblo como Libertador, blanco de numerosas conjuras políticas y militares, héroe romántico y hasta libertino para sus detractores y sus partidarios, idealista íntegro y abandonado que contempla las ruinas de su sueño de unidad de los pueblos americanos, tras la independencia del dominio español, Simón Bolivar emprende -enfermo, con un menguado séquito- el que será su viaje final. Parte desde Bogotá para seguir el curso del río Magdalena. La marcha le proporciona oportunidades para considerar los pasos que ha dado en su agitada vida, y al mismo tiempo la gravedad de sus dolencias apresura en pocos meses su encuentro con la muerte

Del amor y otros demonios, 1994
El 26 de octubre de 1949 el reportero Gabriel García Márquez fue enviado al antiguo convento de Santa Clara, que iba a ser demolido para edificar sobre él un hotel de cinco estrellas, a presenciar el vaciado de las criptas funerarias y a cubrir la noticia. Se exhumaron los restos de un virrey del Perú y su amante secreta, un obispo, varias abadesas, un bachiller de artes y una marquesa. Pero la sorpresa saltó al destapar la tercera hornacina del altar mayor: se desparramó una cabellera de color cobre, de veintidós metros y once centímetros de largo, perteneciente a una niña. En la lápida apenas se leía el nombre: Sierva María de Todos los Ángeles. «Mi abuela me contaba de niño la leyenda de una marquesita de doce años cuya cabellera le arrastraba como una cola de novia, que había muerto del mal de rabia por el mordisco de un perro, y era venerada en los pueblos del Caribe por sus muchos milagros. La idea de que esa tumba pudiera ser la suya fue mi noticia de aquel día, y el origen de este libro.»

Doce cuentos peregrinos, 1994
"El esfuerzo de escribir un cuento corto es tan intenso como empezar una novela. Pues en el primer párrafo de una novela hay que definir todo: estructura, tono, estilo, ritmo, longitud, y a veces hasta el carácter de algún personaje. Lo demás es el placer de escribir, el más íntimo y solitario que pueda imaginarse, y si uno no se queda corrigiendo el libro por el resto de la vida es porque el mismo rigor de fierro que hace falta para empezarlo se impone para terminarlo. El cuento, en cambio, no tiene principio ni fin: fragua o no fragua. Y si no fragua, la experiencia propia y la ajena enseñan que en la mayoría de las veces es más saludable empezarlo de nuevo por otro camino, o tirarlo a la basura"

Diatriba de amor contra un hombre sentado, 1994
¡Nada se parece tanto al infierno como un matrimonio feliz! Así inicia Graciela -esposa de un hombre acomodado, en la antesala de las bodas de plata de su matrimonio- su monólogo, su diálogo frustrado más bien, sobre la dicha pública y la infelicidad íntima, sobre el paralelismo entre el ascenso social y el crecimiento del desamor. Graciela se dirige a su marido, pero éste es un maniquí, un objeto sobre el que proyectar el desencanto de una vida jalonada de pérdidas: de la confianza en él, del respeto por él, del valor de sus sentimientos hacia él. Todo para saber que a pesar de sus rencores, ni siquiera le queda el consuelo de decirle que no le ama.

Noticia de un secuestro, 1996
Antes de entrar en el automóvil "Amiró por encima del hombro para estar segura de que nadie la acechaba. Eran las siete y cinco de la noche en Bogotá. Había oscurecido una hora antes, el Parque Nacional estaba mal iluminado y los árboles sin hojas tenían un perfil fantasmal contra el cielo turbio y turbio y triste, pero no había a la vista nada que temer"
«Maruja Pachón y su esposo, Alberto Villamizar, me propusieron en octubre de 1993 que escribiera un libro con las experiencias de ella durante su secuestro de seis meses, y las arduas diligencias en que él se empeñó hasta que logró liberarla. Tenía el primer borrador ya avanzado cuando caímos en la cuenta de que era imposible desvincular aquel secuestro de los otros nueve que ocurrieron al mismo tiempo en el país. En realidad, no eran diez secuestros distintos -como nos pareció a primera vista- sino un sólo secuestro colectivo de diez personas muy bien escogidas, y ejecutado por una misma empresa con una misma y única finalidad.» Gabriel García Márquez

Vivir para contarla, 2002
Este tomo, el primero de sus memorias, es la novela de una vida. Cuenta la historia de sus abuelos maternos, los amores de su padre, un ámbito de su vida familiar especialmente querido por García Marquéz y, por fin, su propia vida hasta 1955, fecha de su definitiva dedicación a la literatura con la aparición de su primera novela, La Hojarasca. El nacimiento de su vocación por el periodismo y su viaje a Europa como corresponsal de El Espectador también ocupan una parte muy importante del libro.
A lo largo de sus páginas el lector de García Márquez descubrirá ecos de personajes e historias que han poblado sus inolvidables novelas como Cien años de soledad o El amor en los tiempos del cólera. Además, esta obra incluye muchas más sorpresas. Seguiremos los primeros pasos de García Márquez en el mundo de la creación artística, el trabajo incansable en el proceso de redacción y corrección de La hojarasca, los distintos escenarios de una juventud bohemia plagada de burdeles, bailes y hoteluchos de mala muerte en Barranquilla, Cartagena de Indias y Bogotá. Y todo aderezado con reflexiones sobre el oficio de escritor, en un entramado que avanza y retrocede en el tiempo con la seguridad que sólo pueden dar cincuenta años de oficio maestro.

