lunes, 18 de junio de 2012

Pueblos Originarios: Diaguita

Diaguita
Dos aborígenes diaguitas cuentan cómo es su vida cotidiana. Uno de ellos es de la Comunidad Laguna Blanca, a 3260 m de altura. El otro es de la Comunidad Los Morteritos. Hablan de sus costumbres y de su mundo indígena.



Mujeres tejedoras cuentan cómo es este oficio que se transmite de generación en generación. El tejido en telar es una tradición que aprenden los niños de sus abuelos y que perfeccionan siendo jóvenes


Una niña diaguita habla sobre la esquila de la vicuña y sus pasos: desde muy temprano encierran a los animales en el corral y después los sueltan uno por uno para cortar su lana. Con la lana hilada se tejen sombreros, ponchos y otros artículos para vender


En la Cédula Real de 1716, el rey de España ordena la devolución de las tierras a los comuneros indígenas. El mandato nunca fue acatado por los terratenientes de la zona que se apropiaron del territorio. Este es el reclamo del pueblo diaguita.


A través de cortes de ruta y otras medidas de lucha para la restitución de su patrimonio, los pobladores de la Comunidad India Quilmes lograron la devolución de las tierras que pertenecieron a sus antepasados y que eran explotadas por un empresario de la zona.


Los pueblos originarios se distinguen por ser muy cuidadosos con la naturaleza. Uno de sus rituales más importantes es la ceremonia a la Pachamama, que perdura en la diversidad de las nuevas generaciones.


El 1.º de agosto, se festeja la Pachamama. Se le da de comer y beber a la santa tierra para que nunca deje de dar frutos. Esta ceremonia se traslada de un cerro a otro y, aunque es un ritual popular, se ha perdido la tradición entre los más jóvenes.


La historia contada por los aborígenes. Pobladores diaguitas hablan de la identidad y el orgullo indígenas y de su reclamo basado en el derecho al territorio ancestral. La lucha comunitaria por hacer visible lo invisible ante los ojos globalizados


Hay muchas razones para conocer la comunidad indígena Amaicha, pero la historia no es imparcial. A través de ella, se ha invisibilizado a los indígenas, llamándolos genéricamente "indios" o "campesinos", haciéndoles perder su individualidad y su riqueza.


Reclamos Territoriales
Terratenientes imponen a las comunidades diaguitas el pago de obligaciones por el uso de sus tierras ancestrales en Tucumán. Ante la imposibilidad de hacerlo, el desalojo y el conflicto emergen


Música
Una coplera de la Comunidad Diaguita de Amaicha cuenta cómo fue su acercamiento a esta tradición que heredó de su abuela.


La copla es una tradición con sus buenos años de arraigo. Los copleros cantan de alegría o de tristeza, cantan en reuniones o cuando están solos trabajando. Así lo cuenta Cosme Condorí, cantor de profesión.


Diaguitas Los ecos de la puna
La vida cotidiana en las comunidades diaguitas de Catamarca exhibe los esfuerzos por reconstruir un sentido de participación común. La creación de un museo y la importancia del registro arqueológico en Laguna Blanca legitiman la ancestralidad de estos pueblos.


Diaguitas Los hijos de los valles
Ser diaguita en el presente es un hecho complejo y dinámico: implica la revalorización de lazos ancestrales e involucra asimismo un proceso externo, un intento por recomponer un?ser diaguita? en el marco de las limitaciones jurídicas y sociales actuales.


Diaguitas La lucha por la tierra
Conocemos el conflicto que mantiene el pueblo quilmes con el representante de la explotación turística de la ciudad sagrada. La comunidad de Amaicha del Valle reclama la posesión de sus tierras invocando -paradójicamente- una cédula real de 1716 elaborada por la Corona española.

