viernes, 11 de enero de 2013

Elizabeth Gilbert

imagenLa escritora estadounidense Elizabeth Gilbert nació el 18 de julio de 1969 en Waterbury, Connecticut. Es hija de una enfermera y de un ingeniero químico. Después de estudiar Ciencias Políticas en la Universidad de Nueva York trabajó en diversos oficios, entre ellos los de cocinera y camarera. 
Admiradora de Charles Dickens, Henry James, Walt Whitman o Dylan Thomas, Gilbert publicó su primer libro a finales de los años 90, “Pilgrims” (1997), una colección de relatos. 
Más tarde apareció la novela “Stern Men” (2000), un libro sobre el naturalista Eustace Conway titulado “The Last American Man” (2002) o “Come, Reza, Ama” (2006), volumen autobiográfico sobre autodescubrimiento tras una crisis personal convertido en película homónima con el protagonismo de Julia Roberts. 
En paralelo a su labor como escritora ejerció de periodista en conocidas revistas

Comer, rezar, amar de Elizabeth Gilbert, 2007
A los treinta y un años y con una vida aparentemente perfecta, Elizabeth Gilbert se traslada con su marido a las afueras de Nueva York y decide intentar tener un hijo, sólo para darse cuenta de que no quería ni un hijo ni un marido. En plena crisis emocional y espiritual decide empezar de nuevo y emprender un largo viaje. Este libro es la bitácora de esa travesía, en la que la autora descubrirá el placer sensual de la buena mesa y la buena conversación (la dolce vita romana), la paz interior alcanzada mediante la meditación en Bombay y, por fin, el deseado equilibrio entre cuerpo y espíritu en Bali.

Comprometida de Elizabeth Gilbert, 2011
Comprometida es un libro repleto de consejos prácticos y anécdotas históricas acerca del matrimonio, cómo nace como institución y qué pasa con él en las diferentes culturas, hasta llegar a nuestros días. Gilbert, además, incluye escenas memorables como la de su abuela materna, una pequeña gran historia encerrada dentro de la suya propia. La autora permite a los lectores ser virtuales invitados a la boda de Liz y Felipe, y atravesar todas las reticencias que, en un principio, les impiden a ambos casarse y ser felices al mismo tiempo

La firma de todas las cosas
En los albores de un nuevo siglo, en un invierno característico de Filadelfia, nace Alma Whittaker. Su padre, Henry Whittaker, es un explorador botánico audaz y carismático cuya vasta fortuna oculta unos orígenes humildes: comenzó de pilluelo en los jardines Kew de Sir Joseph Banks y de grumete a bordo del Resolution del capitán Cook. La madre de Alma, una estricta holandesa de buena familia, sabe tanto de botánica como cualquier hombre.
Niña independiente, con una sed de conocimientos insaciable, Alma no tarda en adentrarse en el mundo de las plantas y de la ciencia. Sin embargo, a medida que el minucioso estudio de los musgos la acerca más y más a los misterios de la evolución, el hombre al que ama la arrastra en la dirección opuesta: al mundo de lo espiritual, lo divino y lo mágico. Ella es una científica de mente despejada, él es un artista utópico. Pero lo que une a esta pareja es la pasión compartida por el saber: el desesperado deseo de comprender cómo funciona el mundo, de qué están hechos los mecanismos de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario