lunes, 18 de junio de 2012

Pueblos Originarios: Chané

Chané
Los chané antiguos comían mazamorra y otras comidas tradicionales hechas con el maíz, mandioca, zapallo, poroto y batata que obtenían de su cerco o lugar de cultivo. Con la reducción de los cercos, los chané ya no cultivan todos sus alimentos: sólo quedan los relatos de los ancianos que recuerdan esa forma de vida.



Una anciana chané de la Comunidad de Tuyunti recuerda cuando no había hospitales ni médicos y la vida de las personas dependía de los curanderos que sanaban y los mbaekuá o brujos que querían hacer daño.


Vicente Centeno, de la Comunidad Tuyunti, cuenta que su abuelo fue parte de la delegación chané que en 1927 caminó desde Salta hasta Buenos Aires para reclamar por sus tierras. Los chané perdieron 130.000 hectáreas en manos de los blancos: hoy, su territorio se reduce a solo 99.


El Carnaval es una celebración que comparten los vivos con los muertos, que vienen del iwoca para agradecer la cosecha obtenida durante el año. Aunque esta fiesta ha sufrido algunas modificaciones con los años, aún es el ritual chané más importante


Catalina Huenán, docente de la Comunidad Tuyunti, explica que es muy importante hablar su idioma, practicar su cultura, dialogar con los ancianos. Todos esos saberes conforman al verdadero chané.


Cuando los franciscanos llegaron a Tuyunti, Salta, fundaron una escuela y clavaron una cruz como parte de su estrategia evangelizadora. Y, si bien las culturas se fueron fusionando, hubo una persistencia de lo originario: para los pobladores de la zona, la Virgen María todavía hoy es Ama-iya, Virgen de la Lluvia


Reclamos Territoriales
La explotación petrolífera en la zona de la comunidad Campo Durán no se detiene ni siquiera ante las tinajas mortuorias de los habitantes originarios. Sus descendientes reclamarán por la tierra y el respeto.


Música
Una anciana chané canta en su lengua materna.


Chanés I kuapéa oré somos de acá
Juana, una anciana chané, da comienzo a una serie de relatos sobre la usurpación sufrida por su pueblo. Los testimonios recorren la explotación petrolera, la arbitrariedad de los finqueros y la intervención de las misiones franciscanas.

Chanés II ópiate iya Todo tiene dueño
Catalina Huenán es docente auxiliar bilingüe del pueblo chané. La práctica de su lengua materna es un ejemplo de resistencia frente a las políticas educativas que la excluyen


Imágenes







No hay comentarios:

Publicar un comentario