Ruinas de Quilmes - Cinco Siglos Igual - Leon Gieco Victor Heredia
Quilmes es el nombre de una de las más célebres parcialidades de la etnia pazioca (diaguita), parcialidad que habitaba el oeste de la actual provincia de Tucumán (Argentina). En su lengua, el cacán, kilme significa entre cerros
Según el padre Lozano, los quilmes procedían del Norte Chico (en Chile) y llegaron a los Valles Calchaquíes refugiados ante la expansión del imperio inca:
Los calchaquíes se preciaban mucho de no haber admitido jamás dominio extranjero, como otros de sus vecinos, ni permitir aun a sus vasallos asentar el pie en sus territorios, en prueba de lo cual se sabe que como los quilmes vinieron de la parte de Chile a esta de Calchaquí, por no sujetarse a los peruanos (quechuas), que por aquel reino (Chile) daban entonces (los quechuas) a sus conquistas, los recibieron (a los quilmes) los calchaquíes con las armas en la mano y tuvieron con ellos sangrientas guerras, creyendo eran vasallos del Inga (inca), hasta que enterados de que venían fugitivos de su patria por no sujetarse a aquel monarca, celebraron paces y les dieron grata acogida en su país, aplaudiendo su resolución, y después de tiempos, emparentados con ellos, fue esta parcialidad de los quilmes una de las más famosa de los Valles Calchaquíes.
Opusieron una fuerte resistencia a los colonizadores españoles durante los siglos XVI y XVII. La derrota final ante el gobernador de Tucumán, Alonso Mercado y Villacorta, luego del levantamiento del líder quilme Felipe Calchaquí, motiva el traslado de los quilmes. Las mujeres prefieren arrojarse al vacío con sus criaturas en brazos antes de verse sometidas. Los quilmes sobrevivientes fueron obligados a caminar más de 1200 km desde Tucumán hasta la reducción de Santa Cruz de los Quilmes, casi a orillas del Río de la Plata, que devino en la actual ciudad de Quilmes en el Sudeste del Gran Buenos Aires (provincia de Buenos Aires).
Para entender la codicia por el oro que tenian los españoles, que los llevo a tan brutales conquistas y que se perpetuan bajo otros nombres y nacionalidades hasta nuetros dias, el Diputado por Catamarca Eduardo Pastoriza ha escrito un interesante libro llamado "El Gran Despojo" que recomiendo leer a los interesados en el tema.
El idioma original de los quilmes, el cacán, se perdió totalmente, principalmente a causa de la represión de toda expresión de la cultura originaria llevada adelante por los sacerdotes jesuitas (quienes prefirieron utilizar el quechua como lengua general de adoctrinamiento) y los conquistadores españoles.
En cuanto a las costumbres religiosas, se sigue practicando la adoración a la Pacha Mama (o Madre Tierra), a quien se le ofrendan regularmente alimentos y bebidas, combinada con la fe católica impuesta por los conquistadores.
Este asentamiento de la población servía de hogar para las familias quilmes, lo cual no era bien visto por sus vecinos los indios calchaquíes con quien tenían cruentos enfrentamientos pero finalmente se aliaron para combatir a los españoles, quienes los derrotaron en el siglo XVII.
La fortaleza se mantuvo en pie entre los años 800 hasta el siglo XVII, con una población estable de 3000 personas, hasta que finalmente fueron obligados a trasladarse a pie 1200 km hasta la zona en donde hoy se encuentra la ciudad de Quilmes en la provincia de Buenos Aires el día 2 de enero de 1667. Durante esa travesía, han muerto más de cuatro mil indígenas, y los pocos que lograron llegar, no pudieron tener descendencia. Gracias al trabajo de un equipo de especialistas que restauró los edificios más importantes, se puede observar la complejidad del asentamiento. Dos fortalezas que servían de defensas contra posibles ataque de poblaciones indígenas vecinas y uno de los sectores de una ciudadela han sido reconstruidas. En los restos de la ciudadela se pueden observar casas de piedra, antiguas paredes de roca y también cactus. Además de eso, la ciudad original contenía una capilla construida por los españoles con el fin de evangelizar a la población. Se estima que su población pudo haber llegado a cinco mil habitantes. 


Imágenes









No hay comentarios:

Publicar un comentario