Memoria de mis putas tristes, 2004
Jubilado pero no acabado sintiéndose a veces condenado a la vida eterna, las cosas empiezan a cambiar el día en que cumple noventa años. Este hombre sin nombre se enamora de una niña de catorce con tanta pasión que retorna a los tormentos de la adolescencia. Una narración tierna y entrañable, pero llena de ironía y humor. Una novela breve de una intensidad extraordinaria.
El año de mis noventa años quise regalarme una noche de amor loco con una adolescente virgen. Me acordé de Rosa Cabarcas, la dueña de una casa clandestina que solía avisar a sus buenos clientes cuando tenía una novedad disponible. Nunca sucumbí a ésa ni a ninguna de sus muchas tentaciones obscenas, pero ella no creía en la pureza de mis principios. También la moral es un asunto de tiempo, decía, con una sonrisa maligna, ya lo verás.

Yo no vengo a decir un discurso, 2010
Yo no vengo a decir un discurso`, publicado en 2010, reúne veintidós textos escritos por Gabriel García Márquez, que fuerón leídos por él mismo, frente a una audiencia diferente en cada ocasión.
Los discursos inician con el que el Premio Nobel de Literatura 1982 presentó a los 17 años de edad para despedir a sus compañeros que se graduaban en el Liceo de Zipaquirá, en 1944, y concluye con el que leyó ante las Academias de la Lengua y los Reyes de España al cumplir 80 años, en 2007.
Durante la presentación del libro se explicó que se trata de un proyecto que duró año y medio en madurar y que tiene sentido especial porque es la primera y única recopilación de discursos escritos y pronunciados por el mundialmente famoso `Gabo`.
`¿Qué hago yo encaramado en esta percha de honor, yo que siempre he considerado los discursos como el más terrorífico de los compromisos humanos?`, palabras con las que queda claro el rechazo a la oratoria que se apreciaba desde los primeros textos de Gabriel García Márquez.
Los textos son relevantes en materia de literatura y política y resultan emocionantes porque cada uno de ellos combina su obra con la problemática de América Latina.
Cada uno de ellos tiene vigencia y actualidad por la misión futurista del escritor, quien creó en cada texto un discurso elocuente, y en cada discurso un ejemplo de exquisita literatura.
`Yo no vengo a decir un discurso` fue el título que escogió el mismo García Márquez para este libro de formato pequeño y sobria presentación. La mayoría de los apartados de este libro son inéditos y sintetizan sus obsesiones como escritor.
`Cómo comencé a escribir`, `Brindis por la poesía`, `Periodismo: el mejor oficio del mundo`, `Botella al mar para el Dios de las palabras`, son algunos títulos de los discursos que incluye esta presentación


El olor de la guayaba
Si formalmente `El olor de la guayaba` es una prolongada conversación del escritor y periodista Plinio Apuleyo Mendoza con su viejo amigo Gabriel García Márquez -lo que da ocasión a éste para desgranar con vivacidad sus remembranzas, juicios, opiniones y convicciones- sus contenidos van mucho más allá: en El olor de la guayaba bien pueden encontrarse las claves de un proceso, creador y creativo, de singular riqueza.
De la mano de Mendoza, García Márquez desvela el mundo que refleja su obra -hasta transfigurarlo- con la magia de la palabra: la calidez y el color del Caribe, el universo mítico de sus pobladores, la extraña mentalidad de sus extraños prohombres y caudillos. Una obra en la que el compromiso con la emoción y el compromiso con la razón se dan la mano, para ofrecer la más sugerente aproximación a un ser que de puro complejo puede permitirse el lujo de ser nítido

Como se cuenta un cuento
En este libro, García Márquez revela algunas claves fundamentales para la creación de un texto, elementos del complejo proceso de elaboración de una historia, de una ficción…
“Lo que más me importa en este mundo -nos contaba Gabo- es el proceso de la creación. ¿Qué clase de misterio es ése que hace que el simple deseo de contar historias se convierta en una pasión, que un ser humano sea capaz de morir por ella, morir de hambre, frío o lo que sea, con tal de hacer una cosa que no se puede ver ni tocar y que, al fin y al cabo, si bien se mira, no sirve para nada?”

Manual para ser niño
Por un país al alcance de los niños
Esta excepcionalmente bella historia hecha por el Nóbel colombiano es una de sus más lúcidas y bellas expresiones literarias. Originalmente escrita como un prólogo de `Estado de la nación`, análisis recientemente publicado por un grupo de pensadores colombianos, lo derivó a una virtual estadística para el futuro de Colombia, afirmando el vasto potencial humano y enfatizando la fuerza de la educación y el espíritu nacional.

El verano feliz de la señora Forbes - Ilustraciones Carme Solé Vendrell
La relación de una institutriz alemana y dos niños colombianos se vuelven irreconciliables, en una casa de playa Siciliana.

La siesta del martes - Ilustraciones Carme Solé Vendrell
Versión ilustrada del cuento. La madre y la hermana menor de un joven que recibió un disparo cuando intentaba entrar en una casa llegará a la pequeña ciudad donde el delito tuvo lugar a visitar su tumba.

María dos prazeres - Ilustraciones Carme Solé Vendrell
Una exmeretriz en su vejez hace los preparativos para su muerte anunciada en un sueño

No hay comentarios:

Publicar un comentario