sábado, 5 de enero de 2013

Clarise Lispector - Libros

imagenClarice Lispector (Chechelnyk, Ucrania 10 de diciembre de 1920 - Río de Janeiro, 9 de diciembre de 1977) fue una escritora brasileña. Clarice Lispector es considerada una de las más importantes escritoras brasileñas del siglo XX. Pertenece a la tercera fase del modernismo, el de la generación del 45 brasileño. De difícil clasificación, ella misma definía su estilo como un `no-estilo`. Aunque su especialidad ha sido el relato, dejó un legado importante en novelas, como La pasión según G.H. y La hora de la estrella, además de una producción menor en libros infantiles, poemas y pintura. 
De origen judío, sus padres emigraron a Brasil, a la ciudad de Recife, Pernambuco, cuando Clarice contaba tan sólo con dos años de edad. A la edad de diez años, Clarice perdió a su madre. Escritora desde edad temprana, envió varios cuentos al Diario de Pernambuco, que rechazó su publicación en una sección de contribuciones infantiles porque, mientras las historias de los demás niños poseían algún tipo de narrativa, los textos de Clarice no describían más que sensaciones. 
Cuando tenía 14 años, se mudó a Río de Janeiro con su padre y una hermana. Allí, la muy joven Clarice empezó a leer libros de autores nacionales y extranjeros de más relevancia como Machado de Assis, Rachel de Queiroz, Eça de Queiroz, Jorge Amado y Dostoievski. Ingresó en la Facultad Nacional de Derecho en 1939 a la vez que escribía pequeñas contribuciones para periódicos y revistas de la época. A los 21 años logró publicar el libro Cerca del corazón salvaje, que había escrito a los 19. Este libro recibió el premio Graça Aranha para el mejor romance publicado en 1943. 
Cursando la carrera de derecho conoció a su esposo, el diplomático Maury Gurgel Valente, con quien acompañaría a menudo de país en país, hasta la separación en 1959. Los constantes viajes fue uno de los conflictos de la vida de Clarice, quien seguía al marido dejando detrás familia y amigos. En su primer viaje a Europa, a Nápoles en 1944 durante la II Guerra mundial, Clarice Lispector confesaba “En realidad no sé escribir cartas de viajes, en realidad siquiera sé viajar.” Durante la guerra, prestó auxilio en hospitales a soldados brasileños heridos. 
En un periodo de 5 años Clarice se trasladó repetidamente, yendo de Inglaterra a París y finalmente a Berna, donde tuvo su primer hijo, Paulo. Mientras vivía en estos países, profundamente nostálgica de Brasil, intercambiaba cartas casi a diario con el escritor y amigo Fernando Sabino que redactaba con la máquina de escribir sobre las rodillas para así poder sujetar a su hijo. En 1945 publicó su segunda novela, O lustre, escrita durante esta fase. 
De vuelta a Río en 1949, Clarice Lispector retomó su actividad periodística, firmando con el seudónimo Tereza Quadros una columna en un periódico local. En septiembre de 1952 volvía a dejar Brasil, desplazándose con el marido a Washington, DC. En febrero de 1953 dio la luz a su segundo hijo, Pedro. En 1954 se publicó la primera traducción de un libro suyo: Cerca del Corazón Salvaje en francés, con portada de Henri Matisse. 
En 1959 rompió con su marido para regresar a Río de Janeiro, donde volvió a la actividad periodística, escribiendo artículos en los medios para conseguir el dinero necesario para independizarse. En 1960 publicó su primer libro de cuentos, Lazos de familia, con relativo éxito. En 1961 salió al público la novela La manzana en la oscuridad, más tarde convertida en obra de teatro. En 1963 publicó la que es considerada su obra-maestra, la novela La pasión según G.H., escrita en tan sólo algunos meses. 
En la madrugada de 1966 la escritora durmió con un cigarrillo prendido, provocando un incendio que destruyó completamente su dormitorio. Con quemaduras en gran parte del cuerpo, pasó algunos meses en el hospital. Su mano derecha, muy afectada, casi tuvo que ser amputada por los médicos y jamás recuperó la movilidad de antes. El incidente repercutió profundamente en su estado de ánimo, y las cicatrices y marcas en el cuerpo le causaron frecuentes depresiones, a pesar del amparo de amigos. 
Entre el final de la década de 60 y principio de los años 70 publicó libros infantiles y algunas traducciones y adaptaciones de obras extranjeras, obteniendo un rampante reconocimiento e impartiendo charlas y conferencias en distintas universidades de Brasil. 
Murió en Río de Janeiro el 9 de diciembre de 1977 a los 56 años, víctima de un cáncer de ovario, algunos meses después de publicarse su última novela La hora de la estrella. 
Clarice Lispector ha sido muchas veces comparada a sus contemporáneos Virginia Woolf y James Joyce por compartir el uso del flujo de conciencia, aunque Lispector no los hubiese leído todavía al publicarse sus primeras novelas, donde ya adoptaba la técnica. Clarice Lispector ha sido vinculada por algunos críticos y biógrafos a una literatura de fuerte carácter femenino y feminista, tratando siempre de temas intimistas y de profundo carácter psicológico.

Revelación de un mundo (Completo)
Cansada del trabajo periodístico pero necesitada de dinero, como con franqueza reconocía, Clarice Lispector acepta escribir crónicas para el Jornal do Brasil. Lo hace durante siete años, entre 1967 y 1973. Escritura suelta, sobre los más variados asuntos: fragmentos de textos en borrador, viajes, la infancia y la adolescencia; empleadas domésticas, taxistas, encuentros, amigos, hijos... los sentimientos confesados a un público vasto e imprevisible. Absoluta libertad de temas con que llenar esa columna semanal de los sábados. Clarice no puede evitar la carga personal, la omnipresencia de su yo conflictuado; sus crónicas no tienen el tono costumbrista, leve y humanitario del género: “Los géneros no me interesan. Me interesa el misterio”, decía. Como personalidad consagrada, no necesitaba justificación ni buscaba méritos y apreciaba el reconocimiento popular que le transmitían. Imprevistas y fascinantes, las crónicas de Descubrimiento de un mundo, publicadas por primera vez en español, atrapan a la escritora como personaje. Sorteando todos los riesgos, el estilo Lispector aparece con su efecto hipnótico.

Descubrimientos (Completo)
Lispector descubrió pronto el mundo de los libros y a los siete años ya estaba escribiendo historias “pensaba que un libro era como un árbol, un animal, algo que crecía”. Esta definición de los libros (y a la vez de la literatura), puede ser una clave para abordar sus crónicas, reunidas por su hijo en 1984, 7 años antes de que muriera de cáncer. Estas crónicas habían sido publicadas en el Jornal Do Brasil.
El libro es una colección de aforismos, anotaciones diarias, ensayos, pensamientos, encerrados en lo que se conoce como “crónicas”. En esencia, Lispector no se priva de abordar ningún tema en este formato. Y eso se puede percibir en el tono general de estas crónicas, donde la libertad del autor y su intimidad con el lector es siempre preponderante.
Las crónicas tienen estilos contrastantes, a veces son profundas, a veces un tanto superficiales, pero sea cual fuere el tema, siempre parecen ser totalmente francas y sinceras. El amor, la muerte, el tiempo, son abordados en forma única, y se tiene la certidumbre de estar ante una de las más importantes escritoras del siglo XX.

La hora de la estrella (Completo)
Ésta es la 'historia de una inocencia herida, de una miseria anónima', una breve e intensa visión del absurdo que supone una existencia anodina, una rutina vacía tanto de pensamientos como de afectos, como es la del personaje de la insignificante y escuálida joven norestina permanentemente anonadada, una muchacha que 'no sabía que ella era lo que era' y que por ello 'no se sentía infeliz'. En las páginas de La hora de la estrella aparece con toda su fuerza el personalísimo estilo de Clarice Lispector: su peculiar forma de transformar las palabras en imágenes vigorosas y puras se une aquí a una compleja estructura formal.

Silencio (Completo)
Estos relatos nos sumergen de lleno en la intimidad de la escritura (y no de la escritora). A veces podemos ver cómo Clarice Lispector lucha con las dificultades de escribir , sin ocultarnos su malhumor o su impotencia. Otras, su cuento se mezcla hasta tal punto con el proceso de escribirlo que termina por ser el relato en sí mismo. Y por fin, nos ofrece algunos textos difícilmente catalogables como relatos (son fragmentos, o textos, simplemente) pero que contienen toda la fuerza poética de una visión, de una contemplación íntima y rigurosa.

Sólo para mujeres
Sólo para mujeres recoge crónicas en las que aborda cuestiones relacionadas con la belleza, el amor, la maternidad y la vida doméstica. Fue publicado tras su regreso a Río de Janeiro. Recién divorciada, sus vivencias recientes en Washington, donde residió ocho años, están marcadas por el conservadurismo social de la década de los cincuenta en Estados Unidos; allí, precisamente, leyó abundante prensa femenina de la época, que resonará en sus propias columnas.En este libro divertido y práctico, un auténtico almanaque de aquella época, la escritora nos muestra que, a pesar de las conquistas actuales de la mujer, la esencia femenina permanece siempre igual.

Tanta mansedumbre - Tentación -Seco estudio de caballos  - Silencio  - El muerto en el mar de Urca  - Felicidad clandestina  - No soltar los caballos  - Es allí a donde voy  - Vida al natural  - Las aguas del mar
Cuentos reunidos:
La cena - La partida del tren - Una gallina - Mejor que arder - Amor - Restos de Carnaval - Monos - Preciosidad - Perdonando a Dios - Plaza Mauá - La bella y la bestia o La herida demasiado grande

La araña
En la obra La araña, Lispector narra la historia de Virginia, su vida en la Granja Quieta donde ha nacido, su relación particular con sus padres, su hermana mayor Esmeralda pero sobre todo, con su hermano Daniel, a quien admira y ama y con quien lo une un juego de poder y sumisión. El pasaje de la Granja a la ciudad, la transformación de niña a mujer y el descubrimiento del amor y la sexualidad, el vacío en su vida, el regreso a la Granja… todo narrado desde un punto de vista exterior a Virginia, pero tan íntimo y tan concentrado en sus sensaciones que parece por momentos una primera persona muy bien lograda.
Clarice Lispector definió a La araña como “un libro triste, un libro triste que me dio un placer enorme escribir”.

Aprendizaje o El libro de los placeres
Este libro cuenta la historia de amor entre Ulises, joven profesor de filosofía y Lori, solitaria y misteriosa maestra de primaria que aún no está preparada para entregarse. Ulises la instruye, la guía y, casto y sereno, la espera. Lori lo escucha, lo sigue y, no sin angustias, emprende un viaje a lo más profundo de su ser.

Voces prestadas - Nadir Chacín leyendo a Clarice Lispector

No hay comentarios:

Publicar un comentario